>>>Sumergirse en la relajación

Sumergirse en la relajación

El bullicioso ajetreo de las calles comerciales del barrio de Mongkok en Hong Kong no llega hasta la piscina de la azotea del Hotel Cordis. Con solo el cielo azul a la vista, comenzar el día nadando con música, gracias a su sistema de audio submarino, solo es comparable a relajarse con un cóctel en una tumbona al atardecer.

Artículos relacionados

Si no compras, no estás en Hong Kong

En Hong Kong puedes comprar hasta caer rendido. Pero no creas que te saldrá barato. La calle Causeway Bay de...

Entre dragones y rascacielos: los contrastes de China

En los 2000 kilómetros que separan Pekín de Hong Kong da tiempo a conocer todas las caras del gigante asiático:...

Cinco spas que merecen un viaje

El bienestar tiene un precio. Cada año la búsqueda de la belleza mueve más de 82 millones de dólares en...

Hotel Watergate, a prueba de espías

Casi 50 años después de la caída de Nixon, el hotel testigo de una de las mayores conspiraciones políticas de...

El desierto que se comió Kolmanskop

Vivió su máximo esplendor durante la primera mitad del siglo XX gracias a los diamantes que escondían sus tierras. Hoy...

Lugares donde retornar al pasado

Mercadillos, hoteles, tiendas y restaurantes ‘vintage’ donde los huérfanos de la máquina del tiempo encuentran el ambiente de épocas pasadas...

Las mejores suites para dos

Camas con vistas para dormir abrazados… o para no dormir en absoluto. Tú decides. Pero te garantizamos que estas son...