>>>El restaurante que cambia con las estaciones

El restaurante que cambia con las estaciones

Cuando el otoño deja paso al invierno en la calles también lo hace en el restaurante Park Avenue Winter de Nueva York. En pleno Manhattan, este local se transforma para adaptarse a las sensaciones y estados de ánimo propios de las cuatro estaciones. Las hojas y los colores anaranjados del melancólico otoño dejan paso a una decoración invernal sobria y elegante en la que destacan la naturaleza desnuda y los puntos de luz característicos de la época fría.

En el menú destacan platos calientes como los raviolis de calabaza con avellanas, arándonos y pecorino o el salmón de Nueva Zelenda con miso ahumado y nueces pecanas. Si quieres disfrutar de un ambiente invernal tienes hasta el 21 de marzo, cuando la primavera haga su entrada y el restaurante se convierta en Park Avenue Spring.

Artículos relacionados

La maravillosa vida breve de Bowie

David Bowie, el Duque Blanco, no ha muerto; tampoco está camino del espacio; sigue en Nueva York, en el SoHo,...

El hotel de cristal

La emblemática casa francesa Baccarat lleva más de 250 años fabricando cristales de la más exquisita calidad. Su nombre es...

Nueva York deslumbra (todavía más) en Navidad

Si ya es Navidad en la Gran Manzana, ya es Navidad en el resto del mundo. Haz las maletas y...

El mejor atardecer de Nueva York

El sol se alinea con la cuadrícula que forman las calles de Manhattan dos veces al año. Este fenómeno se...

La ‘A-list’ de Nueva York

Nueva York no deja de renovarse. Si viajas este invierno no podemos evitar que pases frío, pero sí enseñarte los...

Para fans de Tim Burton

Dedicado a la figura del director de ‘Pesadilla antes de navidad’ y ‘Charlie y la Fábrica de Chocolate’, el bar...

Citas fuera de serie

Si eres más romántico que Ted Mosby y quieres una cita digna de contar a tus hijos al más puro...

¿Es verdad que Nueva York nunca duerme?

La hiperactividad de “la ciudad que nunca duerme” es contagiosa. Cuando hay tantas opciones para pasar la noche en vela...