>>>Malasia para escapar de la rutina (viajera)

Malasia para escapar de la rutina (viajera)

Si te apetecen unas vacaciones exóticas pero no soportas la típica foto en el típico sitio, Malasia es tu lugar. Traemos cuatro destinos atípicos para los que huyen de lo convencional.

El turismo mundial alcanzó los 1400 millones de viajeros en 2018, un 6% más que el año anterior. ¿Así cómo vamos a poder disfrutar de una playa paradisíaca para nosotros solos o hacernos un ‘selfie’ con (inserta aquí el monumento que prefieras) sin que aparezca nadie por detrás? Muy fácil: viajando a Malasia. Lugares como Langkawi o Sipadan, la isla a la que Jacques Cousteau definió como “una obra de arte intacta”, invitan a salirse de las rutas establecidas y buscar destinos más originales. Aquí tienes una pequeña muestra de lo que vas a encontrar.

Sipadan
Foto: Jesse Schoff/Unsplash.com
La reina de Sabah

La naturaleza es quien gobierna en este estado situado al noroeste de Borneo. Además de la isla que enamoró a Cousteau, en Sabah podemos encontrar santuarios naturales, bosques habitados por orangutanes y la primera ‘vía ferrata’ de Asia, un sendero que sube al monte Kinabalu hasta alcanzar los 3800 metros. En la reserva natural de Kabili-Sepilok también se pueden hacer varias rutas, esta vez entre manglares y selvas tropicales. Allí se encuentra un centro de rehabilitación de orangutanes, donde hoy viven entre 60 y 80 ejemplares.

Si lo que prefieres es la naturaleza submarina, algunos de los mejores ‘spots’ de buceo están junto a la isla de Sipadan (la de Cousteau), en el parque marino Tun Sakaran y en las isla Lankayan. En sus aguas cristalinas te esperan tiburones ballena, barracudas y arrecifes de coral.

Ipoh
Foto: John T/Unsplash.com
Ipoh: destino mochilero en construcción

La capital del estado de Perak ha entrado recientemente en el circuito turístico mundial. La ciudad, una de las más grandes de Malasia, se encuentra en un fascinante proceso de restauración que ha convertido los antiguos edificios coloniales en restaurantes y cafés bohemios y las casas de época en hoteles boutique. Su arquitectura señorial remite a los tiempos de la minería del estaño, cuando se ganó el apodo de ‘la ciudad de los millonarios’. El recuerdo de esos días de gloría protagoniza el recorrido histórico ‘Ipoh Heritage Trail’, que pasa, entre otros lugares, por su antigua estación de trenes conocida como Taj Mahal y por la famosa calle Concubine Lane, que según las leyendas locales fue construida por un magnate de la ciudad para sus tres esposas –o para que los hombres ricos se encontraran con sus amantes–. Hoy es un buen lugar para saborear algunos de los bocados que han convertido a Ipoh en un paraíso ‘foodie’… y cafetero. Probar su café blanco, el ‘Kopi putih’, elaborado con granos tostados en margarina y acompañado de leche condensada, debería ser obligatorio.

Dayang Bunting
Foto: Turismo de Malasia
Las 99 islas de Langkawi

Hay muchas razones para elegir este archipiélago al noroeste de Malasia como destino. Las playas vírgenes, como las de Pulau Beras Basah, son sin duda las más convincentes. Pero hay más. En 2007 la Unesco lo declaró ‘Geoparque Global’ por sus paisajes milenarios y por tener uno de los bosques pluviales más antiguos del planeta. Lugares casi deshabitados como el lago de Dayang Bunting o el parque marino de Pulau Payar invitan a explorar y a dejarse arrastrar, sobre todo por los remolinos de peces que habitan en este último. También se pueden realizar excursiones, como la que recorre los manglares que surgen del mar de Andamán, coloreando de verde todo lo que encuentran. O la que navega por el río Kilim, con una parada especial para dar de comer a las águilas en la orilla.

Para verlo todo con otra perspectiva, habrá que subir a la montaña Mat Cincang –a pie o en teleférico– o darse un baño en las pozas y cascadas de Seven Wells (Telaga Tujuh para los locales). ¡Ah! Y además es muy barata. Se la conoce como ‘la isla del duty-free’.

George Town
Foto: Turismo de Malasia
Postureo (pero del bueno) en Penang

Te hemos dicho que evitaríamos los lugares comunes y las típicas fotos ‘instagramers’, pero en George Town no podrás resistirte. Las calles de la capital de la isla de Penang se han convertido en el lienzo preferido de los artistas de ‘street art’. Gatos gigantes, personajes de cómic hechos de alambre y grafitis en tres dimensiones aparecen a cada paso gracias a proyectos como ‘Marking George Town’. Las más fotografiadas son aquellas que incorporan elementos del paisaje urbano, como una moto o un columpio, para que los visitantes puedan sentarse y formar parte de la obra. Puro postureo viajero, pero al menos, con un fondo diferente al del resto de millones de turistas.

Y para nota. Olvídate de los imanes de recuerdo. El mejor souvenir lo encontrarás en los mercados tradicionales de Penang. Los artesanos han estado elaborando pequeños tesoros durante generaciones. Muebles de junco, joyería hecha a mano, especias locales y ‘batik sarongs’ (pareos) te esperan en Little India, el mercado nocturno de Jelutong y en tiendas como 41 Living Story o Seang Hin Leong.

Descubre todo lo que te espera en Malasia este 2020.

logo-malaysia-2020

Artículos relacionados

Cinco cosas que hacer en Kuala Lumpur (además de subir a las Petronas)

Si no te has hecho un ‘selfie’ con sus torres gemelas es como si no hubieras estado, esto es una...

100 razones para viajar a Malasia

Las 99 primeras corresponden a las 99 islas que conforman el archipiélago de Langkawi. En la última razón (pero no...

La felicidad suprema está en Penang

Es conocida por sus templos religiosos, pero hay que visitarla por su ‘street art’. Grafitis, Budas y una sonrisa permanente...

5 islas en Malasia para Instagram lovers

¿Necesitas inspiración para tus fotos de Instagram? Islas exclusivas, con radiantes selvas tropicales, desiertas, rodeadas de casas flotantes… Todo lo...