Escapadas

Copacabana, Ipanema, el Cristo Redentor y la samba… Más allá de reclamos turísticos conocidos por todos, Río de Janeiro esconde un lado romántico, artístico y taciturno. Se oculta con ritmo pausado entre tranvías, viejos barrios coloniales y edificios decadentes rodeados de vegetación.


Grasse huele a rosas

Texto: Isabella Mirkovic

El efecto La Palma

Texto: Lucía Martín

Vetados para el turismo

Texto: Shama Malik

Vacaciones en la granja

Texto: Ella Archer