>>>Yorkshire, el dominio de las Brontë

Yorkshire, el dominio de las Brontë

Han pasado 200 años desde el nacimiento de Charlotte Brontë, pero los páramos del norte de Inglaterra, como en toda buena novela romántica, siguen suspirando de amor por ella.
A
ntes de que Julie Andrews pusiera música a las colinas, Charlotte Brontë las sedujo. Fue Thornton, una pequeña ciudad rural del norte de Inglaterra, la que vio nacer el 21 de abril de 1816 a la tercera de los seis hermanos Brontë, quien prefería a Lord Byron antes que las labores domésticas. “La literatura no puede ser el oficio de una mujer: y no debe serlo”, le dijo en una carta el poeta Robert Southey. Ignorándole se permitió escribir una historia “ordinaria”, “vulgar” y “poco delicada”, según los críticos de la época. ‘Jane Eyre’ (1847) es hoy es uno de los clásicos más venerados de la literatura inglesa.
En Ponden Hall se puede ver una reproducción de la cama de Catherine, la protagonista de ‘Cumbres Borrascosas’.

La inspiración de los ‘lake poets’

El Lake District, en el condado de Cumbria, es el parque nacional más grande de Inglaterra. En su día fue un lugar muy apreciado por Charlotte Brontë (aquí conoció a Elizabeth Gaskell, su biógrafa) y por los ‘lake poets’ como Robert Southey William Wordsworth y Samuel Taylor Coleridge, los primeros poetas románticos.

“Yo no soy un pájaro, ni se me enjaula”, dice la protagonista. Ya se deja entrever el carácter pasional y el gen rebelde de la escritora. La relación entre el señor Rochester, un rico terrateniente y la institutriz de su hija estaba basada en su amor no correspondido por un profesor casado al que conoció estudiando en Bruselas. Charlotte trasladó la historia a la Inglaterra victoriana y encontró en Yorkshire un paraje bucólico y gótico perfecto, compuesto de desapacibles mañanas y lluvia que azota las ventanas. También conocido como ‘el condado de Dios’ y ‘el jardín de Inglaterra’, es uno de los espacios verdes más grandes de Europa.
El cruel internado Lowood, donde Jane pasa su infancia y parte de juventud, está inspirado en el Clergy Daughter’s School de Cowan Bridge (Lancashire). Allí acudió Charlotte en 1824 con sus hermanas mayores, Maria y Elizabet. Ambas murieron en 1825 de tuberculosis. La escritora siempre culpó de ello a las pésimas condiciones en las que vivían. El colegio fue trasladado a Casterton en 1833, pero el edificio aún se sostiene y una placa conmemorativa las recuerda.
El Lake District National Park acoge quince millones de visitantes al año y cuenta con doce de los lagos más grandes de Inglaterra.
Foto: © Nick-Thorne
Norton Conyers está situada a seis kilómetros de la ciudad de Ripon (North Yorkshire). Esta modesta casa de campo no esperaba convertirse en referencia literaria. Charlotte Brontë la visitó en 1839 y su interior le sirvió para detallar Thornfield Hall. Aunque su mayor contribución a ‘Jane Eyre’ fue la historia de una mujer que estuvo recluida en el ático 60 años antes y que le dio la inspiración para el personaje de la esposa de Rochester. Norton Conyers puede visitarse de marzo a agosto.
Además de visitar Haddon Hall, también puedes casarte en ella. Cuenta con dos salas de ceremonia y jardines.
El ‘Brontë country’ tiene su corazón en Haworth, donde Charlotte vivió con sus hermanas: Emily, que escribió ‘Cumbres borrascosas’, y Anne, autora de ‘Agnes Grey’. The Brontë Parsonage Museum es la casa-museo de la familia, el hogar en el que las Brontë escribieron sus principales obras. “Brillante, aguda y ambiciosa” es como la define la novelista Tracy Chevalier, a cargo de la exposición ‘Charlotte Great & Small’. Hasta diciembre de 2016 explora la dualidad entre su “constreñida vida y su enorme ambición”. La muestra incluye objetos personales, como libros, zapatos, vestidos e incluso una carta de amor prestada por la Biblioteca Británica. Un tour vip permite también acercarse a la biblioteca, normalmente cerrada al público.
“Haworth expresa a las Brontë, las Brontë expresan a Haworth”, decía Virgnia Woolf. El cariño de este pueblo por las hermanas se hizo patente en 2012. Los vecinos pusieron dinero de su propio bolsillo para restaurar la cripta de la iglesia en la que están enterradas Charlotte y Emily. También reclama una visita Ponden Hall, conocida tradicionalmente por ser la casa de los Linton en ‘Cumbres borrascosas’ (bajo el nombre de Thrushcross Grange). Hoy es un Bed & Breakfast que ofrece habitaciones inspiradas en las hermanas más famosas de la literatura romántica.

Artículos relacionados

Dios salve al punk

‘Vive deprisa, muere joven’ es la filosofía punk. Contradiciendo su propio lema, el movimiento no ha muerto, y este año...

Cork a ritmo de jazz

Cerveza negra y música. Dos de los símbolos de la isla esmeralda se dan cita en el Guinness Cork Jazz...

El verano perpetuo

Es mucho más que un restaurante: es un parque, una terraza, un festival de música, un ‘sports bar’…Y lo mejor:...