>>>Wadi Mujib, la garganta de Jordania
Foto: © RSCN or The Royal Society for the Conservation of Nature

Wadi Mujib, la garganta de Jordania

A 400 metros por debajo del nivel del mar, Mujib es la Reserva Natural a menor altitud del mundo. Aunque en su garganta se viven aventuras de altura.
I
magina un camino a través de un cañón como el Siq que conduce a Petra, pero inundado de agua. Así es la garganta de Wadi Mujib, meca de aventureros, de amantes del barranquismo… y de príncipes. “Es uno de mis sitios favoritos, animo a todo el mundo a visitar este fantástico lugar”, afirma Hamzah Al Hussein. El heredero al trono de Jordania ha remontado en varias ocasiones el cañón, nombrado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 2011.
La organización pide no dañar el medio, respetando la flora y la fauna del entorno.
Foto: © RSCN or The Royal Society for the Conservation of Nature

Durmiendo 'bajo el mar'

Para preparar la ruta, se puede hacer noche en la Reserva de Mujib. Hay varios chalets con habitaciones dobles que prometen las mejores vistas de la costa del Mar Muerto. Se encuentran a pocos metros del Centro de Visitantes del que parten todas las rutas de senderismo y barranquismo.

Justo antes de desembocar en el Mar Muerto, el río Mujib atraviesa la garganta de Wadi Mujib, que ya se sitúa entre los destinos principales para aquellos que visitan el país jordano junto a Petra, Wadi Rum o el Mar Muerto. En tiempos bíblicos el río recibía el nombre de Arnon. Un término de origen hebreo que significa ‘ruidoso’, en reconocimiento al estruendo de sus cascadas. Las montañas de Karak y Madaba alcanzan los 900 metros de altura, mientras que el tramo más bajo del Mujib se sitúa a 416 metros bajo el nivel del mar. En total, 1.300 metros de desnivel.
Repleto de agua los 365 días del año, lo habitual es recorrer el cañón en excursiones organizadas, siguiendo el curso del río o remontándolo, según el nivel. Es bastante ancho y el agua no corre muy brava, pero a medida que se asciende, el desfiladero se va estrechando y las rocas se van interponiendo en el camino. Existen cuatro recorridos posibles, tres de ellos –Siq trail, Canyon trail, Malaqi trail– son acuáticos y solo están abiertos de abril a octubre. El cuarto, Ibex trail, es terrestre y se puede recorrer en cualquier momento del año (menos durante el Ramadán). La primera es la ruta más habitual porque está catalogada como fácil o de dificultad moderada. Dura algo más de dos horas y acepta a principiantes que quieran combinar su viaje a Petra o al Mar Muerto con la dosis justa de adrenalina. Organizada para grupos de hasta 80 personas, el resto de excursiones sólo permiten 25 aventureros por día.
Ibex trail transcurre por la Carretera del Mar Muerto antes de ascender a la Reserva.
Foto: © RSCN or The Royal Society for the Conservation of Nature
Canyon trail también transcurre por la garganta de Mujib aguas abajo. Algo más complicada (catalogada como moderada-difícil), en un momento de la ruta se interpone una cascada de unos 20 metros. Se salva con la ayuda de cuerdas y de personal especializado. La tercera, Malaqi trail, comienza en las colinas de roca blanda que descienden hasta el río Mujib y también está indicada como moderada-difícil. El camino continúa –esta vez, río arriba– en la confluencia con el Hidan. Un pequeño descenso hasta varias piscinas naturales precede al paso por la cascada.
Para completar el Canyon Trail se necesitan unas cuatro horas.
Foto: © RSCN or The Royal Society for the Conservation of Nature
La última excursión –y la única en la que no hay que mojarse– discurre paralela al Mar Muerto y es perfecta para senderistas. De dificultad moderada, toma su nombre –Ibex– de las cabras salvajes que habitan en esta zona y que eran un símbolo del dios de la luna durante el reinado de Saba. Al borde de la extinción, un programa de The Royal Society for the Conservation of Nature se encarga de su cría en cautividad. Actualmente hay unos 90 ejemplares en la Reserva. Ellas sí que son auténticas maestras del barranquismo.

Artículos relacionados

Pueblos hechos de libros

Los pronósticos apocalípticos en los que el e-book fulminaba al papel están lejos de cumplirse. Lo electrónico pisa el freno...

Al filo de la tormenta

Desde la orilla de Chesterman Beach, en Tofino (Canadá), sobrecoge la fiereza del océano Pacífico durante las tormentas invernales. Lo...

Conduce como un pájaro por el fiordo Geiranger

Una serpiente de asfalto culebrea entre montañas y cascadas con vistas a los fiordos. 106 kilómetros de curvas cerradas y...

“El poder de la naturaleza”

Así se titula esta fotografía del volcán Colima (México) galardonada con el tercer premio de los World Press Photo en...