>>>Por qué Viena siempre ha sido cool
Foto: Hadock_ via VisualHunt.com / CC BY-NC-SA

Por qué Viena siempre ha sido cool

En Viena puedes ser Sissi Emperatriz, y comer tarta Sacher mientras paseas por los palacios. O puedes ser Christina Steinbrecher-Pfandt, la directora artística de viennacontemporary.
V

iena nunca ha dejado de ser bohemia. Ni cuando Mozart le ponía música a la Sala de los Espejos del Palacio de Schönbrunn ni cuando Freud provocó la catarsis de los más puritanos con sus teorías sobre la mente humana. Lo alternativo siempre ha tenido su hueco en esta ciudad de elegancia y formas impecables. Si no que se lo digan a la Hundertwasserhaus, que pese a ser un desafío a lo correctamente político desde cualquiera de sus (torcidos) ángulos, ya forma parte del patrimonio artístico de la capital austriaca. Desde el distrito 3 lanzan el mensaje de que existe otra Viena más allá de los límites de la Ringstrasse.

Precisamente en esta calle, camuflado entre monumentales edificios de corte historicista, se encuentra el Pabellón de la Secesión, símbolo del movimiento modernista encabezado por Gustav Klimt. Su construcción, entre 1897 y 1898, fue impulsada por los propios creadores, que abandonaron la conservadora Künstlerhaus para formar una nueva unión de artistas. Hoy continúa siendo una galería independiente dirigida por artistas, la única de este tipo en Austria. Plataforma de lanzamiento para jóvenes artistas experimentales, es uno de los lugares imprescindibles de Viena para Christina Steinbrecher-Pfandt, directora artística de la feria internacional de arte viennacontemporary, que se prepara para una nueva edición este otoño. Por tercer año consecutivo tendrá lugar en Marx Halle, un antiguo mercado de estilo industrial reconvertido en espacio para eventos.

 

Pabellón de la Secesión
El Pabellón de la Secesión está coronado por una cúpula dorada, conocida como ‘el Repollo’.
Foto: Stefan Steinbauer/Unsplash

Leopoldstadt: en construcción

La vanguardia urbanística vienesa tiene forma de torre y ha sido diseñada por Dominique Perrault. El primero de los rascacielos de Donau City es el más alto de la ciudad. También en esta zona ha dejado su huella Jean Nouvel, el modernísimo Sofitel Stephansdom. Zaha Hadid, Hitoshi Abe y Peter Cook también han contribuido a convertir Leopoldstadt en el distrito de moda.

Entre las recomendaciones de Christina Steinbrecher-Pfandt también está el Barrio de los Museos, uno de los complejos culturales más grandes del mundo, con 60.000 metros cuadrados de museos, restaurantes, cafés y tiendas. Destaca por su animado ambiente, sobre todo de mayo a septiembre, cuando la agenda de eventos y las terrazas están siempre repletas. También allí se instalará el Wamp Design Market, donde 150 diseñadores austriacos expondrán sus productos hechos a mano: bolsos, joyas, accesorios y hasta juguetes de diseño.

 

Si se te pasa la fecha (solo estará tres días: 24 de junio, 2 de septiembre y 7 de octubre), no te preocupes, estás en el distrito adecuado. Neubau, conocido como distrito 7, es uno de los vecindarios más de moda, ese en el que los creativos quedan para tomar el ‘brunch’ y Airbnb te recomienda alojarte. El restaurante Die Liebe, instalado en el corazón de un mercado (de productos orgánicos, por supuesto) es uno de estos nuevos locales que han rejuvenecido el barrio. Y es que la vanguardia también se come.

Christina Steinbrecher-Pfandt
viennacontemporary se celebrará del 21 al 24 de septiembre.
Foto: © A. Murashkin : viennacontemporary

Y se bebe. En una ciudad que ha hecho del café una institución (la Unesco lo incluyó en su lista de Patrimonio Cultural Intangible en 2011), no podía faltar una reinterpretación en clave ‘trendy’. Los ‘secesionistas’ de la cultura tradicional del café en Viena no tienen nada en contra. De hecho, lo aman tanto que cuidan hasta el más mínimo detalle. En Wiener Rösthaus lo tuestan a gusto del consumidor, mientras que en CaffèCouture confían en Georg Branny, acreditado barista conocido también por sus cócteles de café. Wolfgang Café, integrado en la tienda de bolsos de diseño Qwstion, cambia periódicamente su selección para sorprender a sus clientes y en Vollpension, los ‘hipsters’ se han aliado con las abuelas del barrio para que cocinen sus dulces caseros. Toda una revolución vanguardista que nos hace olvidar que estamos en la antigua capital del Imperio astrohúngaro. Como dice el lema de la Secesión, “A cada tiempo, su arte. A cada arte, su libertad”. Eso sí, las tartas, mejor las de las abuelas.

Artículos relacionados

Psicoanálisis natural en los Alpes austriacos

El contacto con la naturaleza combate la depresión. Acaba de ser demostrado científicamente, pero los austriacos llevan años aplicando esta...

La caravana más chic

¿Quieres tener la sensación de viajar en una caravana sin renunciar a la comodidad de un hotel? Es la modalidad...

Las aventuras del Gigante de cristal

Un gigante da la bienvenida a las 700.000 personas que visitan anualmente el resplandeciente mundo de Swarovski en el Tirol....

Las ventajas del verano austriaco

Pasear por un glaciar nevado y bañarse (sin neopreno) en un lago de aguas cristalinas. ¿Todo en el mismo lugar?...