>>>El viaje del futuro

El viaje del futuro

Si todavía te sorprendes cuando hay wifi en el avión, prepárate para lo que viene. KLM ya experimenta con la última tecnología para hacer tu vuelo (todavía) más cómodo.
E

n un futuro no muy lejano no será necesario el pasaporte ni la tarjeta de embarque para volar. La tecnología de reconocimiento facial será suficiente para identificar a los pasajeros y dejarles embarcar sin más trámite que el de sonreír a la cámara del punto del control. Como en ‘Minority Report’, solo que en lugar de acceder a una zona reservada, te permitirá viajar por todo el mundo.

KLM ya ha empezado a explorar esta medida que pretende no solo ahorrarnos colas a la hora de subir al avión, sino aumentar la seguridad, ya que la identificación biométrica apenas comete errores. La compañía holandesa comenzó un programa piloto en el aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol a principios del 2017. Los pasajeros voluntarios debían primero registrarse escaneando su cara, pasaporte y tarjeta de embarque en una máquina que reconocía sus rasgos para, una vez en la puerta de embarque, posar delante de una pantalla que compararía su cara con estos datos. Así de simple. Y de complicado.

Robot Spencer en el aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol
El aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol también fue el escenario para testear a Spencer, un robot que guiará a los pasajeros de KLM cuando lleguen a la terminal.
Foto: KLM

Volar en primera (aunque sea virtualmente)

La tecnología también fue la protagonista de una de las últimas campañas de KLM para promocionar sus vuelos. Utilizaron la realidad virtual para que los pasajeros de otras compañías pudieran vivir en primera persona la experiencia de volar en ‘business’ con unas gafas de VR y una app a las que bautizaron ‘Flight Upgrader’.

Todavía no hay fecha para comenzar a implementar el reconocimiento facial en todos los vuelos KLM, pero mientras llega ese momento, sus viajeros pueden aprovechar las ventajas de su apuesta por la innovación de otra forma. El director ejecutivo de la compañía, Pieter Elbers, manifestó su deseo de “estar donde estén sus clientes”, y sus clientes están en WhatsApp. Los usuarios de la aplicación de mensajería intercambian más de 60.000 millones de mensajes al día y, a partir de ahora, uno de ellos puede ser la tarjeta de embarque y la última información de su vuelo con KLM. La holandesa fue la primera aerolínea en tener cuenta en Whatsapp Business, una cuenta verificada que utilizan para enviar recordatorios y actualizaciones sobre las reservas, pero también para ofrecer atención directa a sus viajeros las 24 horas del día.

 

Además de colarse entre tus contactos de Whatsapp, KLM también quiere ayudarte a hacer la maleta. Blue Bot es la versión viajera de Siri, una asistente virtual que funciona con inteligencia artificial y que puede ayudar a los usuarios a casi todo, desde reservar un billete a preparar todo lo necesario para el viaje, incluido el equipaje. Blue Bot revisa el tiempo que va a hacer en el destino y te aconseja si meter guantes, chanclas o un chubasquero, te recuerda que cojas el cepillo de dientes y te indica hasta el número de mudas que tienes que llevar en función de la duración de tu viaje. Como una madre, pero sin intentar meterte un paquete de jamón entre las camisas “por si acaso te entra hambre en el avión”.

Whatsapp de KLM
El servicio de Whatsapp de KLM está disponible en diez idiomas.
Foto: KLM

Otra de las iniciativas de la compañía holandesa para acercarse a sus clientes es Care Tag, una original manera de invitarles a conocer su ciudad de origen como lo harían con cualquier amigo. Se trata de un dispositivo de audio con localización GPS que puede colocarse en la mochila o en el bolso como si fuera una etiqueta, y que ejercerá de anfitrión por Ámsterdam para los pasajeros que lo soliciten. Desde la compañía explican que “es como si un miembro de la tripulación de KLM te acompañara en tu viaje”, ya que los consejos y sugerencias han sido grabados por ellos mismos.

Por el momento Care Tag solo está disponible en la capital de Holanda, la ciudad de origen de KLM.
Foto: Ámsterdam

Si planeas viajar a Ámsterdam en 2018, puedes pedirlo en su web. Ya solo queda hacer la maleta y prepararte para un viaje cada vez más cerca del futuro que veíamos en las pelis de ciencia ficción. Como diría Blue Bot, “no te olvides del pasaporte”. A no ser que viajes a un aeropuerto con servicio de reconocimiento facial.

Artículos relacionados

Cómo colarte dentro de tu peli favorita

¿Quieres regresar al futuro en un DeLorean o sucumbir al poder de la fuerza en la cantina de Mos Eisley?...

“No puedo creer que me paguen por esto”

Jon Bowles ha unido su oficio de piloto con su pasión por la fotografía. Es consciente de que tiene “el...

La huella de Zaha Hadid

El legado de la mujer que revolucionó la arquitectura pervive y se sigue expandiendo. Londres, Riad o Pekín esperan para...

Chefs viajeros: con la cocina a cuestas

No te preocupes si no puedes viajar hasta los mejores restaurantes del mundo. Todo el equipo de Noma, Alinea o...