>>>Viaje al corazón de la tormenta
Foto: James Smart

Viaje al corazón de la tormenta

Impulsados por las tormentas, los cazadores de tornados recorren cada año el centro de los Estados Unidos. Unirse a esta aventura permite acercarse tanto a estos embudos de aire como para acabar en Oz.
M

al tiempo!” Son las palabras mágicas que hacen que cientos de cazadores de tormentas y fans de la meteorología salten de sus sofás para recorrer las carreteras de las grandes llanuras que atraviesan el centro de Estados Unidos. Todos esperan que una tormenta entre en la troposfera y que una gran nube oscura, con forma de nave nodriza, tape el sol y empiece la fiesta de los embudos de aire. Ese es su sueño. Y el momento se produce entre abril y junio, cuando el cálido aire del Golfo de México choca con el aire polar del Canadá originando tormentas explosivas.

Cada año más de 800 tornados se concentran en la denominada Tornado Alley, una franja que recorre Texas, Oklahoma, Kansas, Nebraska, Iowa, Dakota y Minnesota. “Cuando todos los instintos de una persona ‘normal’ le dicen que cierre las ventanas y busque refugio en el sótano, los cazadores de tormentas salen a enfrentarse cara a cara con lo peor de la madre naturaleza”. Así describe Roger Hill, uno de los cazadores más curtidos, en su libro ‘Hunting Nature’s Fury’, los impulsos que guían a los fans de las tormentas.

Cielo antes de la tormenta en Dakota.
La mayoría de los cazadores utilizan la app RadarScope, que permite localizar tormentas en tiempo real.
Foto: James Smart

¿Y si hace sol?

Si el tiempo no acompaña hay planes alternativos. Dependiendo del punto del mapa en el que se esté, es posible acercarse al Centro de Predicción de Tormentas Norman, en Oklahoma; al museo Twister, en Wakita; al Cañón de Palo Duro, en Texas, o el monte Rushmore, en Dakota del Sur.

Unirse a una de estas persecuciones se convierte en uno de los pocos planes vacacionales donde la lluvia es lo mejor que puede pasar. Decenas de empresas organizan expediciones a la caza de tornados. Los precios de estos safaris meteorológicos rondan los 3.000 dólares por cabeza y se hacen en grupos de entre 6 y 14 personas que se dividen en dos furgonetas totalmente equipadas para este tipo de actividad de riesgo.

Nick Drieschman, de Extreme Tornado Tours, una de las agencias más experimentadas que opera en Oklahoma, nos explica la importancia de usar vehículos con protección 3M en las ventanas para prevenir los golpes de granizo y posibles embestidas del viento. En un día se pueden recorrer más de 400 kilómetros, así que los vehículos cuentan con wifi, baterías para dispositivos electrónicos y emisoras como Sirius XM, con todo tipo de música.

Las paradas para dormir se hacen en hoteles de carretera, a modo de ‘road trip’, y las gasolineras se convierten el los ‘meeting point’ donde compartir experiencias e información con otros grupos y lugareños. El canal meteorológico Weather Channel es la banda sonora del viaje. Si anuncian una tormenta y el radar Doppler gira, empieza la persecución, por eso el grupo debe estar listo para salir sin previo aviso. En cuestión de minutos las nubes blancas y esponjosas se transforman en un techo gris y opaco que anuncia tormentas de superceldas, un choque brutal de dos corrientes de aire que empiezan a girar hasta acabar en un tornado.

La seguridad es lo primero y la distancia que se mantiene respecto al vórtice de estas tormentas es clave. En un tornado F5, el más destructor dentro de la escala Fujita, el viento llega a soplar más de 500 kilómetros por hora y consigue levantar los tejados de las casas, además de provocar rayos y granizo del tamaño de pelotas de golf.

Las imágenes del video ‘Vorticity’, que el fotógrafo Mike Olbinski consiguió grabar tras kilómetros y horas de metraje, muestran el caos y la potencia de estos embudos de aire. Una verdadera cura de humildad ante el poder de la naturaleza. Un consejo que los cazadores más expertos siempre dan: “sujetar bien la cámara de fotos y los zapatos”. Por si pasamos al otro lado, como Dorothy.

Artículos relacionados

Texas al natural

Ni ranchos ni rodeos ni botas de cowboy. Prometemos no mencionarlos al hablar de Texas. ¿Qué nos queda entonces? Naturaleza...

Savannah, la ciudad de los fantasmas

Más de 80 cementerios y medio centenar de casas encantadas convierten Savannah en la capital mundial de los espíritus y...

Viaja al verano del amor

The Magic Bus Experience recorre las principales calles de San Francisco, y en especial el barrio de Haight Ashbury, epicentro...

El hotel de cristal

La emblemática casa francesa Baccarat lleva más de 250 años fabricando cristales de la más exquisita calidad. Su nombre es...