>>>Vacaciones en la granja

Vacaciones en la granja

Los urbanitas, cansados del ritmo frenético de la ciudad, se escapan al refugio del huerto y los establos. La granja es el nuevo destino de moda.
“El hombre es la única criatura que consume sin producir […]. Y aún así, es señor de todos los animales”, decía George Orwell. Napoleón y Bola de nieve, los cerdos tiranos de su ‘Rebelión en la granja’, poco tienen que ver con Matilda y Tiramisú, las dos mascotas –cerda y cabra respectivamente– de TribeWanted Monestevole. 40 hectáreas de un proyecto en Umbría (Italia) que aspira a ser autosuficiente y que propone una inmersión total en una granja. Se definen como comunidad, pero aceptan a los viajeros que se quieran hospedar allí –previo pago–. No cuentan con un programa de actividades, sino que se espera que el visitante contribuya con las tareas de la granja. Tienen caballos, vacas, ovejas, cerdos, patos… “Aspiramos a preservar y mejorar las habilidades artesanales locales e inspirar a los jóvenes a volver al campo, al mismo tiempo que procuramos a los miembros de nuestra ‘tribu’ una ubicación más accesible para aprender, ensuciarse las manos y llevarse la lección aprendida a casa”, confiesan.
La granja sobre la que se ha construido el proyecto Soho Farmhouse data del siglo XVIII.
Foto: ©Soho Farmhouse

Caribe 'eco'

En la isla caribeña San Cristóbal se encuentra Belle Mont Farm. Una granja ‘deluxe’ con 160 hectáreas de tierras de cultivo, en plena selva tropical. En este rincón todo es orgánico. Cada mañana entregan en las habitaciones de los huéspedes una cesta de frutas maduras.

Es precisamente lo que buscan muchos urbanitas. Una vuelta al campo –aunque sea por vacaciones– en busca de un modo de vida ‘slow’. Un regreso a los orígenes que responde al estrés que supone un mundo cada vez más urbanizado. En este contexto, el agroturismo es un filón. La granja se convierte en una vuelta al pasado para aquellos que solo han consumido lechuga ya lavada, cortada y envasada.
El lujo es capaz de encontrar su sitio, aunque sea rodeado de hortalizas. En Oxfordshire, a una hora y media en coche de Londres, está Soho Farmhouse. Un proyecto de Soho House que apuesta por una alojamiento campestre, pero con todas las comodidades. Este club selecto también admite huéspedes en su ‘farmhouse’, en las cabañas junto al río y en las tiendas. Allí conviven actividades típicas del campo como montar a caballo o aprender a cocinar con los productos de la granja, con otras más habituales de alojamientos de primer orden como gimnasio, piscina… En las zonas comunes hay bar, tienda y un cine.
En los árboles de Belle Mont Farm cuelgan carteles en los que pone "cógeme" junto a la fruta madura.
Foto: ©Belle Mont Farm
Entre Bath y Bristol se encuentra The Pig. Un hotel de 29 habitaciones que invita a conocer Somerset, condado al suroeste de Inglaterra. Por las ventanas se contempla un campo repleto de ciervos y el huerto que nutre al restaurante del hotel de productos frescos. Espinacas, remolacha, cebollas, arándanos… De la tierra a la mesa del invernadero, donde se encuentra el restaurante. El resto de ingredientes los surten proveedores locales. El estrés queda olvidado en la biblioteca, el bar o las cabañas de masajes.
Junto al deli de Soho Farmhouse hay una bodega, una sala de salmuera y una de curación.
Foto: ©Soho Farmhouse
En Liberty Hill Farm (Vermont, EE.UU) los huéspedes pueden contribuir en las tareas de la granja: ordeñar, recoger los huevos de las gallinas, recolectar… Cuentan con 80 hectáreas de terreno y se han convertido en un hospedaje habitual para familias. Todo sea porque los niños se enteren de que las lechugas crecen en la tierra.

Artículos relacionados

Viajar desde el sofá

Google Street View nos acerca a los lugares más recónditos del planeta a través de la pantalla, y sin moverte...

Un paseo de altura

Lagos, picos nevados y, lo mejor, la gente local, serán tus compañeros a lo largo de esta ruta de 120...

La visita más esperada

Si no te gusta compartir la comida, siéntate lejos de la ventana porque las jirafas que viven en los alrededores...

El esplendor alpino del Grand Train Tour

¿Quién no ha soñado alguna vez con una ruta por parajes verdes, cristalinos lagos y pueblecitos de cuento? Recorrer en...