>>>Una Navidad diferente en Madrid
Foto: ©National Nederlande San Silvestre

Una Navidad diferente en Madrid

Darse un homenaje gastronómico de los que hacen historia, apuntarse a algún evento cultural o correr con un montón de papanoeles para despedir el año. Casi cualquier plan es posible para pasar estas fiestas en una de las ciudades europeas que más –y mejor– sabe celebrar.
H

ay cosas que no admiten discusión para los madrileños. Su agua es la mejor del mundo, y su cielo, el más bonito. Y punto. Otra afirmación inapelable es que en Madrid todos los días pueden ser fiesta, da igual que llueva, nieve o haga sol. En la capital española es posible enlazar la comida con la cena y salir hasta las tantas un miércoles de invierno. Y ese espíritu festivo se hace aún más palpable durante las fiestas de Navidad.

Si viajas a Madrid en esta época, es muy posible que vuelvas a casa con un par de kilos extra. Para entrar en calor –porque sí, en Madrid hace frío en invierno– suelen triunfar guisos caseros como el típico cocido madrileño. Ya sea un económico menú del día por 10 euros o toda una experiencia culinaria como el cocido del siglo XXI de La Cocina de Frente, un local situado en la calle Ibiza, una de las zonas de moda para comer en la capital.

 

El cocido de La Cocina de Frente
El cocido madrileño es un plato que tiene su origen en el siglo XVII.
Foto: © La Cocina de Frente. Mikel Ponce

Su chef, Juanjo López, que es uno de los cocineros más respetados de Madrid gracias a su trayectoria en La Tasquita de Enfrente (calle Ballesta), propone en su nuevo restaurante una experiencia a la que ha llamado Vive Madrid. El aperitivo –tapas y vermú– comienza en La Retasca, el local vecino para continuar con los cuatro vuelcos de su cocido siglo XXI: sopa, verduras y garbanzos, tuétano y apio, y carnes. De postre, Palomita (bebida madrileña hecha con anís y agua) y helado de violeta de The Pâtissier. Solo abren en horario de comidas y programan experiencias en torno a este plato junto a algunos de los mejores chefs del país.

 

La Tasquita, La Retasca y The Pâtissier forman parte de Bulbiza, el proyecto que está revolucionando la gastronomía madrileña desde hace meses. En este bulevar cercano al parque de El Retiro se han instalado también el moderno asador Casa Julián de Tolosa, Bristronómika (centrado en productos del mar) y el bar de vinos El Marginal. Cada uno con su propuesta, pero todos compartiendo una apuesta conjunta por la cocina española. La calle Ibiza compite así con otro de las zonas más animadas de la capital, la calle Ponzano. Tanto es así, que ir de vinos por esta zona del distrito de Chamberí tiene nombre propio, “ponzaning”. De local en local –aglutina más de 70 en un kilómetro de extensión– las jornadas se pueden alargar hasta la madrugada. Y más en las fechas navideñas, cuando los grupos de amigos o cenas de empresa animan –con risas y a todo volumen, no lo vamos a negar– los restaurantes.

 

Azotea del Círculo de Bellas Artes
A 56 metros de altura sobre la calle Alcalá, la azotea del Círculo de Bellas Artes brinda unas increíbles vistas del ‘mejor cielo del mundo’.
Foto: © Madrid Destino

Desde Ibiza o Ponzano puedes llegar fácilmente a pie hasta el barrio de las Salesas. Jóvenes diseñadores, tiendas multimarca, ‘concept stores’ y espacios gourmet conviven en uno de los barrios más ‘cool’ de la ciudad para ir de compras sin caer en el típico souvenir. En la calle Pelayo está una de las tiendas más especiales de la zona, González & González, donde proponen un viaje al pasado a través de objetos tradicionales y atemporales. Regalos originales que pueden compartir bolsa con otros menos arriesgados como un buen libro. En el mismo barrio está Tipos infames, una librería que al mismo tiempo es cafetería, enoteca y sala de exposiciones.

 

Una muestra más de cómo Madrid sabe compaginar cultura y ocio es el Círculo de Bellas Artes. Allí los mejores planes son tomar algo en su azotea con vistas a las luces navideñas de Alcalá y Gran Vía, comprar algún regalo en su librería, visitar una exposición o asistir a algunos de los conciertos de música clásica programados para estas fechas.

 

En espacios culturales como La Casa Encendida organizan estos días pensando en los niños. Del 27 al 29 de diciembre se celebrará una nueva edición de Libros Amigos, un festival creado por y para los más pequeños. Desde el mes de octubre, un grupo de chavales ha ido diseñando este festival navideño de temática sorpresa. Una semana antes, los días 21 y 22, el grupo de teatro Eléctrico 28 representará Full House, una obra que tiene como protagonistas a los vecinos Koala, Dog, Horse y Tiger. Para el resto del público programan el festival Cuerpa, que pone el valor el trabajo de las mujeres en las artes escénicas.

 

La Casa Encendida
A poca distancia del Museo Reina Sofía, La Casa Encendida se ha convertido en uno de los referentes culturales de la ciudad.
Foto: ©La Casa Encendida.

En Madrid gusta tanto celebrar, que muchos lo hacen varias veces. Miles de personas se adelantan un día a la tradición de despedir el año tomando doce uvas con las campanadas de Fin de año y van a la Puerta del Sol el día 30 a festejar las “preuvas”. Se trata de una costumbre reciente que surgió de manera espontánea, cuando algunos jóvenes quedaban en esta plaza para hacer un ‘ensayo’ del día 31. En los últimos años se ha ido popularizando y suele haber tres ensayos: a mediodía los días 30 y 31, y la medianoche del 30. Hay quienes sustituyen las uvas por gominolas.

 

Algunos madrileños aprovechan para ir a la Puerta del Sol el día 30 porque el 31 lo reservan para participar en una de las carreras más populares de cuantas se organizan en la ciudad. Hablamos de la San Silvestre vallecana. Los ‘runners’ tienen el punto de salida junto al estadio Santiago Bernabéu para llegar, diez kilómetros después, al estadio del Rayo Vallecano. Si decides apuntarte, no olvides meter en la maleta una peluca o un gorro de Papá Noel. En la San Silvestre lo más importante no es la marca personal, sino despedir el año junto a otras 40.000 personas. Porque otra cosa que le gusta a los madrileños es compartir los buenos momentos. Y cuantos más, mejor.

Artículos relacionados

Historia de dos ciudades

Es puro capricho. “Insolente e ideal”, dice Almodóvar. A veces se pone cosmopolita y otras se deja llevar por la...

Cocina de fusión indoespañola

Atul Kochhar fue el primer chef indio del mundo en conseguir una estrella Michelin para el restaurante Benares de Londres....

La mejor cama de hotel del mundo

¿Qué es lo que más echas de menos cuando viajas? ¡Obvio: tu cama! Hasta ahora. El Hotel Wellington de Madrid...

Postureo (del bueno) en #Madrid

No importa cuantos followers tengas, en Madrid cualquiera puede convertirse en ‘influencer’. Después de ver tus fotos, todos querrán venir...