>>>Una campana en el exilio

Una campana en el exilio

Testigo de una tragedia que marcó la historia de Rusia, la ciudad de Úglich, 250 kilómetros al norte de Moscú, destaca hoy por el colorido de sus iglesias.
L

a campana de la iglesia de Úglich sufrió el destino de cualquier rebelde: se le cortó ‘una oreja’ (un asa) y la ‘lengua’ (el badajo), por “discursos sediciosos”. Fue azotada públicamente junto a otros alborotadores (humanos) y después exiliada a Siberia. ¿Su delito? Tocar a rebato en señal de duelo por la muerte del ‘zarevich’ Dimitri el 25 de mayo de 1591. El regente Borís Godunov, cuya mano de hierro no discriminó entre humanos y objetos, consideró que su tañido era una llamada a la insurrección.

Muchos de los monumentos del ‘Anillo de Oro’, como la Catedral de la Asunción en Rostov, son Patrimonio de la Humanidad.

Esplendor imperial

Úglich forma parte del Anillo de Oro de Rusia, una zona constituida por una veintena de las ciudades más importantes durante la Edad Media, como Plios o Rostov. Estas villas medievales que rodean Moscú conservan hermosos conventos, monasterios e iglesias que son parte de la historia de Ruisa.

Lo cierto es que la muerte del hijo menor de Iván el Terrible desató tal rebelión que los años posteriores reciben oficialmente el nombre de Periodo Tumultuoso. Algunos consideraron que había sido asesinado y se levantaron en armas, aunque los testigos aseguraron que se clavó un cuchillo en el cuello durante una convulsión epiléptica. En el lugar donde fue encontrado su cuerpo se erigió la iglesia de San Demetrio en la Sangre. Actualmente es uno de los principales focos de peregrinación para los cristianos ortodoxos rusos. Cuando la dinastía Romanov se alzó con el poder en 1613, poniendo fin al Periodo Tumultuoso, convirtió al joven ‘zarévich’ en un mártir y ordenó la construcción de la iglesia en su recuerdo.

San Demetrio en la Sangre se encuentra dentro del Kremlin de Úglich, la ciudadela erigida en el tradicional estilo ruso de colores intensos e iglesias ortodoxas con cúpulas en forma de cebolla. A partir de uno de los edificios de este complejo se construyó en 1713 la catedral de la Transfiguración del Salvador. Este curioso templo destaca por el contraste de estilos: el tradicional exterior ruso esconde en el interior frescos más propios del Renacimiento italiano.

Lo más habitual para visitar el Anillo de Oro es embarcarse en un crucero por el Volga.

Al otro lado del río Volga, la iglesia de la Natividad de San Juan Bautista fue encargada por un comerciante cuyo hijo se había ahogado en ese punto del río que abraza la ciudad. A lo largo de los años se han ido construyendo muchas otras iglesias, como la catedral de la Resurrección y la iglesia de la Asunción. Las coloridas cúpulas de todas ellas convierten el ‘skyline’ de Úglich en una vista de lo más original.

La construcción de la presa hidroeléctrica inundó cientos de casas.

La ciudad de los museos

Muchos de los edificios del Kremlin de Úglich se utilizan actualmente como museos sobre las costumbres y la historia de Rusia. El Palacio del Príncipe, donde residió el hijo del zar, se convirtió en museo tras su muerte. El Museo de los Mitos y las Supersticiones del Pueblo Ruso repasa las leyendas y los cuentos más célebres, a la vez que reúne las fiestas y tradiciones regionales. En el Museo de la Historia del Vodka se puede conocer el arte de fabricación de este licor y admirar botellas antiguas. El Museo de la Infancia del siglo XIX conserva juguetes del periodo prerrevolucionario, como aquellos con los que jugaba el pequeño ‘zarévich’, indiferente a lo que su trágica muerte provocaría.

La campana, por cierto, volvió a su lugar tras un largo exilio, y ‘recibe’ hoy en día a los visitantes.

Artículos relacionados

La isla de las iglesias de madera

Los templos y casas de madera de la isla de Kizhi, al norte del lago Onega, en Rusia, han vencido...

Donde nace el frío

Al este de Siberia los termómetros suelen rondar los 50 grados bajo cero. Una estepa blanca en la que sobreviven...

Oporto adelanta el reloj

Ha nacido el Oporto ‘cool’. La ciudad con la ‘saudade’ más vetusta del mundo es también la que tiene el...

La capital asiática del diseño

La pequeña ciudad de Taipéi, en Taiwan, es durante 2016 la Capital Mundial del Diseño. Pero lleva años siendo un...