>>>Un paseo de altura

Un paseo de altura

Lagos, picos nevados y, lo mejor, la gente local, serán tus compañeros a lo largo de esta ruta de 120 kilómetros por la Cordillera Huayhuash.
En los Andes peruanos se encuentra uno de los rincones más inexplorados e inadvertidos del planeta, la Cordillera Huayhuash. Permaneció a la sombra de su vecina, la Cordillera Blanca, hasta que recientemente el Gobierno peruano la declaró Zona Reservada. La Cordillera Huayhuash está compuesta por una cadena de 21 montañas de entre 5.000 y 6.000 metros de altitud que abarcan 30 kilómetros de extensión. Se encuentra ubicada a unos 360 kilómetros de Lima y aunque es accesible desde la ciudad de Chiquian, el trayecto hasta el punto de inicio del ‘trekking’ resulta difícil de seguir, por lo que lo más recomendable es que contrates la ruta con alguna empresa que te guíe hasta el lugar y te marque el itinerario a seguir durante todo el recorrido.

‘Tocando el vacío’

Es el título del libro en el que el montañista Joe Simpson narra la expedición que casi le cuesta la vida: la escalada del Siulá Grande, una montaña de la Cordillera Huayhuash. Una tibia rota, un penoso descenso y varios días sin comer son algunos de los obstáculos que superó.

Cuenta la leyenda que los Apus, los dioses y amos de las montañas, protegen celosos sus encantos, por lo que si quieres conocer la Cordillera Huayhuash debes tomarte el tiempo necesario para ello. Se llevan a cabo diferentes rutas con distintas duraciones, que se adaptan tanto a tu bolsillo como a tu nivel: desde un trayecto de 30 kilómetros a lo largo de 4 días hasta los 12-14 días de la ruta clásica, considerada como una de las más espectaculares y completas del planeta.
Los 120 kilómetros de caminata del tour clásico no están destinados a mentes ni piernas inexpertas, ya que en pequeñas distancias la altitud varía considerablemente. Precisamente, parte de su dificultad radica en la altitud durante el recorrido, una altura promedio de 4.300 metros sobre el nivel del mar – aunque dos de los pasos más espectaculares alcanzan los 5.000 m de altura-, lo que hace necesario que antes de empezar tu ruta te reserves, al menos, dos días para aclimatación.

A dos días del pueblo más cercano

Estas montañas también acogen a habitantes andinos que, pese a los inconvenientes de la incomunicación, se sienten agradecidos de vivir en armonía con la naturaleza. Puedes contratar a un local para que te haga de guía en tu ruta.

La panorámica de sus picos nevados, sus lagos cristalinos en los valles y sus pequeños pueblos andinos a lo largo de todo el recorrido hacen que se sitúe en el ‘top ten’ de las rutas de ‘trekking’ a nivel mundial. Esta extensa ruta discurre entre verdes prados y estrechas depresiones rodeadas por montañas como el Yerupajá, el punto más elevado del Huayhuash y la segunda montaña más alta de Perú, con 6.634 metros. Para los montañistas más aventajados estos picos son un regalo. Tanto el Pumarinri como el Diablo Mudo son aptos para la escalada, siempre que lleves un buen equipo y cuentes con la ayuda de un guía de montaña.
Está permitido realizar el trayecto durante todo el año, pero la mejor época para disfrutar del Huayhuash es entre abril y septiembre. Independientemente de la fecha en la que vayas, debes tener en cuenta que las temperaturas fluctúan mucho entre el día y la noche, pasando de un calor extenuante bajo el sol a un frío casi polar cuando éste se esconde, por lo que conviene que lleves ropa de abrigo para disfrutar del encanto nocturno que te brindan las colinas. Acampar bajo las estrellas puede ser una experiencia inolvidable…pero solo si estás lo suficientemente arropado.

Artículos relacionados

Una isla hecha a mano

La fiebre por el D.I.Y (‘do it yourself’) no es algo nuevo. Siglos antes de que nacieran Pinterest y los...

“A Lima hay que comérsela entera”

Es considerado el mejor chef de América Latina. Central, su restaurante en Lima, ha sido nombrado el quinto mejor del...

Geografía gastronómica

La cocina de Virgilio Martínez es un viaje por Perú y sus paisajes. Sus platos te trasladarán a las cordilleras...

Sabor a Lima

Por la capital del Perú hay que moverse con los sentidos alerta. Los sonidos y los olores orientarán la visión,...