>>>“Es como trepar a un árbol durante un huracán”
Entrevistamos a Emily Guilding, ‘wingwalker’

“Es como trepar a un árbol durante un huracán”

Cambió su trabajo de oficina para hacer acrobacias a más de 240 kilómetros por hora atada a un biplano de 1940. Así es la vida en las nubes.
E

mily no quiere bailar en tierra firme, prefiere el ballet de altura. Concretamente, subida a un biplano a más de 300 metros del suelo. En pleno vuelo, sale de la cabina de la máquina y trepa por sus alas para realizar movimientos imposibles mientras el avión realiza un vuelo acrobático. Ella y el biplano deben coordinar cada movimiento con sus compañeros. Juntos forman la patrulla de los Breitling Wingwalkers, el único equipo de ‘wingwalking’ que existe a nivel mundial.

Son los herederos de los ‘barnstormers’, los populares equipos de pilotos y acróbatas aéreos que triunfaron en las décadas de 1920 y 1930. El pionero, el primer ‘wingwalker’, fue el norteamericano Ormer Locklear, que durante un entrenamiento salió de su cabina para arreglar un problema técnico. Era 1918 y su temeraria hazaña pronto se incluyó en todos los shows aéreos de la época, que incluían saltar de avión en avión y caminar por las alas sin paracaídas ni sujeción alguna.

Las medidas de seguridad han cambiado, pero Emily y sus compañeras comparten con ellos sus agallas y amor por las alturas. Lo demuestran sobre aviones muy parecidos a los que se usaban entonces, biplanos Boeing Stearman de los años 40 a los que les han cambiado el motor.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Me encanta el hecho de poder viajar por todo el mundo y ver nuevos lugares desde una perspectiva tan única –desde lo alto de un biplano–. ¡No mucha gente puede decir que ha hecho eso!

Más de seis millones de espectadores al año asisten en Reino Unido a sus shows.

¿Alguna vez imaginaste que tu trabajo consistiría en hacer acrobacias en lo alto de un Boeing Stearman?

Nunca se me pasó por la mente. Tenía una carrera muy sensata: trabajé como consultora medioambiental durante cinco años y lo disfruté mucho, pero luego me di cuenta de que quería hacer algo más activo. Algo al aire libre, mejor que estar en una oficina de nueve a cinco. Empecé después de ver uno de los espectáculos de mi hermana Stella, que ya estaba en el equipo. Es una experiencia fantástica. Volamos tan cerca que podemos vernos y hacernos muecas cuando estamos en el aire.

Mi padre probó el ‘wingwalking’ y le encantó

¿Y qué piensa vuestra familia de vuestro trabajo como ‘wingwalkers’?

Creen que es genial. Nuestro padre incluso ha probado el ‘wingwalking’. Y le encantó, así que entiende por qué queremos hacerlo. Han venido a vernos a alguno de nuestros ‘shows’ y nos emocionamos sabiendo que están allí abajo viéndonos hacer lo que nos gusta.

¿Cualquiera puede ser un ‘wingwalker?

Para ser un ‘wingwalker’ profesional necesitas medir menos de 1,62 metros y pesar menos de 53 kilos. Es para minimizar la resistencia y que el avión pueda efectuar fácilmente sus maniobras. Aun así, todo el mundo puede hacerlo como entretenimiento. Siempre y cuando midas menos de 1,86 y peses menos de 89 kilos, puedes venir a nuestro aeródromo en Gloucestershire y probarlo.

El entrenamiento para ser una ‘wingwalker’ dura aproximadamente un mes.

¿Qué tipo de acrobacias hacéis y cuál es la más difícil?

Hacemos una rutina de gimnasia artística que dura 17 minutos mientras el avión realiza vuelos acrobáticos que incluyen ‘loops’, vueltas, caídas en picado y ascensos. Nosotras hacemos varios movimientos en lo alto, como estirar las piernas, balancearnos, hacer el pino… También nos sentamos en la parte delantera del ala y trepamos para salir y entrar en la cabina. La parte más difícil es trepar fuera de la cabina en medio del vuelo. Es como trepar a un árbol durante un huracán.

¿Cuál es tu acrobacia favorita?

La parte que más me gusta es el ‘loop’, a más de 300 metros de altura. Es genial sentir la ingravidez en lo alto del ‘loop’ con el avión encima de mi y el suelo debajo.

Durante el vuelo experimentan una gravedad cuatro veces mayor que la terrestre

¿Cuál es la localización que más te ha impresionado?

He volado sobre Dubái, Japón y China. Creo que Dubái fue la más emocionante porque sobrevolamos las Palm Islands, Burj Khalifa y Burj Al Arab y todos esos lugares icónicos que solo conocía por la televisión.

Si pudieras elegir el siguiente destino para vuestro ‘show’, ¿cuál sería?

Sobre el Gran Cañón o las cataratas del Niágara sería alucinante.

BIOGRAFÍA

La vida de Emily cambió la primera vez que vio a su hermana en uno de los shows de Breitling Wingwalkers. Decidió dejar su trabajo de oficina como consultora medioambiental por las acrobacias encima de un biplano de 1940. En 2014 se unió al equipo y este año se estrena como ‘lead wingwalker’.

Artículos relacionados

“La isla de Skye es uno de los mejores sitios del mundo para montar en bici”

Tiene más de 200 millones de visitas en Youtube. No importa si es en lo alto de un acantilado, por...

Gravedad cero en cero coma

¿Quién no ha soñado con levitar en el vacío como un astronauta? Los viajeros más atrevidos lo hacen realidad a...

Una vida en movimiento

Entrevistamos a Herman y Candela Zapp, una pareja que lleva 16 años dando la vuelta al mundo y que ha...

“ Dejas todo para embarcarte en un viaje del que no sabes si volverás”.

Después de recorrer el mundo a pie, Nacho Dean no se ve en un trabajo de nueve a seis. Quiere...