>>>Tomorrowland: aquí se viene a soñar
Foto: Scamelot via RemodelHackers / CC BY-NC-ND

Tomorrowland: aquí se viene a soñar

Es el país de las maravillas de las Alicias veinteañeras, y si Charlie fuera adulto, sería su fábrica de chocolate. Bienvenidos a Boom, bienvenidos a Tomorrowland, el ‘Reino de la melodía’ (electrónica).
N
i Lady Gaga, ni Adele, ni siquiera el Boss, han conseguido colgar el ‘sold out’ en 40 minutos, el tiempo que tardaron en agotarse las entradas para asistir a Tomorrowland. El mayor festival de música electrónica del mundo promete a los asistentes un ‘viernes mágico’, un ‘sábado increíble’ y un ‘domingo glorioso’ del 22 al 24 de julio. Jornadas repletas de música electrónica, pirotecnia y efectos especiales que concentran a 32 kilómetros de Bruselas el concepto más puro del espectáculo.
En el recinto puedes cargar el móvil, lavarte los dientes en un ‘fresh point’ o comprar una almohada.
Foto: Scamelot via RemodelHackers / CC BY-NC-ND

El espejo del Tomorrowland

Miles de jóvenes de siete países (México, India, Japón, Colombia, Alemania, Sudáfrica e Israel) vivirían en directo el ‘sábado increíble’, gracias a la emisión ‘on line’ de las actuaciones en el escenario principal. El festival pretende reforzar así el sentimiento de unidad e invita a “ser parte de la locura” a quienes no hayan podido llegar hasta Boom.

Tomorrowland es una de esas experiencias ‘once-in-a-life-time’: 70 hectáreas, 17 escenarios, más de 400 artistas, 180.000 asistentes de más de 200 nacionalidades, 120 ‘foodtrucks’… Quienes no consiguen entrada tienen que conformarse con verlo por Internet: el aftermovie de 2015 (10º aniversario del festival) cuenta con 21 millones de visualizaciones en Youtube. Los de años anteriores ya superan los 100.
Tomorrowland es un lugar de ensueño, y como tal está configurado. Se autodenomina ‘Reino de la melodía’ y su zona de acampada es ‘Dreamville’, la efímera ‘ciudad de ensueño’ o ‘villa soñada’, con la ‘llave de la felicidad’. Cruzar su frontera es lo más parecido a cruzar la puerta de Narnia o la del reino de Fantasía. Saltimbanquis y juglares rodean los diferentes lagos que salpican el colorido recinto, tropeles de asistentes ascienden por la orilla del río que lo cruza, mientras una noria gira y la pirotecnia lo ilumina todo.
En Dreamville se pueden encontrar desde carnicerías hasta tiendas de joyas, pasando por panaderías, supermercados, oficina postal…
Foto: Scamelot via Source / CC BY-NC-ND
Estos elementos enmarcan escenarios de cuento; algunos parecen sacados de una película de Disney, otros al más puro estilo Tim Burton, con forma de volcán en erupción (cuya lava son fuegos artificiales) o de un extravagante molino de agua gigante. Sobre estos mastodontes (el principal mide 140 metros de largo por 40 de altura) brillarán este año los DJs más venerados en las pistas: Dimitri Vegas & Like Mike, David Guetta, Tiesto, Steve Aoki…
Tomorrowland es territorio ‘cash free’, todo se paga con la pulsera electrónica que sirve también para acceder al recinto.
Foto: Scamelot via Source / CC BY-NC-ND
Ellos ponen la banda sonora a un fin de semana mágico y onírico cuyo himno oficial fue compuesto en 2014 por Hans Zimmer, artífice, entre otras, de las bandas sonoras de ‘Gladiator’, ‘El Rey León’ o ‘Piratas del Caribe’. Películas legendarias para la ‘generación del mañana’, que encuentra en Boom el centro neurálgico donde celebrar su liturgia. Para ellos Tomorrowland es “un mundo paralelo al real”, un lugar donde “se te saltan las lágrimas de la alegría y de la emoción” y en el que reina “la energía positiva”.
Su eslogan reza: “Yesterday is History. Today is a Gift. Tomorrow is Mystery” (Ayer es historia. Hoy es un regalo. Mañana es un misterio), una letanía que comparte esa ‘generación del mañana’, los miles de jóvenes que sueñan con volver cada año a la Fábrica de Chocolate del siglo XXI.

Artículos relacionados

Los mil metros más brillantes del mundo

Si cada diamante vendido en cualquier parte del planeta ha realizado una visita a Amberes, ¿por qué no seguir su...

Brujas estrena cañerías… de cerveza

Bajo el empedrado medieval de Brujas corre un refrescante ‘río’ espumoso y ámbar, que atraviesa sus canales y murallas a...

Demasiado corazón

Brujas es una ciudad de cuento, fábulas románticas sobre el amor eterno y chocolaterías donde el azúcar puede terminar subiendo...

Paredes que quisieron ser viñetas

Los pitufos, Lucky Luke, Astérix, Tintín… Hay una manera diferente de leer cómics, basta con pasearse por Bruselas.