Texas al natural

Ni ranchos ni rodeos ni botas de cowboy. Prometemos no mencionarlos al hablar de Texas. ¿Qué nos queda entonces? Naturaleza en estado puro.
T

exas comprende el 23 por ciento de los bosques del sur de los Estados Unidos, unos 24 millones de hectáreas de tierras forestales, cifra solo superada por el estado de Alaska. Así que prometemos que en esta lista no encontrarás ni un solo estepicursor. Así se llaman en botánica las famosas bolas del desierto en las películas del Oeste, a las que asociamos inevitablemente con Texas. El segundo estado más grande de Estados Unidos ha cultivado su fama ‘western’ en la pequeña pantalla, desde la eterna ‘Dallas’ hasta Chuck Norris en su papel de Walker. Más allá de los tópicos que apolillan la ‘América profunda’, Texas esconde auténticos oasis naturales.

Puede acamparse en Guadalupe River State Park desde quince dólares la noche.

Una piscina cubierta en medio del bosque

A medio camino entre una cueva y una piscina natural, Hamilton Pool es el rincón favorito de los vecinos de Austin para refrescarse. Forma parte de la Reserva de Balcones Canyonlands y para probar sus aguas transparentes es necesario reservar con antelación.

Big Bend National Park-  Sí es país para viejos

La historia del primer parque nacional de Texas es tan antigua como sus montañas. Según la leyenda india, después de crear la Tierra, el Gran Espíritu simplemente tiró las rocas restantes al Big Bend. ¿El resultado? Más de 320.000 hectáreas con tres ecosistemas diferentes: montañas, desiertos y ríos. A pesar de su apodo, ‘El Despoblado’, por sus caminos han pasado indios apache, conquistadores españoles, mineros y revolucionarios mexicanos. Para adentrarse en él existen varios recorridos. Uno de los más conocidos lleva al Cañón de Santa Elena, en la frontera entre México y Estados Unidos. Una impresionante formación que se levanta hasta 450 metros por encima del Río Grande.

Gorman Falls – Texas es verde

El agua de la cascada se abre paso entre rocas y vegetación en un escenario que parece de todo menos tejano. Gorman Falls, con sus casi 20 metros de alto, es la cascada más grande del Colorado Bend State Park, a dos horas de Austin. El propio parque organiza excursiones a esta joya natural. Dura unas dos horas y atraviesa dos kilómetros y medio de paisaje rocoso que termina en una cuesta descendente, muy cerca de la caída del agua. También es accesible sin guía siguiendo el Gorman Falls Trail, algo más largo. Las cascadas no son el único tesoro natural. También cuenta con más de 50 kilómetros de rutas de ‘hiking’ y para recorrer en mountain bike.

Muleshoe Bend puede recorrerse en bici o a caballo. Cuenta con varias áreas de acampada y mesas de picnic.

La flor del desierto

Cada primavera, los campos tejanos se tiñen de azul como si de la Provenza francesa se tratara. Pero no es lavanda sino ‘bluebonnet’ o altramuz, la flor oficial de Texas desde 1971. Dos de los mejores sitios para contemplarlas son Willow City Loop y Muleshoe Bend.

Sonora Caverns – Belleza interior ‘in crescendo’

El Palacio de Cristal o el Valle de Hielo son algunas de sus estancias más famosas. Tan sugerentes nombres le hacen justicia a este paraíso subterráneo a medio camino entre San Antonio y Big Bend National Park. Las cuevas fueron descubiertas a principios del siglo XX en el rancho de la familia Mayfield y se abrieron al público en 1960. Desde entonces, miles de personas han podido disfrutar de esta cueva, una de las más activas del mundo, donde más del 95% de sus formaciones siguen creciendo. Entre sus excursiones estrella, la de fotografía, que permite capturar la belleza de su interior tanto a profesionales como a aficionados.

Los más aventureros pueden contratar el ‘Discovery Challenge Tour’ de las Sonora Caverns, que incluye rápel en el Devil’s Pit.

Guadalupe River State Park – ‘Be water my friend’

El río es el gran protagonista de este parque que atrae a sus aguas a locales y turistas de San Antonio y Austin. Los cipreses de la orilla regalan sombra a los bañistas, pero también a las numerosas especies que habitan el lugar: coyotes, ciervos, mofetas y mapaches, entre otros. También existen varias rutas de trekking y actividades para los más pequeños, que pueden convertirse en ‘rangers’ por un día.

Artículos relacionados

Austin, la hija rebelde de Texas

Se define a sí misma como “una mezcla de un aire educado y un toque de bravuconería de Texas”. Austin...

Los guardianes de Virunga

El parque nacional mas antiguo de África es el hogar de más de 1.100 especies, incluidos los gorilas de montaña....

Los románticos de la escalada

La escalada libre nació en la región de la Suiza Sajona. En los picos que admiraron los pintores los escaladores...

“Un anillo para enamorarlos a todos”

Frodo y Gollum estarían de acuerdo: hay un anillo mejor que el de Sauron y está en Irlanda.