>>>Tendrás que volver a Ámsterdam en 2018

Tendrás que volver a Ámsterdam en 2018

Balancearse en el columpio más alto de Europa, dormir en el antiguo Ayuntamiento o descubrir los tesoros de los zares. Ámsterdam tiene mucho (más) que ofrecer este año.
M

ás de 60 museos, 160 canales atravesados por más de 1200 puentes, un ‘barrio Rojo’ único en el mundo… Siempre hay buenos motivos por los que visitar Ámsterdam, pero más allá de sus ‘clásicos’, este 2018 la ciudad más liberal del mundo bulle, y vuelve a ser visita obligada para aquellos que presumen de gen viajero.

Amsterdam Noord y vistas
Foto: Martijn Kort
Ámsterdam Noord, donde se cuecen las tendencias

La esperadísima quinta línea del metro de Ámsterdam se inaugurará en verano. De esta forma, el ferri dejará de ser la única vía de acceso a Ámsterdam Noord, la zona norte de la ciudad. De carácter industrial en origen, en los últimos años se ha convertido en el epicentro ‘cool’ gracias a la regeneración de espacios como el muelle NDSM. Lo que antes era un enorme astillero, hoy se ha convertido en un hervidero de artistas y restaurantes ‘hipsters’ donde destacan espacios como Pllek, construido a base de contenedores reciclados, con playa y vistas al río IJ. Otro de los iconos de la zona es el Crane Hotel Faralda, ubicado en una antigua grúa portuaria.

Columpio de la A’DAM Toren
Foto: Martijn Kort
La ciudad a 360º

Frente a la Estación Central, un ascensor sube en apenas 20 segundos hasta el mirador 360º de la A’DAM Toren. Allí, a 100 metros de altura, espera ‘Over The Edge’, el columpio más alto de Europa. Aparte de una descarga de adrenalina, ofrece vistas del centro histórico de Ámsterdam, su puerto y sus míticos canales. La torre A’DAM, de 22 plantas, se renovó en 2016 para convertirse es un espacio multifuncional que acoge restaurantes, clubs, un hotel y un museo interactivo sobre la historia de la ciudad. La guinda del pastel la pone Moon, el restaurante giratorio (planta 19) que da una vuelta completa cada hora.

EYE Filmmuseum
Foto: Marie Charlotte Pezã
El paraíso de los cinéfilos y/o amantes del diseño

Si después de subir a la torre A’DAM, aún necesitamos más estímulos visuales, a escasos pasos se encuentra el EYE Filmmuseum, el único museo de cine de los Países Bajos. Este futurista edificio blanco –con aspecto de nave espacial– abarca toda la historia cinematográfica, desde el cine mudo hasta cintas contemporáneas, y su colección cuenta con aproximadadamente 40.000 films. En sus cuatro salas se proyectan casi una veintena de películas al día. Además, cuenta con 1200 metros cuadrados de espacio para exposiciones. Desde marzo y hasta mayo se puede ver la primera muestra dedicada al Premio EYE Art & Film, que presenta el trabajo de los primeros tres ganadores. Entre junio y septiembre le toca el turno al director Alex van Warmerdam.

Típicas casas de Ámsterdam
La ruta de las ‘casitas’

Una buena forma de recorrer los edificios emblemáticos de Ámsterdam, como sus casitas estrechas e inclinadas sobre los canales, es seguir la ruta que ha ideado una auxiliar de vuelo de KLM, inspirándose en las miniaturas de casitas de cerámica azul de Delft que la aerolínea regala —desde la década de los 50— a modo de obsequio a sus pasajeros de World Business Class. Valerie Musson, autora del blog ‘DareSheGoes’, ha creado un recorrido de 13 kilómetros — unas tres horas de duración— que comienza y termina en la Estación Central. Entre sus múltiples paradas destacan la Casa de Anna Frank (casita KLM número 47), el Museo Casa de Rembrandt (casita KLM número 48), el Museo Van Loon (casita KLM número 83) y el Heinkeken Experience (casita KLM número 95).

Exposición “Maestros holandeses del Hermitage. Tesoros de los zares”
Foto: © State Hermitage Museum, St Petersburg
Los tesoros de los zares

El Museo Hermitage de Ámsterdam acoge por primera vez en su historia uno de los mayores tesoros del Hermitage de San Petersburgo: su colección de pintura holandesa del siglo XVII. La muestra “Maestros holandeses del Hermitage. Tesoros de los zares” se compone de una selección de 63 piezas de más de 50 artistas, entre ellas seis obras de Rembrandt. Fueron los monarcas rusos, especialmente Pedro el Grande, quienes compraron estas joyas artísticas. Este año vuelven a su hogar—hasta el 27 de mayo–, aunque sea temporalmente.

Pestana Amsterdam Riverside Hotel & National Monument
Foto: VILLANOVA architecten
Alojamiento cinco estrellas en un monumento nacional

¿Por qué conformarse solo con visitar monumentos pudiendo dormir en uno? El recién inaugurado Pestana Amsterdam Riverside Hotel & National Monument se ubica frente al río Ámstel, en el edificio histórico que acogió el Ayuntamiento y el Archivo de la Comunidad del Ámstel. La construcción, de estilo neorrenacentista, alberga hoy 154 habitaciones, un spa y un restaurante comandado por el prestigioso chef Peter Lute.

Se encuentra situado a solo diez minutos andando del Albert Cuyp Markt, el mercado diurno más grande de Europa. Con más de cien años de antigüedad y 260 puestos, aquí se vende casi de todo: quesos, piezas de bicicleta, ropa, joyas, flores…

Artículos relacionados

Eenmaal, prohibido ir acompañado

Este restaurante de Ámsterdam se presenta como el primer ‘one person restaurant’ del mundo. Podrás centrarte en disfrutar de la...

Ámsterdam, una capital pequeña para los más pequeños

De una plaza llena de tejados puntiagudos y sillas voladoras a un zoo de microbios. El universo de los niños...

Bucea por los museos submarinos

¿Arte bajo el mar? Lanzarote ha abierto un museo a doce metros de profundidad. En Cancún, con 500 esculturas, se...

Drácula: persona non grata

Hace unos años trató de inaugurarse en Transilvania el parque temático 'Draculaland'. El proyecto fue prohibido por el gobierno rumano,...