>>>Surf con amigas en Nicaragua
Foto: Maderas Village-Michael Libis

Surf con amigas en Nicaragua

Entre volcanes activos, ‘surf camp’ y yoga en plena selva. La costa del Pacífico en Nicaragua es el retiro de moda para mentes inquietas y aventureras.
M

ás de quince mujeres se congregan con su tabla de surf frente a los rompientes solitarios de la playa de Aposentillo, en el nordeste de Nicaragua. En esta playa las olas al chocar hacen ‘boom’, de ahí que este sea su segundo nombre. Estas mujeres forman parte del retiro Surf con Amigas, un surf camp exclusivo para público femenino con base en el norte de Nicaragua. Su fundadora, la surfista profesional Holly Beck Obermeyer, nos explica que en este campamento se busca “empoderar a las mujeres para tener éxito en áreas donde podrían haber sentido miedo, enfrentándose a las olas, galopando a caballo o subiendo y bajando por un volcán.”

La adrenalina del descenso por un volcán activo contrasta con la calma de la práctica del yoga, ambas actividades incluidas en el programa Surf con Amigas. “Aprenden que pueden hacerlo y se llevan ese sentimiento de vuelta a sus vidas reales para enfrentarse a cualquier desafío”. Actividades en los márgenes de lo cotidiano para conectar con otros viajeros y con la naturaleza de un país que todavía conserva muchas zonas vírgenes.

Mujer calle colonial Nicaragua.
León fue la antigua capital del país hasta que el gobierno la trasladó a Managua en 1858.
Foto: elaine faith/visualhunt.com

Tierra de fuego y arena

Cerro Negro, un volcán activo en el departamento de León, ofrece la experiencia del ‘sandboarding’: surfear la arena por sus faldas alcanzando una velocidad de hasta 79 kilómetros por hora. Otros volcanes como Concepción, en la isla de Ometepe, o Mombacho, en el parque natural del mismo nombre, se pueden escalar hasta su cima.

Volcanes activos, lugareños con botas de cuero entre cafetales, selvas verde esmeralda, playas sin medidas, lagos con islas dentro y ciudades de poetas. La costa este de Nicaragua, bañada por el océano Pacífico y atravesada por la carretera Panamericana, ha resurgido más allá de su fama entre mochileros y se presenta como uno de los destinos estrella de Centro América, con permiso de Costa Rica.

 

La amplia oferta de alojamientos se suceden por toda la costa y se extienden hasta el interior, donde los monos araña saltan entre ramas de las que cuelgan orquídeas y el verde nuboso de la selva sustituye al azul del mar. Aventureros y aventureras del mundo moderno acuden a estos retiros que van desde albergues, campings o cabañas hasta lodges de lujo como Nekupe Sporting Resort and Retreat, el primer complejo de montaña en el exuberante paisaje de Nandaime; o las casitas de la colonia situada en plena Selva Negra, uno de los secretos mejor guardados del país.

Mujer haciendo yoga en Maderas Village.
Las clases de yoga y respiración se incorporan en la rutina diaria para compensar el esfuerzo físico de las sesiones de surf.
Foto: Maderas Village-Emily Winiker

El carácter hospitalario y multirracial – más del setenta por ciento de la población es mestiza- vibra en las calles adoquinadas de sus dos ciudades coloniales, repletas de casas en colores pastel y puestos de frutas. Granada, donde la catedral neoclásica da paso a hoteles boutique como el moderno hotel Tribal. Y León, antigua capital y cuna del poeta Rubén Darío. Conectar con sus gentes y sus costumbres es parte del viaje y del tipo de turismo que se fomenta con el objetivo de incidir positivamente en la economía local. En Surf con Amigas incorporan en su programa un día a la semana de colaboración con la comunidad de la zona con el proyecto ‘Waves of Hope’.

Amantes del ‘surf trip’ se desplazan desde el norte hasta el sur, en Rivas. Allí la cultura del surf está presente en sus playas solitarias en las que los bosques casi llegan hasta el borde de la arena. En San Juan del Sur, un pueblo pesquero de lo más ‘instagrameable’, se encuentra playa Maderas, cuyas olas rápidas y tubulares la han convertido en un santuario para surfistas de todo el mundo. En Maderas Village, uno de los retiros más famosos de la zona, se congregan millennials con el pelo a dos colores, profesionales creativos, estudiantes, yoguis y emprendedores de exitosas startups.

Nicaragua invita a salir de la zona de confort y mezclarse con sus gentes en refugios donde el lujo es dejar de ser quien eres habitualmente y convertirte en uno más entre el resto de viajeros.

Artículos relacionados

Surfea sin olas

En el deporte extremo que te proponemos no te harán falta. Ni siquiera necesitas estar cerca del mar. Bienvenido a...

Los oasis del Sáhara americano

No todos los días encontramos agua en el desierto. El Parque Nacional de Lençóis Maranhenses se cubre de lagos durante...

Los resorts más envidiados del Algarve

Conoce el sur de Portugal más exclusivo: villas con piscina privada, restaurantes con estrella Michelin y terrazas con vistas al...

Pantelaria, el mirador siciliano de África

Isla volcánica, a caballo entre Italia y África, Pantelaria es la perla negra del Mediterráneo. Sus piscinas termales y caprichosas...