>>>Sucumbir al postureo viajero o cómo hacer la foto de vacaciones perfecta
Foto: Austin Neill/Unsplash

Sucumbir al postureo viajero o cómo hacer la foto de vacaciones perfecta

Cada día se suben a las redes sociales cerca de un millón de ‘selfies’. Ante tal avalancha de postureo fotográfico, ¿qué hay que hacer para que tu imagen sea la más exitosa?
U

na imagen abarrotada de turistas, oscura o con un ‘palo selfie’ que nos corta las caras, no va a levantar pasiones ni a provocar la envidia de nadie. Y como no todos podemos ser Beyoncé (su foto en Instagram anunciando su embarazo acumula más de siete millones de ‘Me gusta’), si pretendes convertirte en un profesional de la fotografía viajera, tendrás que tener fotos a la altura.

Lo más importante que debemos tener en cuenta para sacar todo el partido a una imagen es la luz de que disponemos. La iluminación perfecta se da al amanecer, y además, no suele haber gente que se ‘cuele’ en tu foto. En su defecto, la luz del atardecer también es muy efectiva. Si haces tus fotos en las horas centrales de un día soleado, cuidado con el contraste. Si fotografías un grupo entre el sol y la sombra, procura que a todo el mundo le dé el sol. De lo contrario, algunos desaparecerán de la imagen como por arte de magia. Tampoco hagas fotos con el sol detrás de aquello que estés fotografiando, porque saldrá a contraluz, totalmente oscuro.

Columpio en Bali
Si usas el denostado ‘palo selfie’, no seas tú mismo quien ensucie tu foto; procura que no se vea.
Foto: Jared Rice/Unsplash

Voyeurismo gastronómico

Si vas a probar platos exóticos o restaurantes gourmet, las fotografías de tu comida pueden ser una buena baza, sobre todo si las publicas a la hora de comer – cuidado, puedes ganarte enemigos-. El fenómeno ‘foodporn’ está en pleno auge. Para triunfar, cuida la imagen; elimina objetos como servilletas arrugadas o vasos a medias. Fotografía, mucho mejor desde arriba, los platos coloridos y bien presentados.

De noche es más difícil conseguir buenas fotografías, precisamente por la ausencia de luz. Pero recurrir al flash no siempre es una buena idea. Si lo que quieres fotografiar es un paisaje o un monumento, el flash estropeará la imagen. Para personas u objetos cercanos resulta útil, pero lo que haya detrás no se verá. Si usas cámaras automáticas o teléfono móvil, suelen tener un ‘modo nocturno’. Procura mantener el aparato totalmente quieto después de tirar la foto, ya que por la noche el obturador tarda más en cerrarse, y si mueves la cámara demasiado pronto, la foto saldrá desenfocada.

 

Conviene tener en cuenta la composición de la imagen y el encuadre. Eliminar todo el ‘ruido’ posible es fundamental para sacar una buena foto. Ya sean las botellas encima de la mesa, la bolsa de plástico que llevas en la mano o el turista que está sentado a tu lado en el banco, los elementos externos afearán nuestra imagen. No siempre es posible sacarlos de la foto pero, a veces, simplemente con desplazar la cámara unos centímetros o agacharse, desaparecerán.

Torre Eiffel de noche
‘Fotografía’ significa, literalmente, escribir con la luz.
Foto: Jez Timms/Unsplash

El arte de tomar fotografías también se rige por reglas matemáticas —aunque romperlas forma parte de ese arte—. Si dividimos la fotografía en tres partes iguales, tanto horizontal como verticalmente, los puntos de intersección de las líneas trazadas son los llamados centros de atención. En ellos deberíamos colocar los elementos centrales de la imagen. Sin embargo, si la fotografía contiene líneas paralelas, será mejor colocar el punto de interés en el centro. Además, la simetría tiene un enorme poder de atracción. Préstale atención en calles, vías de tren, plazas, etcétera. Las formas geométricas funcionan muy bien para obtener fotografías llamativas.

Santuario Itsukushima en Japón
La paciencia es una cualidad de los buenos fotógrafos. No dispares nada más llegar, antes prueba varias perspectivas, analiza la luz y busca el momento oportuno.
Foto: Tianshu Liu/Unsplash

Cambiar la perspectiva de las fotos tradicionales es una buena forma de conseguir imágenes originales. Juega con la cámara, levántala sobre tu cabeza, gira, túmbate… Puedes inspirarte en fotógrafos de viajes como Gary Arndt o Marianne Hope. ¿Qué tal si miramos la Torre Eiffel desde abajo? ¿O si fotografiamos Budapest reflejada en el Danubio?

Si con estos consejos no consigues fotos espectaculares, quizá el problema sea dónde las estás haciendo. Hay lugares en el mundo en los que es casi imposible no conseguir un ‘fotón’. Si estás en el Gran Cañón, en Petra, Santorini o Maldivas y no consigues una imagen en condiciones, quizá es mejor que dejes que las fotos las hagan tus compañeros de viaje.

Artículos relacionados

Los mejores lugares para tus fotos de boda

El escenario puede ser la diferencia entre una boda convencional y una extraordinaria. Seguramente ambas serán inolvidables, pero la segunda...

Bailando en las calles de La Habana

Las ciudades son sus personas. Y para el fotógrafo Omar Z. Robles, son sus bailarines. Les fotografía realizando piruetas en...

A la caza de las luces del sur

Las luces del norte parecen un fenómeno único pero sus vecinas del sur le hacen la competencia desde Australia y...

“Quería formar parte del paisaje”

El fotógrafo argentino lleva más de diez meses recorriendo el mundo con ‘Atenea’, su Royal Enfield. Ya ha pasado por...