>>>‘Sportspitality’: los hoteles se ponen en forma

‘Sportspitality’: los hoteles se ponen en forma

Ahora en los hoteles, además de dormir, se vive. La hospitalidad hotelera ha cambiado y apela a una nueva clase de huésped que busca convertir su estancia en una extensión de su estilo de vida. Cada vez nos gusta más incorporar en nuestros viajes hábitos de cuidado personal. Ya no basta con espacios lujosamente decorados, se busca un diseño capaz de ofrecer funcionalidad, lugares donde poder revitalizar el cuerpo, la mente y el espíritu sin salir del hotel. Un modelo conocido como ‘sportspitality’, en el que el gimnasio y la vida sana son el centro de la oferta de ocio.

El proyecto Vitality Room’ refleja esta tendencia. Fruto de una colaboración entre el magazine Wallpaper* y el hotel Swissôtel de Zúrich, su diseño comparte el compromiso con la sostenibilidad, el lujo y la artesanía. Una habitación serena y elegante que dispone de todo lo necesario para ayudar a sus huéspedes a mantenerse activos, comer bien, sentirse descansados y ser productivos.

Otros ejemplo de esta tendencia es la incorporación en la cadena 1 Hotel South Beach, en Miami, del gimnasio SoulCycle; la inauguración de una sala de actividades del estudio de yoga Exhale en el hotel Epic, también en Miami; o la próxima apertura para 2018 de un hotel por parte de los gimnasios de lujo Equinox, en Nueva York.

Artículos relacionados

Dime qué edad tienes y te diré cómo viajas

No se viaja igual a los 20 que a los 50. La buena noticia es que a medida que perdemos...

Las mejores suites para dos

Camas con vistas para dormir abrazados… o para no dormir en absoluto. Tú decides. Pero te garantizamos que estas son...

Alemania sobre ruedas

“El segundo es el primero de los perdedores”, decía Ayrton Senna. Y Alemania se lo toma al pie de la...

La nueva cara del Ritz

El mítico hotel Ritz de París reabre al público fiel a la obsesión por los detalles de su fundador, César...

Los planes más terroríficos para Halloween

Ponerte en la piel de un preso, caminar por un callejón lleno de fantasmas o ‘dormir’ en un hotel rodeado...