>>>Shopping après ski en la capital de los Alpes
Foto: © TVB Innsbruck / Christof Lackner

Shopping après ski en la capital de los Alpes

Esquiar a 2.000 metros de altitud e irse de rebajas no son incompatibles. En Innsbruck se pueden hacer ambas cosas en un día. Y todavía sobra tiempo para una tarta Sacher.
D

etrás de todo buen deportista, hay una buena equipación. Más cuando hablamos de deportes de invierno. Una buena tabla de snow, un abrigo calentito, unas gafas para protegerse del reflejo del sol en la nieve… Todo lo necesario para que cuando estés en lo alto de la cordillera Nordkette, a 2.000 metros de altitud, solo pienses en disfrutar del descenso. En Innsbruck, paraíso de los deportes de montaña y las aventuras al aire libre, es fácil encontrarlo.

La capital de los Alpes es también la capital de las tiendas deportivas. Cuenta con casi una veintena especializadas en deportes de invierno, pero también en ciclismo, escalada y toda clase de actividades que se puedan realizar en los encantadores paisajes que la rodean. Aquí tiene su ‘flagship store’ (tienda insignia) europea la marca Burton, con más de 40 años en el sector. No es la única. La exclusiva Bogner, experta en artículos de lujo alpino, también ha abierto en el centro de Innsbruck su establecimiento de referencia.

Kaufhaus Tyrol
El arquitecto David Chipperfield combinó elementos de arquitectura moderna con el diseño anterior de Kaufhaus Tyrol, de 1908.

Los mercados de Innsbruck

En Navidad y Pascua la ciudad tirolesa es todavía más atractiva para los amantes del ‘shopping’. Es entonces cuando aparecen los mercadillos, con souvenirs, artículos decorativos y productos tradicionales. El de Pascua se instala delante del Tejadillo de Oro. En Navidad hay varios, pero nuestros favoritos están en Maria-Theresien-Straße y en Marktplatz.

Sportler Alpin, con 2.000 metros cuadrados, presume de ser la tienda de deportes de montaña más grande del Tirol. En ella se pueden encontrar desde esquís hasta crampones, y sobre todo, asesoramiento profesional, además de una pared de escalada donde probar el equipamiento antes de comprarlo. Se encuentra en la calle Maria-Theresien-Straße, a solo dos minutos de Bogner y otras tiendas de accesorios y ropa deportiva como Oakley o Tirol Shop. Desde cualquier punto de esta calle se pueden admirar las características vistas de Innsbruck, con sus edificios barrocos de colores y los picos nevados de fondo, por lo que pasearla de arriba abajo es un ‘must’. Respira vida por los numerosos locales y turistas que acuden a sus cafés una vez terminan sus actividades montañeras. Uno de los más célebres es el cercano Café Central (Gilmstraße 5), con 125 años de historia.

 

También en Maria-Theresien-Straße se encuentran dos de las localizaciones de referencia para cualquier amante del ‘shopping’ en Innsbruck: Kaufhaus Tyrol y RathausGalerien. En 2011 el primero de ellos fue elegido “centro comercial más bonito de Europa” debido a la renovación del arquitecto David Chipperfield, quien dotó al edificio –en colaboración con Dieter Mathoi– de un aire contemporáneo, sin dejar de respetar su centenaria historia. Sus más de 50 tiendas ofrecen una “experiencia de compras de primera”, donde destaca Intersport, con una amplia selección de las mejores marcas deportivas distribuidas en casi 3.000 metros cuadrados.

RathausGalerien, por su parte, es una galería comercial revitalizada por el arquitecto francés Dominique Perrault. Cuenta con 24 tiendas y seis restaurantes. Gracias a sus techos de cristal es el lugar perfecto para refugiarse del frío sin perderse el paisaje austriaco.

Tienda de Swarovski en Innsbruck
La tienda de Swarovski cuenta con varias instalaciones artísticas, como las fotografías de ciudades iluminadas que decoran las paredes del bar.
Foto: © TVB Innsbruck / Swarovski

Los menos deportistas pueden optar por ropa de diseño y joyerías, otras de las especialidades de Innsbruck. Swarovski Kristallwelten, en el casco antiguo, es una de las más conocidas en la ciudad. Merece la pena acercarse para contemplar sus originales instalaciones artísticas, incluido un bar para disfrutar de un vino de la Bodega Norton, de Mendoza (Argentina), perteneciente a la familia Swarovski desde 1989. También destaca por su calidad la ‘flagship store’ de Muehlmann, con su ropa hecha a mano en los Alpes. Y para los más modernos, endlich* store, que agrupa a diseñadores, artistas y artesanos locales.

Mercadillo navideño en Innsbruck
El mercadillo navideño del casco histórico, frente al Tejadillo de Oro, cuenta con 70 puestos.
Foto: © TVB Innsbruck

Los que vayan a la caza de souvenirs pueden apostar por la gastronomía autóctona. En el mercado de productores de Market Hall se pueden degustar, de lunes a viernes, productos locales como el queso gris (Tiroler Graukäse) o el bacon tirolés. Tampoco fallan los dulces. Konditorei Munding y Zimt & Zucker ofrecen pasteles con forma de teja en honor al Tejadillo de Oro, uno de los símbolos de la ciudad. El café Sacher, en el Palacio Imperial de Innsbruck, también tienta con la opción de pedir su famosa tarta para llevar. Pero ésta ni te la sugerimos. Es tan irresistible que sabemos que no llegará a su destino.

Artículos relacionados

Romance en Swarovski Crystal Worlds

¿Cómo negarse a una proposición en un jardín con nubes de cristal? No decimos que el mundo mágico de la...

Las aventuras del Gigante de cristal

Un gigante da la bienvenida a las 700.000 personas que visitan anualmente el resplandeciente mundo de Swarovski en el Tirol....

Untersbergbahn o cómo surcar las nubes austríacas

Gracias a este teleférico, senderistas y viajeros alcanzan una de las zonas de recreo más transitadas de Salzburgo. De regalo,...

Las ventajas del verano austriaco

Pasear por un glaciar nevado y bañarse (sin neopreno) en un lago de aguas cristalinas. ¿Todo en el mismo lugar?...