>>>Seychelles, donde viven las musas
Foto: George Camille

Seychelles, donde viven las musas

Islas apartadas del mundo, vegetación salvaje y mercados llenos de color. Si las hijas de Zeus se encuentran en algún sitio, tiene que ser aquí.
H

asta los genios se quedan a veces sin ideas. En esos casos, lo mejor es comprar un billete a Seychelles y esperar que la inspiración aparezca entre corales y palmeras. Eso es lo que hizo Ian Fleming en 1958. El padre de James Bond viajó al archipiélago africano para escribir una de sus novelas. De sus vacaciones en el paraíso nació ‘Solo para tus ojos’, un libro de relatos protagonizado por el agente 007 y en el que también hay espacio para homenajear a las islas Seychelles. La última historia, ‘La rareza de Hildebrand’, comienza en una playa de Mahé, la isla más grande del archipiélago, y el villano protagonista, Milton Krest, lleva por apellido el nombre de la bebida que Fleming solía tomar durante su estancia.

Probablemente lo hacía en la terraza del hotel Northolme, donde se alojó durante su viaje. Situado en Victoria, en la isla de Mahé, se encuentra rodeado de bosques tropicales, muy cerca de la playa Beau Vallon. El que fuera uno de los primeros hoteles de Seychelles es ahora un ‘resort boutique’ operado por Hilton. Sus lujosas villas ofrecen tranquilidad e intimidad (perfecta para escribir novelas), además de todo tipo de comodidades, desde conexión a Internet a cestas de fruta fresca. A pesar de la renovación, hay cosas que no han cambiado. Como la playa donde el escritor británico se sentaba a ver el atardecer o el azul intenso del Índico donde situó las aventuras del famoso agente secreto.

Hilton Seychelles Northolme Resort & Spa
Todas las villas del hotel Hilton Seychelles Northolme Resort & Spa tienen vistas al océano Índico.
Foto: (c) 2017 Hilton Hotels & Resorts

La(s) milla(s) del arte en Seychelles

La mayoría de artistas que viven en Seychelles cuentan con su propia galería independiente. Se reparten entre las tres islas principales, Mahé, Praslin y La Digue, y hay tantas que es imposible verlas todas en un solo día. ¿Por cuál empezar? Por Andrew Gee, Adelaide Studio, La Comet Art Works, Nigel Henri Studio, Barbara Jenson…

Los hay como Fleming, que viajan en busca de inspiración a Seychelles. Y los hay como Michael Adams, que después de encontrarla se quedan. Llegó con su esposa Heather en 1972 y desde entonces vive (y pinta) aquí. Continúan viviendo en la misma casa de madera que compraron nada más llegar en Anse aux Poules Bleues. Allí abrieron una galería en la que expone no solo él, también sus dos hijos, Tristan y Alyssa. Los colores de Seychelles, sus plantas, sus mercados y su gente son la principal fuente de inspiración de esta familia de artistas (aunque Tristan fuera para surfero).

 

A George Camille lo que le inspira es el mar. El artista seychellense dice que el océano Índico inspira, conduce y orienta todo lo que hace. “Vivir a su lado ha resultado en que sus sonidos, olores y belleza estén siempre presentes en mi trabajo”. El mar y el cielo que ve cada mañana son reconocibles en las pinturas y grabados que expone en sus galerías.

George Camille en su estudio
El medio favorito de George Camille para expresar su arte son los grabados, aunque en su estudio de Le Rocher también pinta y diseña.
Foto: George Camille

Cuenta con tres en Seychelles: la galería George Camille, cerca del centro de Victoria (Mahé), un estudio-galería en La Digue, la isla en la que nació, y su estudio en Le Rocher (Mahé). En este último es donde “libera su genio creativo”. Con la fachada pintada de turquesa y vistas a la montaña Trois Frères, es para él “un santuario”.

Mercado en Seychelles
Muchos artistas locales plasman sus creaciones en pañuelos y fulares que luego venden al público.
Foto: Office du Tourisme des Seychelles

Camille es uno de los máximos representantes de la vibrante escena artística de Seychelles. Su trabajo ha viajado por todo el mundo en numerosas exposiciones, incluidas las dos últimas bienales de Venecia. El artista Léon Radegonde fue otro de los invitados a representar a Seychelles. Su trabajo se fija en la historia y las tradiciones de las islas, y sus obras pueden verse en la Galerie Passerose, en Praslin. Radegonde es uno de los pocos artistas de Seychelles que no cuentan con su propia galería. La mayoría han hecho de su rincón de trabajo un museo, y de las islas, un hervidero de talento accesible con solo llamar a la puerta. Una vez que entres, tal vez ya no quieras irte.

Artículos relacionados

Luna de miel en el Jardín del Edén

George y Amal, Salma y François-Henri, Kate y William… Y ahora tú y tu pareja. No hace falta tener sangre...

Hasta el fondo de Seychelles

Tiene 115 islas, pero aquí manda el océano. Sumergirse en sus aguas transparentes es la única forma de conocer Seychelles...

Naturaleza XXL en Seychelles

Tiene una de las capitales más pequeñas del mundo. Quizá por eso la Naturaleza decidió compensarle a lo grande.

Seychelles, el paraíso accesible para todos los bolsillos

¡Millonarios, abran paso! Seychelles ha dejado de ser un destino prohibitivo y da la bienvenida a los turistas de a...