>>>Seis consejos para que la tripulación te odie

Seis consejos para que la tripulación te odie

Si quieres ser el pasajero que cualquier tripulante de cabina de avión amaría, o conseguir una almohada extra, nunca te comportes así.
La función de un tripulante de cabina de pasajeros no es servir cafés. Es la de velar por la seguridad de los pasajeros. Su preparación incluye pruebas teóricas y físicas y realiza continuos cursos de actualización. La empatía y la educación son también requisitos necesarios para hacer este trabajo, con un alto componente de contacto con el público.
Si no quieres que te incluyan en la lista negra de los viajeros de cualquier aerolínea, mejor evita estos comportamientos:
Algunos viajeros no pueden esperar y llaman continuamente a las asistentes cuando necesitan algo.

Unirse al ‘Mile High Club’

Si piensas que tus torpes o exitosos intentos de unirte al club de los que han practicado sexo en el baño de un avión es lo peor que le puede pasar a una azafata, recuerda que las paredes son finas y los vuelos transoceánicos, muy largos y aburridos.

1.- Soluciona personalmente tus peleas de rodillas con otros pasajeros. No avises a las azafatas si la persona que viaja delante reclina su asiento hacia atrás o si un niño da patadas en tu espalda. La pondrás en una fea disyuntiva. Tampoco demandes a la aerolínea. No tiene la culpa. Ni crees un debate entre todos los pasajeros sobre esta práctica. El comandante puede decidir volver al origen si cree que el pasaje no está tranquilo. Mejor comenta con educación tu problema con el otro pasajero. En cambio, si eres de los que se reclinan, hazlo con suavidad y lentamente. Piensa que el otro pasajero puede tener un ordenador o una bebida en la bandeja. Lo mejor es que pidas permiso antes.
2.- Obedece las indicaciones de la azafata. Siéntate y abróchate el cinturón cuando te lo indiquen. Si el avión retrasa su despegue o se desvía a otro aeropuerto para aterrizar por tu culpa, no solo te enfrentarás a la azafata. El resto de los pasajeros tampoco serán tus mayores admiradores.
La comida de los aviones tiene fama de repetitiva y poco apetitosa.
3.- Si tienes sed o quieres una manta, espera a que un asistente pase junto a tu asiento. No llames a los tripulantes cuando están ocupados en otro lugar. No tardarán muchos minutos en acercarse.
Dormirse profundamente en un avión puede llevar a situaciones vergonzosas.
4.- A veces no es fácil encontrar espacio disponible en los maleteros superiores para guardar todo el equipaje de mano. Muchos viajeros optan por no facturar sus maletas para no tener que esperar. Los tripulantes no consiguen duplicar el espacio por arte de magia. Piensa con lógica y dale la vuelta a la maleta.
5.- Tanto si eres un viajero frecuente como ocasional, un vistazo a la carta de snacks o a la bandeja de comida que dejan sobre tu bandeja puede arrancarte un gesto de disgusto ante la falta de variedad o un aspecto poco apetitoso. Piensa en que para ellos la rutina es aún mayor.
6.- El miedo a volar en avión no es inusual. Algunas de las personas que lo sufren lo combaten con relajantes o pastillas para dormir que los sumergen en un estado de profundo sueño hasta convertirlos en lo que las azafatas llaman ‘pasajeros zombi’. Estos pasajeros duermen tan profundamente que pueden llegar a desnudarse o demostrar cualquier otro tipo de comportamiento embarazoso para la tripulación y para ellos mismos.

Artículos relacionados

Próxima parada, el futuro

¿Es un pájaro, es un avión? ¡No! Es Hyperloop, el primer tren que vuela. 1.200 kilómetros por hora: si pestañeas,...

“No puedo creer que me paguen por esto”

Jon Bowles ha unido su oficio de piloto con su pasión por la fotografía. Es consciente de que tiene “el...

El ‘sakura’ colorea Japón

Con la llegada de la primavera, Japón se convierte en una enorme nube rosa. Y parece que de tanto que...

La costa blanca de Alemania

Rügen, la mayor isla del país germánico, esconde un extenso litoral que mira al Báltico y que ha sido inspiración...