>>>Savannah, la ciudad de los fantasmas

Savannah, la ciudad de los fantasmas

Más de 80 cementerios y medio centenar de casas encantadas convierten Savannah en la capital mundial de los espíritus y los fenómenos paranormales. Aquí todos los días es Halloween.
S

i existe un paraíso para los cazafantasmas, se llama Savannah. En esta ciudad del estado de Georgia, enclavada en el profundo sur estadounidense, prácticamente cada casa tiene su propio espectro, y muchas incluso presumen de más de una leyenda de sangre sucedida en su terreno.

Su archivo histórico no es precisamente apacible. Fue centro de recepción de esclavos y escenario de cruentas batallas durante la Guerra de la Independencia; ha sufrido varios incendios que la han arrasado por completo; en 1820 padeció una epidemia de fiebre amarilla… Tanto infortunio parece justificar las decenas de almas en pena que vagan por sus calles. Un buen puñado de asesinatos misteriosos y una extensa comunidad vudú ponen la guinda del pastel a una ciudad en la que los muertos importan tanto como los vivos.

Por Savannah discurren unos 30 tours sobre tétricas leyendas y fenómenos fantasmagóricos. La mayoría son a pie y por la noche, pero algunos, como Hearse Ghost Tours, rizan el rizo y ofrecen un escalofriante (aunque divertido) paseo a bordo de un coche fúnebre. Por él ya han pasado el actor James McAvoy o el grupo Kings of Leon.

 

Cementerio Colonial Park de Savannah
Varios tours nocturnos que recorren el cementerio colonial en busca de sus ‘fantasmas’.

La ciudad más embrujada de América…

En 2003 el Instituto Estadounidense de Psicología Paranormal proclamó a Savannah “la ciudad más embrujada de América”. Jason Hawes, fundador de The Atlantic Paranormal Society y presentador del programa ‘Cazadores de fantasmas’, afirma que “Savannah está literalmente construida sobre sus muertos”.

 

El epicentro de la actividad paranormal es Colonial Park Cementery. Inaugurado en 1750, este cementerio es el hogar de más de 10.000 almas, entre ellas la de Rene Rondolier. Cuenta la leyenda que asesinó a dos jóvenes antes de acabar ahorcado y su fantasma merodea entre las lápidas o aparece colgando de las ramas de los árboles. Objeto de la rumorología son también las supuestas ceremonias vudú que se practicaban en este camposanto, o incluso los duelos al amanecer.

 

Mercer Williams House es parada habitual en la ruta fantasmagórica. Hoy convertida en museo, fue el escenario de la novela finalista al premio Pulitzer ‘Medianoche en el jardín del bien y del mal’, de John Berendt. En esta mansión de estilo italiano, junto con los muebles del siglo XVIII y la porcelana china, ‘habita’ el espectro del adinerado Jim Williams, un famoso restaurador que ofrecía ostentosas fiestas y cuyo amante fue asesinado en extrañas circunstancias.

 

 

Casa Mercer Williams
La película ‘Medianoche en el jardín del bien y del mal’, dirigida por Clint Eastwood, fue rodada en parte en la casa Mercer.
Foto: Rolf_52/Shutterstock.com

Otro escenario mítico es Davenport House, una construcción de 1820 y estilo federal. A punto de ser demolida en 1955, fue salvada (a escasas horas de su demolición) por la Fundación Histórica de Savannah en su primer acto por preservar los antiguos edificios de la ciudad. Y no cuenta con un fantasma, sino con dos. Una niña vestida de época que juega en la planta superior de la casa y un gato.

 

En el número 432 de Abercorn Street los espíritus proceden del cementerio de esclavos sobre el que se construyó el edificio. Muchos llegaron a la ciudad por un pasadizo subterráneo (Factors Walk) que recorrían aquellos que desembarcaban en el puerto e iban a ser enviados a otras partes del país. Los piratas usaban este pasaje para arrastrar hasta sus barcos a los despistados que secuestraban en las tabernas, y hoy sus espíritus acechan a los turistas.

 

 

‘The olde Pink House’ en Savannah
The Olde Pink House fue uno de los pocos edificios que sobrevivió al incendio que asoló Savannah en 1796.
Foto: Savannah Ghost City Tours

Estos corsarios acompañan también a los comensales del restaurante The Pirate’s House, dejándose ver de vez en cuando entre plato y plato. Otro fantasma goloso es el de James Habersham, antiguo propietario de The Olde Pink House, que se ahorcó en sus cocinas. Su alma vaga por el restaurante comprobando que todo esté en orden y saludando a los clientes.

 

Si cenar con fantasmas no es suficiente, los más osados pueden dormir con ellos en el hotel The Marshall House, un antiguo hospital militar por el que pulula algún que otro soldado tullido y sangrante. O en Kehoe House, con los espíritus de los niños que un día habitaban esta casa y quedaron atrapados en su chimenea. Lo de conciliar el sueño en Savannah ya es otro tema.

Artículos relacionados

Campamento de verano para yonquis tecnológicos

“Surrealista y sorprendente”. Así se define Camp Grounded, el campamento de verano para adultos con sede en Mendocino, California. Para...

‘Spring Break’ para principiantes

Mucho alcohol y poca ropa. Así es la semana más esperada del año para los universitarios americanos.

Muscle Beach: la cuna del fitness

Las playas Muscle Beach, en Estados Unidos, son los gimnasios exteriores más famosos del mundo. Culturistas como Jack LaLanne y...

The O.C. o dónde vivir después de alcanzar el sueño americano

Surf, mansiones, palmeras y el encanto californiano que has visto en tus series favoritas. California here we come!