>>>Santiago es amor a primera vista

Santiago es amor a primera vista

Hay quien necesita tiempo para conocer una ciudad, pero Santiago de Chile es un flechazo. Recorremos los principales lugares de la ciudad en dos días. Un romance a contrarreloj.
Toda historia de amor tiene un principio. El corazón de Santiago de Chile está en la Plaza de Armas. Ya lo era en la época colonial, en el siglo XVI, e incluso antes. Según cuentan los historiadores, está levantada sobre una ‘kancha’ de la época inca. Allí están los edificios más representativos de Santiago, desde la Catedral Metropolitana al Museo Histórico Nacional y el Palacio de la Moneda.
Clase de baile en el centro cultural Gabriela Mistral
Foto: GAM

Sanhattan: el barrio más neoyorquino

Así se conoce popularmente al distrito financiero de Santiago. Sus rascacielos acristalados nos trasladan por un momento a Wall Street. ¡Hasta hay un World Trade Center! Sin embargo, no es el edificio más alto. La Gran Torre de Santiago es con sus 300 metros el más alto de Latinoamérica.

A diez minutos del corazón se encuentra su estómago. El Mercado Central fue declarado Monumento Nacional por su singular estructura metálica, pero también debería serlo por sus delicias gastronómicas. Por ejemplo, un buen caldillo de congrio y almejas machas a la parmesana.
Una vez con el estómago lleno, se puede acceder en bicicleta al Parque Forestal aprovechando la zona sin coches. Allí puedes visitar el Museo de Bellas Artes o el Centro Cultural Gabriela Mistral. No muy lejos se encuentra el recién inaugurado Museo Violeta Parra. La entrada es gratuita hasta el 31 de diciembre. El Museo rinde homenaje a la primera artista chilena que expuso su obra en el Louvre de París.
Los helados de Emporio La Rosa se disfrutan mejor sentados
Foto: Emporio La Rosa
Después de sumergirse en el lado más cultural de la metrópolis, hay que descubrir los famosos helados de Emporio La Rosa. Conseguir sabores como el chocolate a la pimienta o los pétalos de rosa también es un arte. Al lado, el Barrio Lastarria es uno de los más visitados debido a la cantidad de teatros, cines y restaurantes que reúne. También son imprescindibles sus tiendas de diseño, donde encontrar auténticas joyas como las que hacen en Ají. Perderse allí es toda una aventura, sobre todo en domingo, cuando se llena de anticuarios.
Patio Bellavista por la noche
Foto: Patio Bellavista
Y antes de cenar, picotea algo en The Clinic Bar, en la calle Monjitas. Vale la pena solo por su divertida carta, con dibujos satíricos sobre políticos chilenos. El Patio Bellavista es un punto de encuentro para la juventud de Santiago con infinidad de opciones para comer. Un buen plan puede ser tomarse un sándwich en Ciudad Vieja y terminar de ‘carrete’ (fiesta) con ‘piscolas’ en alguno de los bares abiertos alrededor del patio.
En Santiago, los clubs no cierran hasta bien entrada la madrugada y la mejor forma para recargar pilas al día siguiente es con un ‘brunch’. Sabe mucho mejor en una terraza con vistas a la ciudad y las cordilleras que la rodean, como Tramonto Bar & Terrace. Después, puedes ir de compras al más puro estilo ‘Pretty Woman’ porque la Avenida Vitacura, a solo unos metros, es conocida como el “Rodeo Drive de Santiago”. Acércate al cruce con Alonso de Córdova para descubrir sus boutiques y zapaterías.
Volvemos al centro para subir al mirador del Cerro San Cristóbal, en el Parque Metropolitano. Una última parada cultural antes de beber los conocidos terremotos de La Piojera es La Chascona, residencia-museo del poeta Pablo Neruda. Porque para despedirse de Santiago nos hacen falta más de ‘Veinte poemas de amor y una canción desesperada’.

Artículos relacionados

Los mil metros más brillantes del mundo

Si cada diamante vendido en cualquier parte del planeta ha realizado una visita a Amberes, ¿por qué no seguir su...

Bailando en las calles de La Habana

Las ciudades son sus personas. Y para el fotógrafo Omar Z. Robles, son sus bailarines. Les fotografía realizando piruetas en...

En bici a los años 30

Sabe a vino, suena Edith Piaf y el viento del sur nos da en la cara. Estamos en Francia, eso...

El festival de los ricos y famosos

Entre las palmeras y las colinas de la ciudad de Indio, a unos 200 kilómetros al este de California, se...