>>>‘Road trip’ por el techo del mundo
Foto: himalayajourney.com

‘Road trip’ por el techo del mundo

Para recorrer juntos la carretera de la Amistad hace falta ser mucho más que amigos. Une la capital del Tíbet con Katmandú y su altura media es de 4.000 metros.
A
traviesa el Himalaya pasando junto al monte más famoso del mundo: el Qomolangma, aunque seguramente conozcas su otro nombre, Everest. Esta autopista hacia el cielo es una de las carreteras más elevadas del mundo, con pasos de más de 5.200 metros. En los cinco días que suele durar el recorrido en coche, 26 en bicicleta, la carretera de la Amistad hace honor a su nombre y estrecha lazos entre quienes la conquistan. El viaje tiene algo de místico, y por remoto y solitario que sea el camino, ‘you’ll never ride alone’.
Barkhor es el principal barrio de Lhasa. Está compuesto por pequeñas calles llenas de puestos callejeros y la plaza de Jokhang, donde se encuentra el templo.
Foto: http://himalayajourney.com/

Una parada obligatoria

La carretera de la Amistad conecta con el camino que lleva al campamento base del Everest en su cara norte. Allí está el paso Geu La. Sus 5.100 metros tienen un premio ‘a la altura’: una panorámica de cinco ‘ochomiles’, entre ellos, el más alto del mundo, el Everest.

Está formada por dos vías, la 318 en el Tíbet y Arniko Rajmarg una vez en Nepal. En total, unos 900 kilómetros de paisajes y naturaleza. La ruta comienza en Lhasa, la antigua ‘ciudad prohibida’, llamada así porque hasta los años sesenta los extranjeros tenían acceso restringido. Los tres días de periodo de adaptación que requieren sus 3.650 metros de altura son la oportunidad perfecta para explorar la zona. Aquí está la última residencia del Dalai Lama, el Palacio de Potala. Sus trece pisos parecen incrustarse en la montaña, dando lugar a un imponente edificio bicolor formado por los Palacios Blanco y Rojo. Es Patrimonio de la Humanidad junto con el Palacio de Norbulingka y el templo de Jokhang. Alrededor de este último tiene lugar la ‘kora’, en la que cada día miles de personas caminan en círculos mientras rezan y cantan sus plegarias. El olor a velas de mantequilla de yak lo impregna todo.
La arquitectura tibetana se despliega por todo el camino en forma de templos y monasterios como el Kumbum de Gyangtse, primera parada después de Lhasa. Sus 108 capillas están decoradas con pinturas de Buda y guarda más de 3.000 estatuas. Se le conoce como ‘estupa de los innumerables Budas’. Para llegar, hay que atravesar valles y pasos de montaña. Ellos también forman parte de la arquitectura ancestral del Tíbet. El primer paso, Kamba La, tiene 4.794 metros y las mejores vistas del Lago Yamzho Yumco, ‘lago jade’ para los tibetanos, aunque en realidad refleje todas las tonalidades, del azul marino al turquesa. El paso más alto es Gyatso La (5.248 metros). Desde allí, los picos nevados de los ‘ochomiles’ parecen estar un poco más cerca.
Los tibetanos se han adaptado a vivir a más de 4.000 metros de altitud. Según la revista Nature, es gracias a la genética de sus antepasados.
Foto: himalayajourney.com
El serpenteante camino, arriba y abajo del Himalaya, está salpicado por pequeñas aldeas donde se imponen las costumbres tibetanas. Shigatse es la segunda ciudad más importante. En ella está el monasterio Tashilhunpo, donde vivía el Panchen Lama, segunda figura del budismo por detrás del Dalai Lama. Mucho más pequeño es el monasterio de Rongphu, el más elevado del mundo a 5.030 metros. Por él pasan los escaladores en su camino al campamento base del Everest.
El monasterio de Rongphu ofrece más de 100 camas y comida a los viajeros
Foto: himalayajourney.com
Nepal aparece al otro lado del puente de la Amistad. 115 kilómetros separan la frontera de la capital nepalí, Katmandú. Aún quedan rincones por conocer, como la ciudad medieval de Bhaktapur, pero el destino final se acerca. ‘Namaste maro sathi’, adiós amigo.

Artículos relacionados

Lalibela: la Jerusalén etíope

En las montañas de Lasta se esconde la ciudad monástica de Lalibela, cuyos templos fueron esculpidos en la roca volcánica...

“Pakistán es el lugar más espectacular donde he volado”

Ha surcado los cielos de más de 40 países en parapente y ha sido el primero en hacerlo durante una...

El fin del mundo está en Tasmania

Three Capes Track abrió al público con la promesa de “encender los sentidos”. La ruta de senderismo más esperada por...

Un safari dentro del cráter

Visto desde arriba, parece la huella de un enorme meteorito que se hubiera estrellado contra la Tierra. Pero en lugar...