>>>Río de Janeiro a 360 grados

Río de Janeiro a 360 grados

Tres horas te separan de las mejores vistas de la capital del Carnaval brasileño. Es lo que dura el ascenso a Pedra da Gávea.
Si por algo es famosa la gran roca conocida como Pedra da Gávea en el Parque Nacional de la Tijuca es por su posición privilegiada: se ve Río desde todos sus ángulos. Su nombre fue escogido por los exploradores portugueses que alcanzaron su falda en 1502. Gávea, que significa “nido de cuervo”, es como se llama en portugués el puesto del vigía en lo alto del palo mayor de los barcos.
Para subir a este “nido de cuervo” no hace falta saber volar… pero casi. Tiene una altura de 842 metros sobre el nivel del mar, casi tres veces la de la Torre Eiffel. La dificultad de alcanzar la cima de este monolito de gneis y granito no es solo una cuestión de altura. El ascenso discurre por senderos empinados y rocas resbaladizas. Algunos tramos, como el de Carrasqueira, requieren incluso equipamiento de montaña. Se trata del mayor desafío de la ascensión: una pared casi vertical de 30 metros en la que es imprescindible, además de cuerdas y calzado especializado, ir acompañado de un guía experimentado.
Vistas de Río de Janeiro desde Pedra da Gávea
RiodeJaneiro_Photography

La alternativa fácil

Si uno no se siente preparado físicamente para afrontar el desafío de subir a Pedra da Gávea puede optar por ascender a Pedra Bonita, su hermana pequeña. El camino es más fácil y lleva menos de una hora coronar su cima.

No sólo los entusiastas del senderismo y el ‘trekking’ se ven seducidos por el monolito a orillas del mar más grande del mundo. Arqueólogos y curiosos también han sucumbido a la enigmática fuerza de Pedra da Gávea. La erosión causada por su cercanía al océano y la exposición al viento han generado formas sinuosas que recuerdan un rostro humano conocido como Cabeça do Imperador, “cabeza del emperador”. Un halo de misterio rodea a este emperador de piedra.
Una leyenda afirma que fue obra de la antigua civilización fenicia, concretamente del rey Bazdir. Por ello, se la conoce como “la esfinge de Brasil”. También se ha dicho que su origen es extraterrestre e incluso que existe un portal a otra dimensión entre sus grietas.
Cabeça do Imperador
Ya sea por curiosidad hacia lo natural o hacia lo sobrenatural, subir a lo alto de Pedra da Gávea atrae a viajeros de todo el mundo. Una vez coronas la cima no hay nada que te impida disfrutar de la belleza que envuelve a Río de Janeiro: el Corcovado, Pão de Açúcar y Floresta da Tijuca bajo tus pies, y al otro lado, el océano Atlántico. Si acaso, pensar en el descenso.
El Bondinho o teleférico del Pan de Azúcar
AnaMigliari

Artículos relacionados

Rock in Rio vuelve a lo grande

La Ciudad del Rock abre de nuevo sus puertas del 15 al 24 de septiembre. Más de 100 artistas, cuatro...

Río 2016 calienta motores

El evento deportivo del año aterriza en América del Sur por primera vez. La ciudad brasileña se prepara para encender...

La madre de las aguas

Seis países, 4.000 años de historia y hogar de 60 millones de personas. El Mekong discurre por tierras repletas de...

Phang Nga, la bahía de los secretos

De los agentes secretos, concretamente. Nos sumergimos en la bahía de Phang Nga, un territorio virgen y salvaje al que...