Madrid

Historia de dos ciudades

Es puro capricho. “Insolente e ideal”, dice Almodóvar. A veces se pone cosmopolita y otras se deja llevar por la tradición. La capital de España tiene mil caras y enseña las que le da la gana, ¿por qué? Porque puede.
M

adrid es la ciudad más española de todas, la más agradable para vivir, la de la gente más simpática, y, un mes con otro, la de mejor clima del mundo”. Lo escribió Hemingway, quien prefería que le llamaran Ernesto cuando visitaba la capital. Hace más de 50 años que el premio Nobel pisó Madrid por última vez, pero hay algo que no cambia para los que lo visitamos hoy. Su espíritu grita que aunque acabes de llegar nunca te tratará como a un forastero.

Cuatro Torres Bussiness Area

Aunque acabes de llegar, Madrid nunca te tratará como a un forastero.

Antonio nació en Andalucía pero parece que lleva toda la vida domando el tráfico madrileño desde su taxi. Me regala una anécdota histórica sobre la Plaza Mayor, corazón de la dinastía de los Austrias: ha contado diez nombres desde que se construyera en 1617. Me recomienda perderme por el Barrio de las Letras, símbolo del Siglo de Oro español, pero me da una dirección imprescindible. El número 2 de la Calle Cervantes, donde vivió y murió el autor de ‘El Quijote’.

Goya y Velázquez son los niños mimados del Museo del Prado, poseedor de la colección de arte español más importante del mundo. Sus estatuas de bronce vigilan muy de cerca ‘Las meninas’ y ‘Los fusilamientos’. A su espalda, casi oculta, se alza una iglesia gótica pegada a un moderno cubo de ladrillo rojo que alberga un claustro en su interior. Es la ampliación del museo del arquitecto Rafael Moneo, quien decidió que pasado y presente debían convivir en serena armonía.
“¿No tienen aquí el Guernica?” pregunta una mujer delante de ‘Las tres gracias’ de Rubens. Frío, frío… La obra más universal de Pablo Picasso y su alegato contra la guerra es la joya de la corona del Museo Reina Sofía, a día de hoy la pinacoteca más visitada de España.

Donde apunta la moda

Del Soho madrileño hablan las guías de viaje cuando se refieren a Chueca. La terraza del hotel Room Mate Oscar al lado de Gran Vía, el mercado de abastos orgánico El Huerto de Lucas y el obrador ecológico La Magdalena de Proust son tres motivos suficientes para que nadie ose disputarle el trono de barrio más cosmopolita.

“El arte no es casto” decía precisamente Picasso. La arquitectura tampoco. El Edificio Nouvel fue diseñado para la ampliación del Reina Sofía por el arquitecto francés Jean Nouvel y su enorme cubierta tiñe de rojo brillante el techo de Madrid.

New York Times definió Matadero como “el más innovador y alternativo espacio para el arte de Madrid: artes escénicas, cine, música, diseño, arquitectura o urbanismo, todo cabe en este antiguo matadero industrial y mercado de ganado reconvertido en un laboratorio de creación alternativo.

Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía

No le hace falta a Madrid vestirse con un ‘skyline’ como el de Nueva York o Hong Kong, ni proyectar rascacielos que rozan la megalomanía. Un vistazo desde la azotea panorámica del Círculo de Bellas Artes basta para apreciar que huye de arquitectura ensayada al milímetro y presume de una caótica, pero resultona combinación de viejo y nuevo.

Mercado de San Idelfonso

Antigua y moderna, amable y canalla. “Solo en Madrid se encuentra la esencia”, decía Hemingway.

Eso se nota en Malasaña. Calles estrechas repletas de pantalones pitillo y gafas de pasta. Aquí alternan espacios modernos y multifuncionales como KikeKeller, tienda de diseño de día, bar de copas de noche, junto a viejas glorias, tabernas de servilleta de papel. Es el resultado de la gentrificación, un fenómeno de regeneración urbana que le ha llevado a revalorizarse y a ostentar en los últimos años el título oficial de barrio ‘hipster’ de la ciudad.

Casto Herrezuelo lleva 60 años tras la barra de El Palentino y ha visto desfilar por su bar a la fauna más variopinta de Madrid. Aun así se sigue asombrando cuando ve que la cola para entrar da la vuelta en la esquina. Es uno de esos bares de toda la vida, con fluorescentes en el techo y máquina tragaperras. Toda una leyenda en el barrio.

La belleza está en el exterior

15.000 plantas repartidas en 460 metros cuadrados y 24 metros de altura. Es el pulmón urbano en forma de jardín vertical diseñado por el botánico Patrick Blanc para la fachada del centro cultural CaixaForum Madrid, uno de los pocos edificios industriales que se conservan en Madrid.

Barbería Malayerba

En las entrañas de Malasaña, en la Plaza del 2 de Mayo, Malayerba retoma la tradición de las barberías antiguas, donde los hombres iban a cortarse el pelo, afeitarse y a ‘arreglar el mundo’. Su decoración es obra de Guillermo García-Hoz quien consigue transportarte de golpe a los años 50. Ver cómo le recortan la barba a un veinteañero que no suelta el iPhone es lo que te devuelve al presente.

Aristocracia y burguesía, camisa y corbata, perlas y bolsos que no entienden de crisis mundiales… El barrio de Salamanca pone nombre a la ‘zona bien’ de Madrid y alberga la calle más cara de España: Serrano. Con un trazado de escuadra y cartabón, muy diferente al resto de la ciudad, concentra las marcas de lujo alrededor de las calles Ortega y Gasset, Claudio Coello y Serrano. Más íntimo es el callejón de Jorge Juan, lleno de pequeñas boutiques y parada obligatoria para cualquier amante del shopping.
Il Tavolo Verde, la cafetería orgánica y ‘antic market’ que regentan Martina y Leo es perfecta para darse un respiro. Aquí es posible tomarse un café entre muebles del XVIII y pedir un sofá con capitoné Napoleón III para llevar.

Antigua y moderna, amable y canalla. “Solo en Madrid se encuentra la esencia”, decía Hemingway. Está en esa dualidad. Y si no se encuentra a la primera, habrá que regresar a buscarla.

Direcciones útiles
Paseo del Prado, s/n
Plaza de Legazpi, 8
Calle Corredera Baja de San Pablo, 17
El Palentino
Calle del Pez, 8
Plaza Dos de Mayo, 3
Calle Villalar, 6
Plaza de Pedro Zerolo, 12
C/ San Lucas, 13
Calle de Regueros, 8
Paseo del Prado, 36
Making of
Otros Passengers 6A
Federico Sánchez
Arquitecto
“El hombre no existe desnudo”
Leer entrevista >
Virgilio Martínez
Chef y empresario
“A Lima hay que comérsela entera”
Leer entrevista >
Gaggan Anand
Chef del restaurante Gaggan
“Yo no elegí Bangkok, fue el destino”
Leer entrevista >