Jerusalén

La Ciudad Joven

Por muchos milenios de historia que cargue a sus espaldas, Jerusalén va camino de rejuvenecer. Lo hace entre cafés de aire ‘hipster’, mercados con productos orgánicos y museos de diseño.
D

esde la azotea del Mamilla Hotel se distinguen perfectamente la puerta de Jaffa, la Torre de David y las murallas que rodean la Ciudad Vieja de Jerusalén Este. Monumentos, algunos con miles de años de historia, que pueden observarse mientras se disfruta de un tartar de pescado con carpaccio de berenjena o un risotto de setas con trufa desde los sofás de mimbre de su ‘rooftop’. Los contrastes continúan en el mercado de Mahane Yehuda, donde los vendedores de fruta y especias conviven con pubs de cerveza artesanal y tiendas de diseño. Así nos recibe una ciudad que alterna lo nuevo y lo viejo, la moda y la tradición. La historia y el futuro.

Ciudad Vieja de Jerusalén.

La antigua estación de trenes quedó deshabitada cuando trasladaron el servicio a Malha.

The First Station es uno de los lugares que mejor representa esta tendencia. La antigua estación de trenes quedó deshabitada cuando trasladaron el servicio a Malha, en la zona sur. Seis años y algunas reformas después, la que fuera la primera estación de trenes de Jerusalén en 1892, volvió a convertirse en uno de los lugares con más movimiento de la ciudad. Aprovechando la arquitectura del edificio original y los amplios espacios que lo rodean, surgió un centro comercial exterior con tiendas, restaurantes y ocio para toda la familia. Su agenda cultural incluye festivales, talleres para los más pequeños, actividades deportivas como zumba o acroyoga y actuaciones de distintas disciplinas artísticas. De domingo a viernes acoge un mercado de diseño donde los artistas locales ponen a la venta sus mejores creaciones. Estas piezas comparten espacio con el mercado de productores los jueves y viernes. The First Station se llena entonces de colores y olores diferentes, y uno no puede evitar dejarse tentar por sus panes caseros, quesos artesanos y frutas orgánicas.

Puesto del mercado Mahane Yehuda.

La conexión de The First Station con el pasado también se hace presente –y literal– mediante un ‘shuttle’ gratuito que transporta a los visitantes desde la plaza de la estación hasta la Ciudad Vieja. Pero antes de regresar conviene conocer otras partes de Jerusalén y dar un paseo por algunos de sus barrios más emblemáticos. El más atractivo es la Colonia Alemana, comparada a menudo con Tel Aviv por sus locales modernos y su atmósfera cosmopolita. La avenida Emek Refaim es el corazón del vecindario, con boutiques, joyerías y cafés como The Coffee Mill. Este local con aires neoyorquinos –de sus paredes cuelgan varias portadas de la revista The New Yorker– tiene más de 50 variedades de café, además de batidos de fruta, repostería casera y bocadillos vegetarianos.

Turismo gastronómico

El mercado Mahane Yehuda es uno de los símbolos de Jerusalén Oeste y atrae a los visitantes tanto como la Explanada de las Mezquitas o el Muro de las Lamentaciones. En el ‘Shuk’, como se le conoce coloquialmente en hebreo, se puede encontrar prácticamente de todo, desde fruta fresca hasta dátiles y repostería, pasando por restaurantes mexicanos y bares alternativos. Una deliciosa manera de conocer a fondo sus puestos es mediante un tour guiado. Se puede escoger entre el clásico, que recorre las calles del mercado repasando su historia y saboreando los productos más típicos, o los temáticos, como el de quesos y vino, grafitis y vida nocturna o repostería.

El cercano barrio residencial de Baka también esconde sorpresas como Kalo Café o el Train Track Park (parque HaMesila), un sendero de siete kilómetros que aprovecha el recorrido de las viejas vías del tren para construir una pasarela con un concepto parecido al del High Line en Manhattan. Los locales utilizan este parque urbano para pasear y practicar deporte –junto a él transcurre un moderno carril bici–, o simplemente para desconectar del bullicio de las calles de la Ciudad Santa.

 

Entrada al Santo Sepulcro.

Los museos también pueden convertirse en un refugio. El arte y la historia se mezclan en el Museo de Israel, la institución cultural más grande de la ciudad. Cuenta con una importante colección de objetos religiosos y tesoros arqueológicos (incluidos los manuscritos bíblicos más antiguos del mundo), pero también obras de Picasso y de Rodin, además de otros artistas contemporáneos. Un paseo por el Jerusalén más moderno nos lleva a otros museos y galerías como The Hansen House Center for Design, Media and Technology, que además de albergar exposiciones, dispone de un cine y un laboratorio artístico. Desde 2011 es la sede de la Semana del Diseño de Jerusalén, el evento anual más importante en este ámbito, aunque según ha ido creciendo ha ampliado también el número de localizaciones. Una de ellas, Beit Alliance es otro de los laboratorios de creación cultural más prolíferos de la ciudad. Está situado en las cercanías del mercado Mahane Yehuda y su apertura consagró la inquietud de Jerusalén por seguir desarrollándose e innovando en el plano artístico.

En el mercado Mahane Yehuda se venden todo tipo de especias.

Desde 2011, The Hansen House Center es la sede de la Semana del Diseño de Jerusalén.

La noche en Jerusalén también es joven, y aunque quizá le quede mucho que aprender de destinos como Madrid o Berlín, empieza a hacerse notar con propuestas como HaMazkeka, un local ‘underground’ donde nacen las últimas tendencias, o Yellow Submarine, el emblema musical de la ciudad, que incluye estudio de grabación, sala de conciertos y locales de ensayo para músicos principiantes o veteranos. En el centro, la vida nocturna tiene nombre propio y coincide con el del protagonista de la novela más famosa de F. Scott Fitzgerald. Gatsby Cocktail Room es una famosa coctelería ambientada en los años 20. Porque una cosa es mirar al futuro y rejuvenecer la ciudad y otra renunciar al glamour de los viejos tiempos.

Salas de música en directo y coctelerías animan la vida nocturna de la ciudad

Direcciones útilesCompartir

Shlomo ha-Melekh St 11
David Remez St 4
Emek Refa'im St 23
Beit Lehem Rd 31
Gdalyahu Alon St 14
Ki'akh St 5
Derech Ruppin
Agrippas St 117
Shoshan St 3
Ha-Rekhavim St 13
Otros Passengers 6A
Federico Sánchez
Arquitecto
“El hombre no existe desnudo”
Leer entrevista >
Virgilio Martínez
Chef y empresario
“A Lima hay que comérsela entera”
Leer entrevista >
Gaggan Anand
Chef del restaurante Gaggan
“Yo no elegí Bangkok, fue el destino”
Leer entrevista >