>>>El rally más largo del mundo o cómo perderse en Mongolia

El rally más largo del mundo o cómo perderse en Mongolia

Las reglas del Mongol Rally son simples: Uno: conduce un coche pequeño que no supere los 125 cc. Dos: estás por tu cuenta, no hay apoyo de la organización. Tres: dona 1.000 libras a alguna ONG.

Bajo estas tres premisas se inicia el rally terrestre más largo del mundo. Casi 15.000 kilómetros de recorrido con salida desde Reino Unido y meta en Siberia, en la ciudad de Ulán-Udé. Aquí no gana el que primero llega, el triunfo es llegar. Toda una proeza si tenemos en cuenta que no hay respaldo por parte de los organizadores, ni soportes a lo largo del recorrido, ni una ruta definida.

Esta carrera de ‘autos locos’ que atraviesa Mongolia, dio comienzo en 2004 con la participación de solo seis equipos y en sus últimas ediciones superó los 500. No apto para todos los públicos ni bolsillos, la filosofía de Mongol Rally es divertirse, esperar lo inesperado, agudizar el ingenio, descubrir lugares increíbles, mezclarse con las comunidades y ayudar a los más necesitados. The Adventurists , organizadores del rally, que este año se inicia el 16 de julio, se ocupan de montar los dos grandes encuentros de los participantes, en la ciudad de salida y llegada, y de subastar los vehículos una vez termina la carrera. Todo el dinero recaudado se dona a ONGs.

“No pases demasiado tiempo planificando tu ruta o revisando mapas y guías, averigua qué hay cuando llegues”, aconsejan desde la organización. Este desafío de improvisar el recorrido ha llevado en pasadas ediciones a los equipos a desviarse por Irán y Pakistán, o llegar hasta el Círculo Polar Ártico. En Mongolia, literalmente, no hay nada urbanizado a excepción de la capital, Ulán Bator. Atravesar su interminable estepa, poblada por nómadas, y dormir en un ‘ger’, las casas móviles típicas, será, como mínimo, una parte de esta aventura, que invita a perderse para volver a encontrarse. Elige vehículo, coge gasolina y tira los mapas. Y ten presente: “Si nada ha ido mal, es que todo ha ido mal”. Ese es el espíritu de la carrera.

Artículos relacionados

Lalibela: la Jerusalén etíope

En las montañas de Lasta se esconde la ciudad monástica de Lalibela, cuyos templos fueron esculpidos en la roca volcánica...

La ola más temida del mundo

Entrar en el tubo de Teahupoo es un sueño para cualquier surfista. Salir erguido de esta ola tahitiana ya es...

Un desierto no apto para hipertensos

No seas soso y saca tu cámara de fotos: hay mil maneras de retratar el Salar de Uyuni, el desierto...

Río 2016 calienta motores

El evento deportivo del año aterriza en América del Sur por primera vez. La ciudad brasileña se prepara para encender...

La última playa desierta

La isla paradisíaca de Phi Phi Leh parece el decorado de una película, pero es real: es posible pisar sus...

Coober Pedy: vivir bajo tierra

Después de que los ‘forty-niners’ arrasaran las ‘doradas’ tierras de California, el ‘outback’ australiano desató otra fiebre más silenciosa, la...