>>>Queremos ser amigos de Richard Branson. Y tú también

Queremos ser amigos de Richard Branson. Y tú también

Un resort en una isla caribeña, un safari de lujo, esquí en los Alpes... A todos los viajes que sueñas te puede invitar la misma persona: Sir Richard Branson.
N

o queremos a nuestros amigos por lo que tienen, si no por lo que son. Pero si además poseen una isla privada para pasar las vacaciones, mejor que mejor. Para eso, el BFF (‘best friend forever’) que cualquiera, incluido el matrimonio Obama, puede tener en el mundo es Richard Branson. ¿Tienes muy claras las vacaciones de tus sueños? Este emprendedor, aventurero y millonario podrá invitarte, sea lo que sea. ¿Un paseo en globo? Claro, tiene una empresa de globos aerostáticos. ¿Un baño en el Caribe? Por supuesto, tiene varias islas privadas en las Islas Vírgenes Británicas. ¿Volar al espacio? Tiempo al tiempo, también está en ello. Y es difícil que se resista a hacer un favor a un amigo, ya que como él mismo confiesa: “Mi mayor debilidad en la vida es no saber decir no”.

Llegar al destino no será un problema. Branson, cuya fortuna es de 5.000 millones de dólares, es dueño de varias aerolíneas, dos compañías ferroviarias y una empresa de coches de competición. Y este 2017 flotará su propia línea de cruceros. Todas estas empresas se agrupan dentro de su imperio, Virgin. Pero Branson no se preocupa (solo) por el dinero o los negocios. Es muy aficionado a los deportes de aventura, lo que le ha llevado a atravesar el Atlántico en yate y dar la vuelta al mundo en globo.

Hay que tener amigos hasta en el espacio

Parece que la Tierra se le queda pequeña al empresario y ha decidido apostar por el turismo espacial. Su objetivo con Virgin Galactic es democratizar el acceso al universo, aunque de momento no para todos. Un asiento para viajar al espacio cuesta 250.000 dólares.

Dentro de Virgin hay varias cadenas hoteleras, aunque puestos a elegir, sus amigos seguramente se quedarán con los destinos de ‘Virgin Limited Edition’. Son hoteles ecológicos y de alto standing, enclavados en algunos de los paisajes más fascinantes del planeta. El más reciente es Son Bunyola, con tres villas privadas, asomadas al Mediterráneo, en la costa norte de la isla española de Mallorca.

 

Desde el lujoso campamento Mahali Mzuri, en la reserva natural de Masái Mara (Kenia), se puede presenciar un espectáculo natural único: la gran migración anual de millones de animales. En Sudáfrica, Branson tiene su propia reserva, Ulusaba, -dentro de la reserva Sabi Sand-, por la que se puede realizar un safari y después descansar en uno de sus dos hoteles. Y sin salir de Sudáfrica, los amigos del millonario británico se pueden dejar caer por Mont Rochelle, su resort en el pequeño pueblo de Franschhoek, a 75 kilómetros de Ciudad del Cabo, dedicado al buen vino y a la comida gourmet.

 

Terraza de una de las villas de Son Bunyola
En uno de sus viajes en globo, Branson se enamoró del lugar donde después construyó Kasbah Tamadot.

Es posible seguir dando la vuelta el mundo de la mano de Richard Branson. El lujo y el exotismo marroquí se llama Kasbah Tamadot. Escondido en la Cordillera del Atlas este hotel ofrece, entre otros muchos servicios, cine al aire libre bajo las estrellas. También en las montañas, pero en las de los Alpes suizos, tiene un refugio para esquiadores. No hay mejor plan tras un día de esquí que sumergirse en el jacuzzi de The Lodge y degustar una cena tres estrellas Michelin.

 

Y si tu idea de vacaciones perfectas es tomar el sol en una playa paradisiaca también te lo puede ofrecer. Por Necker Island, un eco-resort de lujo, han pasado algunos de sus grandes amigos, como Kate Moss o Mick Jagger. Branson vive en la vecina Moskito Island, que es privada y a la que sólo acuden los más íntimos. Allí fue donde descansaron los Obama en enero de este año tras despedirse de la presidencia de EEUU.

Cena en plena sabana en el Mahali Mzuri
El campamento de safari de Mahali Mzuri está compuesto por 12 lujosas tiendas de campaña.

Si tienes la suerte de ser su amigo, no tendrás que preocuparte por tus vacaciones nunca más. Y si no, solo queda hacer fortuna como él. Su consejo: para hacerte millonario empieza con mil millones, y luego monta una aerolínea.

Artículos relacionados

Vivir como un rey en Rajastán

Salones tapizados, trofeos de caza y camas con dosel. Los maharajás han transformado sus palacios en hoteles de lujo que...

Los mil metros más brillantes del mundo

Si cada diamante vendido en cualquier parte del planeta ha realizado una visita a Amberes, ¿por qué no seguir su...

La mejor fiesta de la Tierra

Una vez al año, en mitad del desierto sudafricano, se monta una ciudad efímera dedicada al arte en la que...

Whitehaven beach: la playa ‘eco-friendly’

Si las playas se puntuaran como los hoteles, Whitehaven Beach sería de cinco estrellas.