>>>Queenstown, capital de la adrenalina

Queenstown, capital de la adrenalina

En esta ciudad de Nueva Zelanda está prohibido aburrirse. La oferta de deportes extremos y de aventura no lo permite. Nos lanzamos a explorar el lugar que dio a conocer el ‘bungy jumping’.
E

scalada, esquí parapente, ‘bungy jumping’, salto con paracaídas, enduro, ‘jet boat’, ‘wakeboarding’… Las posibilidades de poner a prueba tu adrenalina en Queenstown son ilimitadas. Podría haber sido otra tranquila ciudad de la isla sur de Nueva Zelanda, pero su orografía –rodeada de montañas y a orillas del lago Wakatipu– la convierten en un inmenso complejo para la práctica de deportes extremos. Por algo la ciudad se conoce como “The Adventure Capital of the World”.

Verano (de diciembre a febrero) e invierno (de junio a septiembre) son las estaciones consideradas como temporada alta en Queenstown; mientras que primavera y otoño son épocas más tranquilas también en cuanto al número de turistas.

Con la llegada del buen tiempo, las opciones de explorar la zona se disparan. Volar en parapente o ala delta y tirarse en paracaídas son algunas de las actividades más populares entre quienes visitan Queenstown. Ver el Wakatipu desde lo alto es una experiencia inolvidable.

 

‘Bungy jumping’ sobre el río Kawarau.
En el ‘bungy’ del río Kawarau puedes tocar el agua o incluso sumergirte.

Tiempo de relax

Más allá de la adrenalina, Queenstown también cuenta con restaurantes de alto nivel, viñedos para el cultivo de su propio vino, resorts de cinco estrellas, campos de golf y una notable escena artística. Su atracción más visitada es Skyline Queenstown Gondola, el teleférico más empinado del hemisferio sur.

Pero si hay una disciplina que triunfa por encima de todas, esa es el ‘bungy jumping’. Surgido en Vanuatu (también en el Pacífico Sur), en Queenstown se estableció el primer ‘bungy’ permanente en 1988. El primer salto comercial se realizó desde el puente sobre el río Kawarau, a 43 metros de altura. En esta modalidad de salto, la cuerda es elástica, lo que provoca varios rebotes en la caída. La de Kawarau dura unos cinco segundos. Todo un rito de iniciación. El más alto de la ciudad es Nevis Bungy. Sus 143 metros suponen ocho segundos de caída en los que se alcanzan los 130 km/h.

Desde junio los esquís y las tablas de snowboard salen de los armarios para disfrutar del principal complejo alpino del hemisferio sur, en plena cordillera de los Alpes del Sur. Queenstown cuenta con cuatro de estaciones de esquí, una de ellas a tan solo veinte minutos del centro de la ciudad. Aquí se puede practicar heliski y heliboard: un helicóptero sitúa a los esquiadores en la cima de la montaña para que puedan realizar bajadas de hasta 1.200 metros de desnivel. Una práctica que en otras estaciones del mundo puede considerarse elitista, pero que aquí está más que aceptada. Patinaje sobre hielo, motos de nieve y raquetas completan la oferta de los deportes de invierno en la ciudad.

The Remarkables Ski Area se encuentra a 40 minutos de Queenstown.
Foto: ©Queenstown Tourism

Las actividades acuáticas también tienen su tirón en Queenstown. El ‘riverboarding’, una modalidad que consiste en descender ríos de montaña tumbado boca abajo sobre una tabla, es de los más intrépidos. También se conoce como ‘white water sledging’, y se puede practicar en el río Kawarau. Y un nivel más, el ‘riversurfing’: surfear rápidos –esta modalidad todavía no se comercializa para el público general–.

Luge, descenso en trineo.
Aquí está el principal lago alpino del hemisferio sur.

Se cree que esta búsqueda de una actividad cada vez más extrema podría deberse al espíritu explorador de los antiguos habitantes de Queenstown. Esta zona fue colonizada por los Maoris y por los cazadores de focas y ballenas. Según se fueron adaptando al entorno, se convirtieron en granjeros y cuando el desarrollo cambió su día a día, tuvieron que relegar el afán aventurero a su tiempo de ocio. Sigue su ejemplo, ¡y no te olvides de coger impulso!

Artículos relacionados

Christchurch: la ciudad improvisada

Hace cinco años un terremoto arrasó la segunda ciudad más grande de Nueva Zelanda. Hay algo que no destruyó: el...

Un aeropuerto por el que circulan trenes

El único aeropuerto del mundo atravesado por trenes está en Nueva Zelanda. Operado por Eastland Group, el aeropuerto de Gisborne...

White Island: el volcán dramático

Humo blanco, azufre y temperaturas de 800 grados. Descubrimos qué esconde el volcán más activo de Nueva Zelanda, uno de...

Los dragones verdes de Liubliana

La dormida ciudad austrohúngara, capital de Eslovenia, es la Capital Verde Europea 2016. En un tiempo récord, ha pasado de...