>>>Postureo (del bueno) en #Madrid

Postureo (del bueno) en #Madrid

No importa cuantos followers tengas, en Madrid cualquiera puede convertirse en ‘influencer’. Después de ver tus fotos, todos querrán venir a conocer la ciudad más ‘chula’ de Europa.
C

uando pones #madrid en Instagram aparecen más de 35 millones de resultados. O lo que es lo mismo, 35 millones de razones para perderse por la ciudad, cámara (o smartphone) en mano. Estos son los seis lugares que tienen que aparecer en tu ‘feed’ sí o sí. El Madrid que nos gusta, postureo castizo del bueno.

Puente Monumental de Arganzuela en Madrid Río
Foto: Carlos Luján
Puentes imposibles en Madrid Río

Más de 700 hectáreas de zonas verdes y senderos, puentes que son auténticas joyas arquitectónicas, y la única fuente urbana en la que está permitido bañarse en Madrid. Desde su inauguración en 2011, Madrid Río se ha convertido en uno de los puntos de encuentro favoritos de los madrileños. El arquitecto francés Dominique Perrault firma uno de estos puentes, convertido ya en uno de los símbolos más reconocibles de la capital, el puente Monumental de Arganzuela. Se trata de una pasarela en forma de espiral por el que cruza el carril bici que recorre todo el parque. Otra parada imprescindible es el Matadero Madrid, el centro cultural donde se cuece la vanguardia madrileña.

Artista en Pinta Malasaña
Foto: Sergio Rodríguez Portugués del Olmo/Unsplash.com
Las fachadas de Malasaña

Si has ido a Malasaña y no te has hecho una foto en esta pared, vuelve. Eres la única persona en todo Internet que no se ha fotografiado frente a los ojos de estilo ‘arty’ con fondo azul turquesa de la tienda Tom Pai. Está en el número 18 de la calle de La Palma y se ha convertido en la imagen oficial del barrio más ‘hipster’ de Madrid. Para los que no quieran caer en el ‘mainstream’ hay otras opciones. Gracias a Pinta Malasaña, cada vez que visitas los bares, tiendas y restaurantes del barrio hípster por excelencia puedes renovar tu ‘book’ de fotos. Se trata una jornada dedicada al arte urbano, suele celebrarse en primavera y reúne a más de 100 artistas que plasman su obra en los comercios del barrio.

El Palacio de Cristal, en el Parque del Retiro
Foto: Diego Muñoz Suárez/Unsplash.com
El Retiro en tiempos de Tinder

La versión madrileña de Central Park tiene 125 hectáreas y más de 15.000 árboles. Además de ‘runners’ y patinadores, el parque de El Retiro está lleno de rincones de cuento. Como el Palacio de Cristal, un elegante invernadero diseñado para alojar plantas exóticas en la Exposición de Filipinas de 1887, pero que hoy acoge muestras e instalaciones del Museo Reina Sofía. O la Rosaleda, un paseo con más de 4000 rosales, ideal para una cita romántica. La velada puede acabar en Florida Retiro, antes conocida como Florida Park, una legendaria sala de fiestas que en su día acogió las juergas de Ava Gardner o Julio Iglesias y que ha vuelto a convertirse en un icono de la noche madrileña gracias a sus ‘shows’ en directo. Ahora conquista también durante el día con diferentes espacios para tapear: desde la hora del aperitivo hasta el atardecer.

 

El ‘brunch’ del Pum Pum
Foto: Pum Pum
Domingos de ‘brunch’ y de Rastro

Huevos benedictinos, tostadas de aguacate y un café con mucha espuma. Madrid también se ha dejado conquistar por estos fotogénicos desayunos a media mañana. Para el de Pum Pum, en Lavapiés, hay que hacer cola, pero merece la pena por la calidad de sus productos y por su económico precio. En Propaganda 12, en Chueca, lo riegan con champán y en Poncelet Cheese Bar le ponen un extra de queso. El Café Comercial, Carmencita y Adorado también ocupan un lugar de honor en el ranking del mejor ‘brunch’ madrileño. Este último es perfecto para cerrar un domingo redondo: está a menos de cinco minutos del mercadillo al aire libre más importante de la capital, el Rastro, donde encontrarás antigüedades, objetos artesanales y tesoros de segunda mano.

 

Templo de Debod
Foto: Paula Carrasco/Unsplash.com
Atardecer junto al Templo de Debod…

No es ningún secreto para los madrileños: desde el parque del Cuartel de la Montaña se ven los mejores atardeceres de la ciudad. Y este templo egipcio no se pierde ni uno. Fue donado por el gobierno de Egipto y transportado piedra a piedra hasta su actual ubicación en los años setenta. Data del siglo II a.C. y estaba ubicado en el lugar que hoy ocupa la presa de Asuán. En su interior hay una exposición en la que se puede aprender más sobre sus más de 2200 años de historia, pero el espectáculo espera fuera, cuando se tiñe de morado, rosa o naranja, según va bajando el sol.

Vistas desde la azotea del Círculo de Bellas Artes
Foto: Florian Wehde/Unsplash.com
O en la azotea del Círculo de Bellas Artes

El plan B con mejores vistas de la capital. Si no te da tiempo a llegar al atardecer al templo de Debod, siempre puedes subir a la azotea de este edificio, situada a 56 metros de altura sobre la calle Alcalá. Con una de las panorámicas más míticas de la ciudad, ofrece una visión 360º del centro de Madrid, con la Gran Vía y el edificio Metrópolis a un lado y el Palacio de Correos y la Cibeles al otro. El postureo está asegurado en sus hamacas ‘chill out’ y en su ‘rooftop bar’. Pídete un cóctel –su carta ha sido diseñada por Joel Jamal, campeón de España de coctelería– y espera a que se enciendan las luces para obtener también una instantánea nocturna. Si no te van los clásicos, siempre puedes subir a la azotea del hotel Casa Suecia o al Hyatt Centric Gran Via Madrid. Pero si buscas una foto espectacular, no te pierdas la terraza del hotel Riu Plaza España. Ha sido una de las últimas en sumarse a los cielos madrileños y su pasarela colgante seguirá siendo trending topic también en 2020. El like está más que asegurado.

 

Artículos relacionados

Historia de dos ciudades

Es puro capricho. “Insolente e ideal”, dice Almodóvar. A veces se pone cosmopolita y otras se deja llevar por la...

La mejor cama de hotel del mundo

¿Qué es lo que más echas de menos cuando viajas? ¡Obvio: tu cama! Hasta ahora. El Hotel Wellington de Madrid...

“Madrid está a punto de vivir una nueva movida”

Como corresponsal en España de la revista Monocle, está siempre al tanto de los últimos bares, restaurantes o tiendas que...

Madrid, laboratorio emocional

El arte vive (y convive) en la capital. Lavapiés, con su revoltijo castizo y multicultural, estimula la creatividad y fomenta...