>>>¿Por qué las parejas están locamente enamoradas de Boracay?

¿Por qué las parejas están locamente enamoradas de Boracay?

Olvídate de Bora Bora o Maldivas. El verdadero paraíso de los enamorados está en Boracay, con lujosos resorts ‘para dos’ enmarcados por acantilados y playas de ensueño.
U

n velero se acerca a una playa con un mensaje escrito en sus velas: “¿Te quieres casar conmigo?”. Sucede en White Beach, en Boracay, y es solo el principio de la fantasía romántica de esta pequeña isla entre las más de 7.000 que forman el archipiélago de Filipinas. Sus siete kilómetros de largo han bastado para cautivar a miles de parejas de todo el mundo que acuden hasta aquí para contemplar atardeceres idílicos en playas de fama mundial, celebrar su luna de miel o dar el ‘sí quiero’ en alguno de sus resorts especializados.

White Beach es el alma de la isla, una espectacular playa de cuatro kilómetros de arena blanca como el azúcar, con aguas turquesas y poco profundas, ideales para nadar y bucear entre los arrecifes de coral. En esta playa se concentra la mayor actividad de la isla y se suceden hoteles, restaurantes, bares y tiendas de submarinismo. El constante vaivén de los veleros ‘paraw’, –tradicionales embarcaciones con mástiles de bambú– se mezcla con los visitantes que nadan, practican snorkel o descansan bajo el sol mientras toman un cóctel Weng Weng.

Salto desde trampolín en acantilado de Boracay
En Ariel’s Point, donde la plataforma más alta está a 15 metros sobre el nivel del mar, se puede acceder al agua caminando por un muelle de bambú.
Foto: cnener/visualhunt.com

Lo que el viento se llevó

Además de un romántico paseo en un velero en ‘paraw’, las condiciones favorables del viento ofrecen otras experiencias en Boracay. Los amantes de las alturas pueden ver la isla desde el cielo practicando ‘parasailing’. Y en el este, las cometas de colores llenan Bulabog Beach, punto de encuentro de deportes acuáticos como el ‘kitesurf’ y el ‘windsurf’.

Desde White Beach se llega en triciclo –la versión filipina del ‘tuk tuk’– hasta la zona de Magic Island, un lugar muy popular en el que las parejas más activas podrán practicar una de las actividades estrellas de la isla: el buceo en acantilados. Trampolines que miden entre 4 y 15 metros de altura a los que se puede acceder previo pago de una entrada. Los trampolines de Ariel’s Point incluyen hotel, restaurante y una gran oferta de actividades de eco-aventura.

Dividida en tres barrios –Station 1, Station 2 y Station 3–, el tamaño ‘bolsillo’ de la isla de Boracay resulta perfecto para explorar otros rincones menos concurridos e islas cercanas. Puka Beach, en el norte, es una alternativa a White Beach, con un ambiente más pacífico y llena de conchas de puka, de ahí su nombre. Al oeste, entre la jungla que rodea Diniwid Beach, surgen varias calas que suelen estar desiertas. Y Crocodile Island, una isla con forma de cabeza de reptil, es visita obligada para bucear y practicar snorkel.

Decoración para boda en playa de Boracay
En el resort Shangri-La’s Boracay los votos se intercambian en el Pabellón, el lugar más elegante de la isla para las ceremonias de boda.
Foto: Shangri-La’s Boracay Resort & Spa

Cerca de las playas, las humildes cabañas hechas de nipa recuerdan que hace 20 años Boracay era otra isla. No había edificios ni coches, solo algunas casitas a las que acudían los turistas más aventureros del sudeste asiático. El hotel Casa Pilar es un claro ejemplo de ello. Comenzó como un pequeño complejo de seis casas de campo en 1986 y en la actualidad cuenta con más de ochenta. La fama de ‘isla bonita’ se ha propagado y hoy en día lujosos resorts ofrecen experiencias únicas para las parejas, que incluyen paquetes de boda con todos los detalles: desde el alojamiento de novios e invitados hasta los fuegos artificiales con los que concluir la ceremonia o el ‘after brunch’ del día siguiente.

Veleros ‘paraw’ al atardecer
Para navegar al atardecer en ‘paraw’ lo mejor es esperar en White Beach, ya que hasta aquí se acercan numerosos capitanes de barco a ofrecer sus servicios.

Uno de los hoteles que destaca con este tipo de servicios es Shangri-La’s Boracay Resort & Spa, un complejo de cinco estrellas especializado en bodas y lunas de miel. Lujosas villas –con piscina privada y mayordomo– y restaurantes que se elevan sobre un acantilado o en la copa de un árbol, son algunos de sus encantos. Mandala Spa es otro de los celebrados resorts de Boracay, con sofisticadas cabañas sumergidas en la selva que ofrecen entre sus servicios retiros de yoga y sesiones de masajes con flores recién cogidas. Otro tipo de experiencia para apartar la mirada del magnífico paisaje exterior y dirigirla hacia dentro.

La noche también enciende Boracay, conocida como ‘la Ibiza filipina’ con su animado ambiente. Locales de música en vivo y una gran oferta de clubbing, como los populares Epic y Boracay Stars, son parte de los planes nocturnos. Las playas se iluminan con espectáculos de bailarines que juegan con fuego mientras los últimos ‘paraw’ pliegan sus velas y dejan paso a un cielo estrellado que no necesita filtros. En Boracay todo es tan real como el amor que se llevan las parejas que visitan la isla.

Artículos relacionados

La última frontera (del lujo) en Filipinas

Su belleza natural y más de 15.000 kilómetros de costa han atraído a los mejores hoteles, que se instalan en...

Palawan, la frontera de las mil islas

Jacques Cousteau dijo que era el lugar más hermoso que había explorado. Cuevas subterráneas, playas deshabitadas y submarinismo entre las...

Luna de miel (fuera de ruta) en Luzón

Si en Boracay el romanticismo se traduce en lujosos spas con toallas en forma de cisne, en Luzón las parejas...

‘Single’ o no, nunca viajarás solo

Solteros, separados, divorciados o viudos, seas la clase de ‘single’ que seas, viajar sin pareja nunca había sido tan excitante.