>>>Un paseo por Roma… en Jordania

Un paseo por Roma… en Jordania

Deslumbró, hizo historia y desapareció. Jerash, la ciudad descubierta bajo tierra, tiene el privilegio de acoger las ruinas romanas mejor conservadas de Oriente.
S

us habitantes más antiguos la llamaban Garschu, después fue bautizada como Gerasa y sus últimos moradores le cambiaron el nombre a Jerash. Fue el antiguo asentamiento de tribus árabes y semitas, paso comercial de nabateos, fortaleza durante las cruzadas y espléndida ciudad romana de la Decápolis (conjunto de las 10 ciudades situadas en la zona más oriental del Imperio Romano). Un terremoto la escondió bajo tierra, pero sobrevivió. Fue descubierta de nuevo y hoy en día es el segundo destino más visitado en Jordania, después de Petra.

Nadie que llegue hasta la nueva ciudad de Jerash, 50 kilómetros al norte de Ammán, intuirá su pasado glorioso. Solo un muro compartido une la vida moderna de la actual ciudad con las ruinas de la antigua. Cuesta trabajo volver la vista atrás en la historia para rastrear sus orígenes. Ocupada desde hace más de 6.000 años por distintas civilizaciones entre las que destaca la que le dio su identidad: el Impero Romano.

Teatro sur en Jerash
El teatro sur fue construido durante el reinado de Domiciano, entre los años 90 y 92 d.C y tiene capacidad para 3.000 espectadores.

Magia entre las ruinas

Unas 100.00 personas acuden cada verano a la ciudad para vivir el Festival de Jerash, fundado por la Reina Noor. Los eventos se realizan en los teatros norte y sur y en la plaza oval. El festival cuenta con danzas de grupos locales e internacionales, ballet, conciertos, obras de teatro, ópera, cantantes populares y ventas de artesanía tradicional.

Jerash fue fundada sobre un asentamiento ya existente en el Neolítico y en la Edad de Bronce y su origen se remonta a más de 6.500 años. Cayó conquistada por Pompeyo en el 63 a.C y bajo dominio romano vivió su máximo esplendor. Su riqueza se originó principalmente por la fertilidad del suelo, la abundancia de agua y los intercambios comerciales de la ruta hacia Siria. La llegada del emperador Adriano en el 129 d.C. supuso la época dorada de la ciudad, que creció hasta alcanzar casi los 30.000 habitantes.

 

Atravesar en el extremo sur de las ruinas el monumental arco construido en honor del emperador Adriano supone volver a los días de gloria del Imperio Romano. Un recorrido que atraviesa dos anfiteatros, el templo dedicado a Artemisa, un hipódromo, el foro de forma oval con una columnata, el atrio de la catedral y una avenida principal de casi un kilómetro de largo. Quienes han pisado el Cardo Maximus, principal arteria de la ciudad todavía pavimentada con las piedras originales, saben la emoción que se experimenta al atravesar en sus 800 metros de longitud el lugar por el que pasaron Alejandro Magno y emperadores como Trajano y Adriano. Su sistema de alcantarillado subterráneo drena el agua y se mantiene todavía en funcionamiento. Un testimonio más de la gran planificación urbana de los romanos.

Calle de la columnata en Jerash
La avenida principal, orientada de norte a sur, todavía conserva las columnas corintias originales.

El estupendo estado de las ruinas se debe a que, tras ser destruida por un terremoto en el año 749, se conservó enterrada bajo tierra. Esto ha hecho que sea comparada con Pompeya, la otra gran ciudad romana destruida por la naturaleza. En 1806 el explorador alemán Ulrich Jasper Seetzen descubrió los primeros restos. Desde 1925 equipos arqueológicos de todo el mundo trabajan en su recuperación en el marco de un proyecto de cooperación internacional.

Legionarios romanos en Jerash
Los legionarios romanos exhiben sus uniformes, armas, formaciones de batalla y tácticas bélicas durante el espectáculo.

No hay mejor manera para revivir la historia de Jerash que asistir a uno de los célebres funciones de circo romano que se celebraban en su hipódromo, justo detrás del arco de Adriano. Esta enorme arena tenía capacidad para 15.000 espectadores. Hoy en día se conserva parte de la estructura original y acoge hasta 500 espectadores. En este escenario privilegiado, desde 2005, la Jerash Heritage Company  recrea un espectáculo que incluye carreras de cuadrigas, luchas de gladiadores y desfiles de centuriones. Un auténtico viaje en el espacio y en el tiempo.

Artículos relacionados

Viajar desde el sofá

Google Street View nos acerca a los lugares más recónditos del planeta a través de la pantalla, y sin moverte...

Jordania para nómadas

650 kilómetros en 40 días. ‘Jordan Trail’, la nueva ruta que atraviesa Jordania de norte a sur, es una llamada,...

Jordania: reinos perdidos, lagartos azules y gladiadores

Convertirse en Indiana Jones es solo el principio. A los niños les encantan las historias y Jordania está llena de...

Cuevas, palacios y Zaha Hadid

Los nabateos, los romanos y Norman Foster han dejado su huella en las cálidas tierras jordanas. Sus obras narran la...