>>>Oda al bar español
Foto: DryMartini

Oda al bar español

260.000 locales convierten a España en el país con más densidad de bares del mundo. De los clásicos a los más vanguardistas, repasamos los que no te puedes perder.
E
n España mueren al año 1.000 personas haciendo deporte y 47 en la barra de un bar… Ahora tú decides”. O “Aquí cervezas más frías que el corazón de tu ex”. Son frases que forman parte de la literatura de bar española, condensada en tiza y cartel de pizzara en la puerta del bar. Elemento clave de la cultura y fiable indicador de la salud económica, el negocio de los bares representa en España el 15% del PIB nacional, el doble de la media europea. Son el segundo hogar para muchos españoles en un país que cuenta con un establecimiento por cada 175 personas.
En Tickets se pueden degustar bocados como la chapata de anguila ahumada con velo de soja
Foto: Tickets

El paraíso de Homer Simpson

En España Homer no echaría de menos el Bar de Moe. Y no solo porque haya más bares que en todo Estados Unidos. Por primera vez en la historia, el consumo de cerveza en España superó en 2015 los 3.500 millones de litros. Esta bebida representa más del 56% del crecimiento de la hostelería diurna.

Las zonas especialmente turísticas, como el sur peninsular y las islas Baleares y Canarias, destacan por encima del resto en cuanto al número. Al sur, la comunidad de Andalucía registra tantos bares como en Noruega, Finlandia, Dinamarca e Irlanda juntas. Un total de 47.000 establecimientos que suponen el 17% del total. La música flamenca de fondo, los adornos taurinos y un patio lleno de geranios hacen del bar El Pimpi, en Málaga, la mejor estampa del típico bar andaluz. En Bodeguita Romero (Sevilla) la tapa estrella es “el piripi” un montadito de bacon, queso, lomo, tomate natural y mahonesa. Piruletas de venado, bacalao carbonara o foie con compota de piña hacen del Bar Puratasca, en pleno barrio de Triana, una de las propuestas gastronómicas más ‘it’ de la capital andaluza.
 
En España es posible sentarse en las terrazas de sus bares para tomar algo durante todo el año.
Foto: Carlos Luján

Aprender idiomas

En un bar puedes encontrar el amor de tu vida, bailar con música en directo, saborear ricos manjares y también aprender idiomas. Entre consumición y consumición, locales y extranjeros alternan conversación en varios idiomas para mejorar su fluidez y conocer gente. En Carmencita Bar los martes por la noche están dedicados a “Cañas and conversation”. Un plan perfecto para aprender inglés mientras se cena.

Madrid y Barcelona disponen de planos de Metro en su versiones más ociosas, donde las paradas se sutituyen por bares. En la capital, Casa Camacho (metro Tribunal) sigue presumiendo de castizo. Abrió sus puertas en 1928 y poco ha cambiado desde entonces. Está en el bohemio barrio de Malasaña y en él coinciden las gafas de pasta con los que ya peinan canas. A la hora del aperitivo su suelo se convierte en un mar de palillos gracias a los ‘hipsters’ que se agolpan para probar uno de los mejores vermut de grifo. Y sus míticos yayos, con casera, ginebra y vermú. Otro punto de ineludible visita turística es Casa Lucio. Situado en la Cava Baja, sus huevos estrellados, los más conocidos del mundo, han logrado sentar a la mesa a Tom Cruise, David Beckham y Bill Clinton.
Tickets está ubicado en un antiguo concesionario de coches, en la concurrida Avinguda Paral·lel
Foto: Tickets
Frente a la España cañí y el atrezo básico del tradicional bar español, formado por máquinas tragaperras, servilletas serigrafiadas y palillos, muchos locales apuestan por renovarse. Los bares se modernizan y poco a poco va calando en el sector el concepto de ibar, local al que se acude tras haber leído las opiniones de otros usuarios en la red. Los ibar lanzan suculentas ofertas online y utilizan las redes sociales para mostrar sus especialidades y recibir el feedback de los clientes.
“Los bares son como iglesias, el altar es la barra; el sacerdote, el barman, y la ofrenda, el cóctel” , afirma Javier de las Muelas, cuyo local Dry Martini (Barcelona) está incluido en la lista de los 50 mejores bares del mundo. Con una estrella Michelin, en Tickets (Barcelona) la cultura del tapeo se eleva. Regentado por Albert Adrià, hermano del chef Ferrán Adrià, en este establecimiento tapear se convierte en una experiencia sorprendente. Está dividido en seis barras, cada una con un concepto gastronómico, como los ibéricos o el dulce. Aquí el cliente se convierte en espectador de un circo para disfrutar de bocados como los miniairbags rellenos de queso manchego o el ravioli fluido.
“España es el bello país de las canciones y el vino”, decía Goethe. Y ambas cosas se encuentran seguro en el bar.

Artículos relacionados

Menorca y el regreso a los ritmos lentos

Bienestar para el cuerpo y la mente, escapadas ‘detox’ para desconectar de la rutina, del ruido. La isla de Menorca...

El restaurante ‘pop up’ de la mejor chef del mundo

Hasta el 30 de octubre será posible disfrutar de la cocina de Hélène Darroze en el hotel María Cristina de...

Madrid y la fiesta mundial del Orgullo

¡Viva la vida! Este es el lema de Madrid como sede del World Pride 2017. La capital española se prepara...

Cervantes, el más deseado de España

Se cumplen 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes. En Castilla-La Mancha dejó su huella, pero Madrid, Sevilla...