>>>No has estado en Tailandia si no has…

No has estado en Tailandia si no has…

…descubierto a Batman y Superman en un templo, sido bendecido por un monje, probado todos los sabores posibles en un solo plato, o sido ‘aporreado’ con un masaje.
E

scucharás con frecuencia ‘farang’. Es como llaman a los turistas en Tailandia. Así que asúmelo y compórtate como un verdadero ‘farang’ haciendo las cosas típicas que todo viaje al país de las sonrisas debe tener. Atento: seis planes imprescindibles par a tu primera vez en Tailandia. Y si ya has ido, te darás cuenta de que ¡tienes que volver!

Masaje en un jardín tropical.
1. Sobredosis de masajes

No es exageración: puedes darte masajes todos los días, de pies a cabeza. Y más sabiendo que relajarte es posible por todo tipo de precios. En spas, en la calle o en el hotel más lujoso de Bangkok, el Mandarin Oriental. Los masajes se dan en todas partes y, además de liberar tensiones, buscan que la energía fluya. Son descontracturantes, lo que supone que pueden llegar a doler (solo tienes que decir ‘bao bao’ si quieres menos intensidad). Si además quieres aprender a darlos, en WatPo Thai Traditional Medical and Massage School (Bangkok) imparten cursos basados en la medicina tailandesa tradicional. También Chiang Mai, que cuenta con su propia técnica de masaje, es un lugar ideal para recibirlo.

Ver siguiente
Muay Thai
2. Muay Thai, o dónde todo vale

El boxeo al estilo tailandés, conocido como Muay Thai, es prácticamente el deporte nacional del país. La diferencia con el boxeo tradicional es que se permite pegar en cualquier parte, así que no es demasiado apto para aprensivos. En la ciudad de Chiang Mai y en las zonas rurales goza de mayor fama, aunque también en los estadios de la capital, Lumpinee Boxing Stadium y Rajadamnern Stadium. Para practicarlo, el gimnasio Master Toddy’s Muay Thai Academy, que lleva el nombre de su dueño, el legendario boxeador e instructor Master Toddy, es una buena elección en Bangkok, y apta para boxeadores de cualquier nivel.

Ver siguiente
Comida tailandesa
3. Dulce, salado, agrio, picante...

Probar todos los sabores en un solo plato es posible en Tailandia, donde su sabrosa gastronomía es uno de sus mayores alicientes. El Pad Thai (fideos con gambas) es el plato estrella. Pero tampoco hay que perderse las deliciosas tortillas de ostras, los curris o el Khao Niao Mamuang (arroz con coco y mango) de postre. Sobre el dónde, los reyes son los puestos callejeros a cualquier hora –lo comprobarás en mercados de Bangkok y sus alrededores como Chatuchak Market o Chinatown–, pero también la alta gastronomía tiene su hueco. En Bangkok, por ejemplo, se encuentra Gaggan, el mejor restaurante asiático (indio) del mundo.

Ver siguiente
Templos en Tailandia
4. Templos y budas para todos los gustos

Solo Bangkok conserva más de 400. Wat Pho tiene un enorme buda reclinado de 46 metros de largo y 15 de altura, recubierto de pan de oro. Wat Arun (Templo del Amanecer) se encuentra a orillas del río Chao Phraya y su belleza reside en una decoración con miles de conchas. En Chiang Rai, el templo estrella es Wat Rong Khun, que destaca sobre los demás por su estilo psicodélico e inmaculado color blanco, con dibujos de Superman, Batman o Michael Jackson incluidos. En Chiang Mai, Wat Doi Suthep llama la atención por ubicarse en la cima de una montaña. Y para ver budas inmensos, no te pierdas los de Wat Muang (Ang Thong) y Wat Intharawihan (Bangkok).

Ver siguiente
Bendición de monjes budistas.
Foto: Tomgigabite / Shutterstock.com
5. Meditación y buena suerte

Tailandia se caracteriza por ser un país muy supersticioso. Déjate bendecir en las inmediaciones de los templos, donde es frecuente encontrarte con monjes dispuestos a interceder por ti ante las divinidades. Las bendiciones consisten en echarte un poco de agua, y ponerte una pulsera de la suerte que deberás llevar sin quitártela, a menos que se caiga. También la meditación es un pilar esencial de la cultura thai. Afloran los retiros espirituales como Wat Tam Wua Forest Monastery, en el norte. Si prefieres solo conversar con los monjes, la opción es Wat Chedi Luang, en Chiang Mai.

Ver siguiente
Isla Nang Yuan.
6. Y para acabar, báñate en el paraíso

Lo bueno es que no te puedes equivocar. Cualquier elección es buena cuando se trata de las playas de Tailandia. En las de Krabi se pueden hacer excursiones por lugares casi intactos. Las islas Phi Phi, aunque muy visitadas, son perfectas para bucear. También las islas Similan y Koh Tao. En Koh Phangan se celebra en la playa la famosa fiesta de la luna llena (Full Moon Party), icónica entre los más jóvenes. La isla de Phuket, la más grande del país, es la perla del sur y la reina de los resorts de lujo. Y Koh Samui, en la costa este, es otro de los destinos de playa más demandados por los viajeros. Porque nadie dijo que solo hubiera un paraíso.

Artículos relacionados

Alguien cenó en el nido del cuco

O mejor dicho, de cualquier ave tropical…porque lo te proponemos es comer colgado de un árbol en plena selva tailandesa....

‘Keep calm and… sawadee krap’

Desde un retiro en un templo budista hasta una tumbona en una playa paradisiaca, pasando por un masaje o un...

La última playa desierta

La isla paradisíaca de Phi Phi Leh parece el decorado de una película, pero es real: es posible pisar sus...

En busca del templo tranquilo

En Bangkok, la ciudad solo descansa en el interior de sus santuarios, donde los monjes se levantan en mitad de...