>>>Múnich para tus oídos
Foto: Carlos Luján

Múnich para tus oídos

La capital bávara lleva la batuta musical en Alemania desde hace siglos, diga lo que diga Berlín. Compruébalo en la ópera, en sus salas de conciertos y en sus tradicionales cervecerías.
A

demás de su evidente pasión por la música, Mozart, Freddie Mercury y Carl Orff tienen algo en común: Múnich. El primero quiso ser director musical de la corte de Baviera, aunque su solicitud no fue aceptada. Mercury se enamoró de la ciudad y grabó en el mítico estudio Musicland éxitos como ‘Another one bites the dust’. Carl Orff, autor de los míticos acordes del ‘Carmina Burana’, nació aquí y cuenta con un museo en la cercana Dießen am Ammersee, al sur de Múnich. Los tres forman parte de la banda sonora de la ciudad bávara.

El currículum sonoro de Múnich abarca desde la música de cámara más clásica hasta los movimientos de cadera de Donna Summer (también producto del estudio de Arabellapark, Musicland), pasando por el último concierto de Kurt Cobain con Nirvana (1994), en el Terminal Einz de un antiguo aeropuerto. De teatros como el de Cuvilliés, donde se estrenó la ópera de Mozart ‘Idomeneo’(1781), al club Harry Klein, considerado el templo del techno en la ciudad.

Exterior del Teatro Nacional de Múnich
El Teatro Nacional de Múnich, sede de la Ópera Estatal de Baviera, está situado en la plaza Max-Joseph.
Foto: Felix Loechner

El ‘folk’ se cuela en las cervecerías tradicionales, como la famosa Hofbräuhaus, donde la música solo deja de tocarse el Viernes Santo y el Día de Todos los Santos. El resto del tiempo suena en directo en sus salones en diferentes horarios. En Festsaal, la sala más festiva de la taberna, se atreven incluso con el ‘schuhplattler’, un baile popular de las regiones alpinas de Baviera y el Tirol.

 

Los bailes regionales son otro ejemplo de la debilidad que Múnich siente por su pasado. Como si necesitara saber de dónde viene para saber a dónde va. En lo musical, no todo, pero mucho viene de Orlando di Lasso, uno de los compositores más versátiles del Renacimiento. Fue nombrado director musical de la corte por el duque Alberto V de Baviera en 1563 y se puso al frente de su orquesta. 450 años después, el ruso Kirill Petrenko se estrenó como director general de la Orquesta Estatal de Baviera. De Orlando di Lasso a Petrenko han pasado varios siglos, pero el gusto musical de la ciudad sigue en la misma línea. Amante de la tradición, su sonido se presta a la innovación, aunque siempre respetando sus orígenes. Como todo en Múnich.

Músicos en Hofbräuhaus
En Hofbräuhaus se puede disfrutar de la música mientras se bebe cerveza de la casa, la Hofbräu, que sigue los preceptos de la ley de la pureza de la cerveza de 1516.
Foto: Carlos Luján

La Orquesta Estatal de Baviera es la más antigua de la ciudad, y la encargada de ponerle música a la Ópera y al Ballet Estatal. Su sede, el Teatro Nacional, es el más grande de Alemania. Construido en estilo neoclásico, abrió sus puertas en 1818, aunque fue destruido por un incendio apenas cinco años más tarde. El edificio actual respeta la versión original del arquitecto Karl von Fischer y fue posible gracias a la generosidad de los ciudadanos de Múnich, que impulsaron su reconstrucción a través de la plataforma Amigos del Nationaltheater, fundada en 1952.

Antes de renacer de sus cenizas, la Ópera Estatal de Baviera ya era una referencia mundial. En ella se estrenaron cuatro óperas de Richard Wagner, como ‘Los maestros cantores de Núremberg’ y ‘La valquiria’. Actualmente recibe a más de 600.000 espectadores cada año en sus más de 450 funciones. Una de las ventajas es su accesibilidad. Gracias a las ayudas estatales, las entradas tienen precios razonables para tratarse de una de las mejores óperas del mundo. Los estudiantes pueden encontrar tickets desde ocho euros, incluso durante el Festival de Ópera de Múnich, que se celebra en julio.

Otras opciones para disfrutar de música clásica en la ciudad son los conciertos de la Orquesta de Cámara de Múnich, galardonada por su atractiva programación en varias ocasiones; la Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera, dirigida por Mariss Jansons e impulsora del vanguardista Música Viva (una serie de conciertos donde se estrenan trabajos experimentales de orquesta y música de cámara) o la Filarmónica de Múnich, la embajadora musical de Alemania en el mundo.

Artículos relacionados

Emoción por el arte

Una sobredosis artística te espera en la capital bávara. Síguenos al corazón de la cultura y el arte en Europa.

“Vivo del arte”

El tenor italiano Paolo Fanale se baja del escenario del Teatro de la Ópera de Munich para acompañarnos en un...

La ciudad que no amaba los rascacielos pero dio al mundo una lección de diseño

La arquitectura de Múnich se debate entre la tradición y la modernidad, entre los palacios neoclásicos y los estadios de...

¡Atención, foodies! Múnich es vuestro próximo destino

Una nueva ola de restaurantes ha conseguido lo imposible: que salgamos de los ‘biergärten’ (aunque sea durante un rato) y...