>>>¿Por qué todo el mundo quiere vivir en Vancouver?
Panorámica de Vancouver
Foto: Doğukan Şahin/ Unsplash.com

¿Por qué todo el mundo quiere vivir en Vancouver?

Sus animados barrios, sus parques y sus alrededores montañosos tienen parte de la culpa, pero no toda. Su emergente oferta cultural también ha contribuido a convertirla en una de las ciudades más ‘cool’ de Norteamérica.
H

asta los vampiros quieren vivir eternamente en Vancouver. Si eres fan –o al menos has visto– la saga ‘Crepúsculo’, seguro que deseaste vivir en la casa de los Cullen. Si no viste la película, te ponemos en antecedentes: un chalet de diseño de 400 metros cuadrados en mitad de un frondoso bosque. Y es que así de bien se puede vivir en West Vancouver, una de las zonas residenciales con más nivel de esta urbe canadiense. La magia del cine nos la vendió como una pequeña zona perteneciente a Washington, pero la realidad es que Vancouver fue el lugar elegido para el rodaje. Por algo es el tercer centro de producción cinematográfica de Norteamérica, lo que le ha valido el título de Hollywood del Norte.

Ciudad portuaria rodeada de montañas, Vancouver siempre aparece en las listas de los lugares con mejor calidad de vida del mundo. Cosmopolita y relajada al mismo tiempo, las manzanas repletas de rascacielos no desentonan entre bosques y montañas. Un total de once playas –incluida una nudista– rodean el centro de esta ciudad que se ha convertido en referente cultural del país y de toda Norteamérica.

Granville
Granville Island ha vivido una gran transformación. A principios del siglo XX albergaba fábricas y aserraderos.

Teatros, galerías de arte, museos y espacios públicos proliferan por toda la ciudad, pero lo hacen especialmente en zonas como Granville Island. Este distrito comercial se ha convertido en uno de los más ‘cool’ de Vancouver gracias a las tiendas abiertas por diseñadores locales, a talleres y a pequeñas galerías de arte. Aquí se pueden comprar los recuerdos más curiosos de la ciudad, ya sea en Public Market, donde triunfa todo lo artesano, o en Kids Market, un espacio especialmente pensado para los más pequeños.

Diseñadores y artistas también se han instalado en el barrio de Gastown, la zona más antigua. Entre sus calles empedradas es fácil encontrar pequeñas tiendas y galerías. Y de paso, visitar una de las atracciones más fotografiadas de la ciudad, el reloj de vapor. Aunque parece más antiguo de lo que es, en realidad data de 1997 y se colocó en esta zona de Gastown para tapar una de las rejillas de ventilación del subsuelo. Y es precisamente ese vapor el que pone en marcha el reloj a partir de un pistón instalado en su maquinaria.

Puente suspendido de Capilano
El puente suspendido de Capilano aguanta el peso de 1300 personas al mismo tiempo.
Foto: Jacalyn Beales/Unsplash.com

Otro de los lugares que se disputa ser el más fotografiado de Vancouver es el puente suspendido de Capilano. Es la atracción más antigua de la ciudad, mide 70 metros de largo y salva una altura de 135 metros sobre el río Capilano, entre West Vancouver y North Vancouver. Rodeado de un espeso bosque, está a solo 15 minutos de la zona más céntrica de la urbe. Y esa es otra de las claves de la alta calidad de vida en la ciudad: sus habitantes no tienen que ‘escapar’ a la naturaleza los fines de semana, pueden hacerlo casi a diario. Zonas como Deep Cove, Grouse Mountain o Cypress Mountain se encuentran a una media hora de distancia en coche de los rascacielos.

Orca
Los meses de verano son los mejores para divisar orcas que se alimentan en el Estrecho Johnstone.

Por si no fuera suficiente con todo el entorno natural, Vancouver también puede presumir de un oasis interior. Hablamos de Stanley, el parque urbano más grande de Canadá y uno de los más extensos de toda Norteamérica. En sus más de 400 hectáreas se puede nadar –tiene sus propias playas y una gran piscina climatizada al aire libre–, montar en bici, patinar y, por supuesto, hacer un picnic en los meses de verano.

Aunque, precisamente de marzo a octubre, las mejores vistas de Vancouver se concentran en el Golfo y en las islas de San Juan. Hasta esta zona llegan miles de ballenas que emigran a través de las aguas del norte. Jorobadas, orcas y minke ‘pasan’ el verano en las aguas que rodean Vancouver Island. Solo están de paso, pero también saben que Vancouver es uno de los mejores lugares del mundo donde vivir.
 
No esperes para comprobarlo. KLM te lleva a Vancouver desde los principales aeropuertos de España

Artículos relacionados

Canadá invita por su cumpleaños

Sigue el camino de sillas rojas –puedes empezar por sus parques nacionales– y descubre todo lo que Canadá ofrece en...

El ‘paseo de la fama’ de los icebergs

Pueden pesar 10 millones de toneladas y medir como un edificio de 15 plantas. Terranova y Labrador (Canadá) es uno...

De Montreal a Toronto ‘on the road’

Separadas por poco más de 500 kilómetros de autopista y unidas por lagos, bosques con alces, sirope y muchas islas...

Al filo de la tormenta

Desde la orilla de Chesterman Beach, en Tofino (Canadá), sobrecoge la fiereza del océano Pacífico durante las tormentas invernales. Lo...