>>>Muerte a los ‘pop-ups’
Foto: Farrah Skeiky/Drink Company

Muerte a los ‘pop-ups’

¿Por qué hacer algo efímero cuando puede durar para siempre? Estamos hartos de vuestras ideas a las que nunca nos da tiempo a llegar. (PD: nos encantan)
C

on un nuevo diseño cada año, el hotel de hielo SnowVillage es el rey de los ‘pop-ups’. Esta vez se ha superado: más de 20 millones de kilos de nieve y 350.000 de hielo dan forma a un perfecto reino de hielo basado en la serie ‘Juego de Tronos’. Lapland Hotels se ha aliado con HBO Nordic para esculpir su propia ‘canción de hielo y nieve’ en las paredes congeladas del hotel. Incluido el Trono de Hierro (más frío que nunca), el Hall de las caras de Braavos y hasta algún Caminante Blanco, que está en su salsa en el blanco paisaje de Kittilä, el municipio finlandés donde se encuentra el hotel.

¿Lo malo? Que para cuando nos decidamos a ir, probablemente se haya derretido. Es el drama de los ‘pop-ups’, que tienen fecha de caducidad. El término ‘pop-up’ se acuñó ya entrado el nuevo milenio, aunque se practica desde mucho antes. Una de las pioneras fue la compañía californiana de marketing Vacant, que apostó por abrir tiendas durante solo unos días para dar a conocer una marca o crear un sentimiento de exclusividad y urgencia en los clientes. Y lo consiguieron.

Habitación con Caminante Blanco en SnowVillage, Finlandia
SnowVillage cuenta con 30 habitaciones de hielo y nieve.
Foto: Tuomas Kurtakko

I’ll be there for you (pero solo durante un mes)

Warner Bros. y Eight O’Clock Coffee celebraron el 20º aniversario de Friends abriendo una réplica del Central Perk en el Soho neoyorquino. Más de 50.000 personas se sentaron en sus sofás naranjas durante el mes que estuvo abierto. No fue ninguno de los personajes principales, pero Gunther (el barista rubio platino, eterno admirador de Rachel) sí que asistió a la inauguración.

Hoy en día, los ‘pop-ups’ aparecen donde menos te lo esperas, incluso en lo alto de la Torre Eiffel, como la habitación temporal que la compañía HomeAway instaló durante el Campeonato Europeo de fútbol. La lista es interminable, desde los ‘pubs’ navideños hasta la ‘pop-up store’ de Porsche, con modelos clásicos y exposiciones sobre cómo se diseña un coche. También restaurantes, como el danés Noma, que el chef René Redzepi llevó a Sídney durante solo 10 semanas. Aunque los que más triunfan son los bares. The Dark Side Bar ha abierto tres locales para aprendices de Jedi en Los Ángeles, Washington D.C. y Nueva York. Al otro lado del Atlántico está Alcotraz, el bar londinense al que hay que entrar con mono de presidiario para disfrutar de un cóctel entre rejas. Eso sí, la “condena” solo dura tres meses.

 

La fiebre ‘pop-up’ ha ido en aumento, casi en paralelo a nuestro amor por las series. Por eso no sorprende que ‘Juego de Tronos’ sea uno de las temáticas preferidas para estos locales. El pasado verano, toda la magia de Westeros se trasladó a Washington D.C. en un reinado de dos meses. La experiencia incluía cócteles exclusivos basados en las casas de la serie y varios barriles de ‘Bend the knee’, la cerveza oficial de la ficción, que fabrica una cervecería neoyorquina. Tyrion Lannister lo hubiera disfrutado.

 

El bar temporal Blood and Wine, en Edimburgo, también se basó en la saga de George R.R. Martin, tanto para la decoración como para la carta, que incluye los vinos y ‘ales’ que se mencionan en los libros. La iniciativa corrió a cargo de The Pop Up Geeks, auténticos expertos en el arte de transformar un bar en un escenario de película (o de serie). Lo han hecho con ‘Stranger Things’ y ‘The Walking Dead’, y muy pronto estará disponible Wubbalubbadubdub, donde el loco mundo de ‘Rick & Morty’ se volverá de carne y hueso.

Miracle on 9th Street, Nueva York
Miracle on 9th Street fue el primer pub navideño. Llevó el espíritu navideño a los cócteles y la decoración de la coctelería MACE, en Nueva York.
Foto: Sebastian Heck

Otro que le ha cogido el gusto a los locales temporales es Emporium Popups, en Chicago, situado junto a la sala de recreativos del mismo nombre. La música hip hop o la cultura surfera han sido algunas de las protagonistas de su espacio ‘pop-up’, pero se hizo viral por su ‘The Upside Down’ basado en la serie ‘Stranger Things’. A Netflix no le hizo demasiada gracia su idea y les envió una divertida carta con amenaza incluida: cuando se cumpliera el plazo que tenían programado debían cerrarlo, o el Demogorgon tomaría medidas.

The Max
El ‘pop-up’ Saved By The Max estuvo un año en Chicago antes de convertirse en un café permanente en Los Ángeles.
Foto: The Max

El escritor mexicano Carlos Monsiváis decía que “todo lo intenso debe ser efímero”, pero no estamos de acuerdo. Queremos ‘pop-ups’ que duren eternamente. Hoteles de hielo que no se derritan, cañas con Tyrion todos los días y bares que nos permitan entrar al ‘Upside Down’ cuando queramos. En The Max han oído nuestras plegarias y han convertido el café de ‘Salvados por la Campana’ en un restaurante permanente en Los Ángeles.

Artículos relacionados

Oda al bar español

260.000 locales convierten a España en el país con más densidad de bares del mundo. De los clásicos a los...

Hotel Watergate, a prueba de espías

Casi 50 años después de la caída de Nixon, el hotel testigo de una de las mayores conspiraciones políticas de...

El Tánger que dejó el Protectorado

Apenas queda un esbozo: la huella que dejaron los cafés parisinos, el Teatro Cervantes o el cine Alcázar. Viajamos por...