>>>Melbourne para mentes inquietas
Foto: Visit Victoria

Melbourne para mentes inquietas

Si Sídney tiene la belleza, Melbourne posee el cerebro. La segunda ciudad de Australia ocupa el primer puesto del país en lo que a vida cultural y artística se refiere.
C

asi la mitad de las librerías de Australia se encuentran en Melbourne. Y es que la capital del estado de Victoria es también la capital cultural del país. Sumado esto a las bajas tasas de paro, las zonas verdes, los carriles bici y a un transporte público accesible (gratuito en algunas áreas del centro) hace que Melbourne siempre figure entre las ciudades con mejor calidad de vida de todo el mundo. Vanguardista y cosmopolita, marca tendencias en moda, arte, y gastronomía. No necesita aparentar ser ‘hipster’. Lo es sin esfuerzo.

Arte callejero

Melbourne fue diseñada siguiendo una cuadrícula que estructura sus avenidas principales y que facilita mucho los paseos de los visitantes primerizos. Aunque también es posible perderse (en el buen sentido) entre las callejuelas más pequeñas, muchas de ellas pintadas con grafitis. En Hosier Lane y Rutledge Lane, consideradas parte de la zona financiera, los artistas de la ciudad dibujan sus obras a golpe de spray. Con el consentimiento del ayuntamiento, plasman con color temas de actualidad. De hecho, la inmediatez es una de las peculiaridades de esta galería de arte improvisada que cambia continuamente: grafiti sobre grafiti porque ya no hay ni un espacio en blanco.

Hosier Lane
La cultura del grafiti empezó a desarrollarse en Melbourne entre los 70 y los 80.
Foto: Tourism Australia / Time Out Australia

Melbourne también juega

¿Quién dijo que cultura y deporte son incompatibles? En Melbourne conviven en perfecta armonía. El fútbol americano y el cricket son los deportes más seguidos en la ciudad. Uno de los acontecimientos del año es el Boxing Day que se celebra en el Melbourne Cricket Ground (MCG).

Entre museos, galerías y plazas

El circuito artístico más serio –o al menos, más convencional– también tiene gran presencia en la ciudad. National Gallery Victoria (NGV) es el museo más visitado de Australia y el más antiguo. Inaugurado en 1861, alberga más de 70.000 obras de artistas locales e internacionales de distintos periodos históricos. Y en sus exposiciones temporales hay cabida para el arte contemporáneo, la arquitectura, la moda, el diseño, la danza… A unos veinte minutos andando –junto al río Yarra– se encuentra Crown, un complejo de entretenimiento que incluye cafeterías, bares, tiendas de diseño, un hotel de lujo y el casino más grande del hemisferio sur.

 

En la otra orilla se encuentra Federation Square, posiblemente una de las imágenes más icónicas del Melbourne moderno. La arquitectura vanguardista es la seña de identidad de esta plaza, auténtico centro de reunión de la ciudad. Cada año se programan unos 2.000 eventos en la plaza, sumando los edificios que la rodean y el espacio al aire libre. Aquí se pueden llegar a congregar 10.000 personas a la vez.

Federation Square
Con unos cinco millones de habitantes, es la segunda ciudad más poblada del Australia.
Foto: Visit Victoria

Un poco más al norte se encuentra el Museo de Melbourne. De grandes dimensiones, repasa la historia de la ciudad y de las culturas aborígenes. Se puede pasear por su bosque viviente o disfrutar de las películas y documentales proyectados en su pantalla IMAX.

 

Melbourne también puede presumir de albergar el primer edificio de Australia declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El Palacio Real de Exposiciones, construido a finales del siglo XIX, aúna varios estilos arquitectónicos: románico-bizantino, lombardo y renacentista italiano. Pero ninguno de los dos más habituales en el resto de la ciudad, el estilo victoriano y el Art decó. El mejor representante del primero es la catedral de St. Patrick, y del segundo, el edificio Manchester Unity.

The Kettle Black
Melbourne se encuentra en la costa sur de Australia.
Foto: Visit Victoria

En St. Kilda Road se concentran gran parte de las galerías de arte de la ciudad; mientras que para ir de compras –en Melbourne abundan las tiendas de diseño– hay que dirigirse a calles como Bourke y Collins.

Destino para cafeteros

Ciudad ecléctica donde las haya, la última revolución de Melbourne tiene que ver con su oferta gastronómica. Cada vez más variada y cuidada, los chefs de restaurantes de alto nivel compiten con los baristas de las cafeterías, toda una institución en la ciudad. Melbourne es destino de referencia para cafeteros, por mucho que los granos provengan de países del otro extremo del mundo. Aunque el café sea una auténtica religión en la ciudad (siempre de calidad y con leche orgánica), también se consiente alguna excentricidad de vez en cuando. Entre las últimas está el Avocado latte, que une el café con el ingrediente estrella de Instagram, el aguacate. Lo sirven en Truman Cafe, y sí, la cáscara del aguacate hace las veces de taza.

Artículos relacionados

En casa del tiburón blanco

Neptune Islands, en el sur de Australia, está considerado el mejor lugar del mundo para ver –desde una jaula– al...

La cuna australiana del ‘boho-chic’

Más que un pueblecito, Byron Bay es una filosofía de vida. Jóvenes surferos y granjeros ecológicos alternan con artistas y...

El festival secreto

Es imposible saber qué grupos van a tocar, pero la fiesta más silvestre de Australia ya ha colgado el cartel...

Nimbin: regreso a los 70

Comunas todavía activas, caravanas con el símbolo de la paz y camisetas psicodélicas en plena naturaleza. Viajamos en el tiempo...