>>>Luna de miel en el Jardín del Edén

Luna de miel en el Jardín del Edén

George y Amal, Salma y François-Henri, Kate y William… Y ahora tú y tu pareja. No hace falta tener sangre azul ni ser rico y famoso para escaparse a las Seychelles. Te lo demostramos.
H

ace tiempo que dejamos de creer en princesas, pero eso no quiere decir que no queramos irnos de vacaciones como ellas. O por lo menos, al mismo sitio. Kate Middleton y el príncipe Guillermo vivieron una luna de miel de ensueño en las islas Seychelles y vosotros también podéis hacerlo. No hace falta gastaros todos vuestros ahorros, además de ‘resorts’ y restaurantes exclusivos, existen infinitos rincones en sus 115 islas para perderos y olvidaros del resto del mundo. Lo importante es saber dónde encontrarlos.

La razón número uno para visitar Seychelles son sus playas paradisíacas. Lo que no todo el mundo sabe es que en sus islas se esconde un paraíso todavía más sensual: el Jardín del Edén. Así es como se conoce a la reserva natural del Vallée de Mai, en la isla de Praslin, un frondoso bosque de palmeras que se mantiene prácticamente intacto, según la leyenda, desde el momento del Génesis. Un general británico propagó el mito a finales del siglo XIX, convencido de que el coco de mar –endémico de esta isla y muy abundante en el Vallée de Mai,– era el fruto prohibido. En su defensa, solo hace falta mirar la exótica fruta para entender el porqué. Y es que las formas femeninas de este gigantesco coco (puede llegar a pesar hasta 20 kilos) invitan a la imaginación. Además, tiene fama de ser afrodisíaco. Desgraciadamente, no podréis comprobarlo, ya que se encuentra protegido por su rareza.

Vallée de Mai, Seychelles
En el Vallée de Mai, se encuentra la mayor plantación de coco de mar del mundo.
Foto: Office du Tourisme des Seychelles

Una isla solo para vosotros

Privacidad y un paisaje casi virgen. Eso es lo que ofrecen Frégate Island o North Island, dos de las islas más exclusivas de Seychelles. La primera cuenta con 16 villas (con piscina privada y mayordomo), mientras que la segunda permite alquilar la isla al completo. Para que celebréis vuestro amor sin que nada ni nadie os moleste.

Por suerte, el resto de cocos de la isla sí que se pueden probar. Como mejor se saborean es en una hamaca mientras disfrutáis del placer de no hacer nada. La playa de Anse Cocos es una de las más recomendables para emplearse en esta tarea. Está en la isla de La Digue y solo es accesible a pie.

Anse Bonnet Carré, también en La Digue, es la alternativa a la famosa Anse Source d’Argent. El acceso no es sencillo, hay que escalar entre los arbustos y las rocas o caminar por el agua si la marea está baja, pero la promesa de una playa desierta solo para vosotros hace que merezca la pena el esfuerzo. Para ver el atardecer la mejor es Sunset Beach, en Mahé. Está a unos 15 minutos de la capital Victoria y está rodeada de palmeras y vegetación.

Anse Cocos, La Digue
Para llegar a Anse Cocos hay que seguir el sendero desde Grand Anse o desde Anse Fourmis.
Foto: Office du Tourisme des Seychelles

Además de por sus puestas de sol, Sunset Beach es conocida por sus aguas cristalinas, ideales para practicar snorkel. Las mejores épocas para hacerlo son de marzo a mayo, y de septiembre a noviembre, cuando hay mayor visibilidad y el mar está más tranquilo; pero puede practicarse durante todo el año en la mayoría de sus islas. Descubrir su fauna marina es la excusa perfecta para recorrer el archipiélago. Casi el 50% de las islas son reservas o parques nacionales, como la Reserva Natural de la Isla de Aride, el atolón de Aldabra o el Parque Nacional Marino de Silhouette. Así que no importa donde vayáis, la belleza natural está asegurada.

Peces de colores en Sunset Beach
Algunos hoteles y ‘resorts’ alquilan el equipo para hacer snorkel.
Foto: Songkran via Visualhunt / CC BY-NC-SA

Entre excursión y excursión, encontrad un hueco para mimaros. La mayoría de los ‘resorts’ disponibles en las islas ofrecen relajantes spas, así como tratamientos de belleza y masajes en pareja. Uno de los más especiales es el Full Moon massage que ofrece Four Seasons Seychelles: al aire libre y bajo un manto de estrellas en las cercanías de la playa de Petite Anse. El Índico pone la banda sonora. La experiencia acaba con una copa de champán a la luz de la luna. Quizá no tengáis un reino ni una mansión en Beverly Hills, pero sí que podéis vivir la magia de las Seychelles.

Artículos relacionados

Seychelles: la guía para no perderse nada

Con 115 islas y más de un millón de kilómetros cuadrados de océano, en las islas Seychelles es fácil desorientarse....

Seychelles, el paraíso accesible para todos los bolsillos

¡Millonarios, abran paso! Seychelles ha dejado de ser un destino prohibitivo y da la bienvenida a los turistas de a...

Seychelles, donde viven las musas

Islas apartadas del mundo, vegetación salvaje y mercados llenos de color. Si las hijas de Zeus se encuentran en algún...

El dinero no da la felicidad, pero Seychelles sí

Pasar una semana en el paraíso ya parece un regalo, pero con estas ideas llevarás tus vacaciones al siguiente nivel.