>>>Los mejores ‘resorts’ espirituales
Foto: © 2016 Conrad Hotels & Resorts

Los mejores ‘resorts’ espirituales

Buda decía que la paz viene de dentro y no hace falta buscarla fuera, pero en una ‘infinity pool’ en Maldivas es mucho más fácil alcanzarla.
C
ierro los ojos, relajo el cuerpo. Inspiro, expiro. Mi mente es el cielo, y mis pensamientos, nubes que lo cruzan. El objetivo es verlo todo color azul, un cielo despejado. Siempre pensé que meditar consistía en dejar la mente en blanco, pero he aprendido que el Nirvana es de color turquesa. Abro los ojos y ahí está. Para decepción del Maestro Goenka, (o eso creo, pues él no se inmuta) no es mi mente, sino las vistas del hotel Conrad en Rangali Island, Maldivas. Cada mañana medito durante una hora frente al océano Índico. No soy la única. Según Global Wellness Institute, el turismo de bienestar representa un 14% de los gastos totales del sector. Para 2017, se espera que esta cifra ascienda al 50%. Por eso muchos ‘resorts’ se han apresurado a incluir el yoga, la meditación y los tratamientos de spa en su carta de servicios. Es el momento de cambiar la pulsera de ‘todo-incluido’ y los viajes de ritmo frenético por un lugar retirado y solitario con barra libre de cuidados, para el cuerpo y la mente.
En Ananda en los Himalayas practican el Hatha Yoga, que, además de la parte física, trabaja la respiración, la meditación y la purificación espiritual.

La isla sagrada

Los cielos grises de Escocia se despejan en Holy Isle, muy cerca de la isla de Arran. En este paraje natural se encuentra el Centre for World Peace and Health, dirigido por el maestro budista tibetano Lama Yeshe Losal Rinpoche. De abril a octubre organiza cursos y retiros espirituales.

La cultura del bienestar inicia su ruta en Asia, cuna del budismo, el reiki y el ayurveda. Lo que en su día fue destino místico y mochilero se hizo ‘mainstream’ gracias a Hollywood. Julia Roberts comió, rezó, amó y puso de moda viajar para encontrarse a uno mismo. Escogió la India, el país que más rápido crece en turismo ‘wellness’, con una proyección de aumento anual del 20%. Allí está el ‘resort’ Ananda en los Himalayas. Situado a 22 kilómetros de Rishikesh, la ciudad donde nació el yoga, el antiguo palacio del Maharajá es ahora un refugio para aquellos en busca de paz y armonía. Se logra a través del yoga y diferentes técnicas de meditación, además de tratamientos de aromaterapia, reflexología o limpieza de chakras con cristales del Himalaya.
 
“Comprehensive Optimal Fitness” es el último programa en incorporarse a Kamalaya Koh Samui. Incluye meditación, guía nutricional y sesiones de infrarrojos, sauna y masajes.
Tailandia le hace la competencia a la India como destino espiritual. Templos como Wat Mahatat, en Bangkok, ofrecen cursos de meditación Vipassana a diario, pero fuera de la capital también hay santuarios del bienestar. El resort Kamalaya, en Koh Samui basa sus prácticas en la filosofía holística. Combina lo mejor de Oriente y Occidente y ofrece tratamientos anti-estrés, de rejuvenecimiento y de equilibrio emocional. Para Richard, de Reino Unido, fueron “las mejores dos semanas de los últimos diez años”.
Para llegar a Conrad Maldives en Rangali Island necesitarás coger un hidroavión en el Aeropuerto Internacional Male, a unos 90 kilómetros.
Foto: © 2016 Conrad Hotels & Resorts
No hacen falta playas paradisíacas ni ambientes exóticos para buscar retiro espiritual, también sirve una villa de del s. XIII en la Toscana rural. Es la Pianore, uno de los centros donde Rolling Meadows organizan sus retiros. En ellos, Patricia y Surya comparten su sabiduría con once alumnos. En silencio, porque como afirmaba Gandhi es así como “el alma encuentra el camino bajo una luz más clara”.
El silencio ayuda. También el sonido de las olas. Cuando termino de meditar, no estoy segura de haber despejado del todo mi cielo, pero me encuentro en paz. Me sumerjo en la ‘infinity pool’ y observo a mi alrededor. Si esto no es el Nirvana, desde luego se le parece.

Artículos relacionados

Dime qué edad tienes y te diré cómo viajas

No se viaja igual a los 20 que a los 50. La buena noticia es que a medida que perdemos...

Hotel Watergate, a prueba de espías

Casi 50 años después de la caída de Nixon, el hotel testigo de una de las mayores conspiraciones políticas de...

Vivir como un rey en Rajastán

Salones tapizados, trofeos de caza y camas con dosel. Los maharajás han transformado sus palacios en hoteles de lujo que...

El desierto que se comió Kolmanskop

Vivió su máximo esplendor durante la primera mitad del siglo XX gracias a los diamantes que escondían sus tierras. Hoy...