>>>Los mejores destinos para mochileros novatos

Los mejores destinos para mochileros novatos

No es solo una cuestión de dinero, sino de principios. Viajar de mochilero es recorrer el mundo sin prisas ni prejuicios. ¿Te animas? Te contamos por dónde empezar.
C

uando quema el fuego viajero no hay mala economía que lo sofoque. Aunque sea adaptándose. Para ello, el primer requisito es apartar prejuicios y escrúpulos, muy malos compañeros de viaje. “Mochilear” no es solo cambiar las ruedas por el peso a la espalda; es también dormir en “multihabitaciones” con olor a especias y ronquidos internacionales como banda sonora, y compartir baños no aptos para aprensivos. Los tapones para los oídos y los antifaces son buenos aliados. Unas chanclas, imprescindibles para entrar en cualquier baño. Una buena guía, unas zapatillas cómodas y antimosquitos tienen que encontrar su hueco en la mochila. Un nivel decente de inglés, una riñonera y haberse tatuado que puedes perder la ropa, pero no el pasaporte, es primordial. Seguido de aprender a regatear, no tener vergüenza en preguntar y ser prudente. Una vez asimilado esto, paciencia y buen camino. Vas a conocer viajeros de todo el mundo. Y estos son los mejores destinos para empezar.

Khao San Road, en Bangkok, se conoce como el “gueto mochilero” y es la calle más famosa de la capital tailandesa. En sus orígenes, el barrio se dedicaba a comercializar arroz, hasta que en 1982 se instaló el primer hostal a precio económico. Aparecieron los primeros mochileros, despertando el negocio. Hoy es uno de los barrios más grandes del mundo especializados en este perfil.

Viajero en la montaña
En la mayoría de los lugares es necesario pedir autorización previa para acampar.
Foto: Mahir Uysal

África, asignatura pendiente

África apunta maneras como destino mochilero: buen clima, rincones de gran belleza… Pero la escasez de alojamientos baratos y la falta de seguridad hacen que no sea tan sencillo recorrerlo. De momento, Zambia es uno de los destinos posibles, con la propuesta de recorrer sus casi una veintena de parques nacionales.

Al nivel de Bangkok, otro paraíso mochilero es Paharganj, en las inmediaciones de la estación de tren de Nueva Delhi. Como en el de Bangkok, el caos es una de sus características: tiendas coloridas de ropa y accesorios, precios bajos, transportistas, casas con las puertas abiertas, y sobre todo, gente, muchísima gente. Camboya, Laos, Malasia –¿hay lugar mejor fusionando playas de ensueño con multiculturalismo y delicias gastronómicas?– o Vietnam son otros destinos del sudeste asiático ideales para mochilear. Y es que el continente asiático es el top, principalmente por dos razones: una, resulta exótico. Dos, es sumamente barato, sobre todo si se compara con algunos destinos europeos o Nueva Zelanda y Australia. Dos países, estos últimos, con alma ‘backpacker’ pero con precios de suites más que de albergues.

 

Canadá es otra posibilidad –hay muchos hostales que aceptan voluntarios a cambio de alojamiento–, sobre todo en 2017 que, al estar celebrando su 150 aniversario como nación, ofrece una amplia gama de festivales, principalmente en Montreal. En la misma línea está Europa. Aunque cara, ofrece buenos destinos sobre todo de montaña, perfectos para hacer senderismo con el ‘petate’ a cuestas. Desde los picos de Europa, en la localidad española de Asturias –su Parque natural es Reserva de la biosfera y cuenta con más de sesenta espacios protegidos– hasta las cumbres de los Alpes austriacos. En estos casos, unas buenas botas de montaña y un chaquetón serán esenciales. El monte Olimpo, en Grecia, es un sitio espectacular para quienes se atrevan con sus casi 3.000 metros de altura. Zeus y los demás dioses echarán una mano.

Mount Kinabalu (Malasia)
El monte Kinabalu es una buena parada en un viaje por el sudeste asiático. Turismo de Malasia lo describe como “uno de los picos más seguros y conquistables del mundo”.

Regresando a la economía de guerrilla, muchos países latinoamericanos se han convertido en lugares de excepción para los mochileros, sobre todo por sus bajos precios y la acogida de su gente. El hostal Prisamata, en Salta, al norte de Argentina, lleva en su nombre el eslogan perfecto para un mochilero. La calma y el dejarse fluir son premisas clave. Nicaragua es también un destino bastante desconocido y que cumple todos los requisitos para ser paraíso de mochileros. Es fácil adentrarse en sus calles con la mochila a cuestas, sus vecinos son acogedores y tiene ciudades como Granada, que con sus paseos de casas e iglesias coloniales evoca a los antiguos viajeros. Además, para los amantes de lo salvaje, tiene volcanes en los que el deporte de moda es deslizarse.

Volcán Telica (Nicaragua).
El volcán Telica, a 30 kilómetros de León (Nicaragua), continúa activo.
Foto: Matyas Rehak / Shutterstock.com

También la cadena de hostels Che Lagarto sabe de ‘mochilear’ por Latinoamérica. En Brasil, Argentina, Uruguay, Chile y Perú tienen alojamientos económicos perfectos para este público. Además, si en mitad del viaje, los ahorros menguan demasiado, suelen ofrecer la posibilidad de trabajar una temporada antes de continuar el camino. Su eslogan, ‘La vida es ahora’, es el lema que resume los principios de un buen mochilero.

Artículos relacionados

Hostels en los que desearás dormir acompañado

Cada vez más hostales atraen a todo tipo de turistas, no solo mochileros. Y es que, en acogedoras habitaciones, son...

Dime qué edad tienes y te diré cómo viajas

No se viaja igual a los 20 que a los 50. La buena noticia es que a medida que perdemos...

Una vida en movimiento

Entrevistamos a Herman y Candela Zapp, una pareja que lleva 16 años dando la vuelta al mundo y que ha...

Las Vegas apuesta al rojo

Es posible visitar ‘la ciudad del pecado’ sin cometer ninguno: ni casarse disfrazado de Elvis ni jugárselo todo en la...