>>>Los destinos más relajantes (y con menos gente) del mundo

Los destinos más relajantes (y con menos gente) del mundo

Ir de vacaciones y ser el único que salga en la foto es casi misión imposible. Buscamos rincones donde desconectar y que aún no hayan sucumbido al turismo de masas.
U

no, dos, tres… y así, ¡hasta diez! Si has tenido que hacer esta cuenta más veces de las deseables en los últimos meses es que necesitas una vacaciones. Unas vacaciones de relax. En estos ocho rincones podrás desconectar –o conectar contigo mismo– sin que haya mucha gente alrededor… para que no tengas que volver a contar hasta diez.

Landmannalaugar
1. Landmannalaugar (Islandia)

Aunque esta isla el norte de Europa ha visto cómo repuntaba el número de turistas en los últimos años, sigue gozando de espacios tranquilos. Sobre todo en invierno. A zonas de las Tierras Altas, como Landmannalaugar, no suelen llegar los turistas. Sus montañas de colores y sus riachuelos son los mejores acompañantes para el silencio. Considerado el país más seguro del mundo, en Islandia no debe preocuparte dejar la puerta del coche abierta o la mochila a la vista. Y si eso no es tranquilidad…

Reserva Natural Los Flamencos
Foto: Paula Porto on Unsplash
2. Reserva Nacional Los Flamencos (Chile)

Esta reserva, en la comuna de San Pedro de Atacama, fue creada en 1990 para proteger especies como el tuco tuco de la puna, el zorro culpeo, el puma, la vicuña, el guanaco o el flamenco. Linda con Atacama, el desierto más árido del planeta, por lo que es una zona muy poco poblada y totalmente protegida. Existen senderos para excursiones en el sector de las lagunas Altiplánicas Miscanti y Miñiques, en laguna Chaxa, en el valle de la Luna y en Aldea de Tulor, esta última de 2.300 años de antigüedad.

Bután
3. Bután

Rejuvenecer cuerpo y espíritu. Eso es lo que busca la mayoría de los turistas que viajan hasta este reino, considerado uno de los países más felices del mundo. Los budistas más devotos se aventuran entre sus montañas para retiros que pueden durar meses. La meditación es una costumbre de lo más arraigada, del mismo modo que lo es recurrir a los Tshachus, manantiales termales con propiedades curativas. La mayoría de los hoteles ofrecen retiros, servicios de meditación y sesiones de yoga.

Desierto del Sahara
Foto: Luca Zanon on Unsplash
4. Desierto del Sahara

Quienes han pasado una noche bajo las estrellas en el desierto del Sahara dicen que no hay cielo como aquel. Situado en el norte de África, es una excursión habitual desde ciudades como Marrakech (Marruecos). Tierra de bereberes, permite acampar entre dunas, cenar alrededor de una hoguera y montar en camello con el viento como único sonido de fondo. En las noches frías no hay mayor placer que sumergir los pies en la arena, aún templada por el calor del día.

Nueva Zelanda
Foto: James Wilkinson on Unsplash
5. Nueva Zelanda

Considerado destino de aventuras y exploración de la naturaleza, la situación geográfica de Nueva Zelanda –archipiélago en mitad del Pacífico Sur– permite desconectar para conectar con la naturaleza: montar en kayak por lagos solitarios, acampar en mitad de “la nada”… Y todo en el tercer país más seguro del mundo. La calidad de vida en las ciudades neozelandesas también es de nota, y eso es algo que no pasa desapercibido para el visitante.

Ubud, Indonesia
6. Ubud (Indonesia)

Considerado el corazón cultural de Indonesia, Ubud se extiende entre inmensos campos de arroz. Reclamo también para tratamientos curativos, aquí vino a relajarse Julia Roberts en la película ‘Come, reza, ama’. Inevitablemente, puso de moda este rincón del centro de la isla de Bali, pero aún se puede encontrar un respiro con un masaje balinés o con un paseo en bici entre su exuberante paisaje. Es la forma más habitual para moverse por esta zona a la que mucha gente llega a pasar unos días, y acaba quedándose varias semanas.

Piscinas naturales La Maceta
Foto: Alex Bramwell / Lex Thoonen. Turismo de Canarias
7. El Hierro (España)

La más pequeña de las siete islas Canarias –y quizá la más desconocida– es 100% sostenible gracias a las energías renovables. Declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO, en sus 268 kilómetros cuadrados viven unos 10.000 habitantes. Tierras fértiles, formaciones de lava y una abundante vegetación conforman un tranquilo entorno que se complementa con 46 puntos de inmersión en un paisaje submarino único. Y una curiosidad: se la conoce como la isla del Meridiano porque hasta 1885 la Punta de Orchilla fue considerada el Meridiano 0.

Ámsterdam
Foto: Mitchel Lensink on Unsplash
8. Y una ciudad, ¡Ámsterdam!

Cuando uno piensa en un viaje de relax o desconexión lo primero que se le viene a la cabeza no suele ser una ciudad. Pero nos atrevemos a recomendar una. Ámsterdam no es ciudad para apresurarse; sus habitantes viven al ritmo que marca el pedaleo de sus bicis, nada que ver con el ajetreado tráfico de otras capitales europeas. Canales, puentes y calles tranquilas conforman un paisaje urbano que es especialmente plácido en invierno, cuando los bares de la ciudad ofrecen su típica leche de anís.

 

Artículos relacionados

Los reyes de la India

Tradicionalmente, el león ha ostentado el título de rey de la jungla, pero en India las cosas son diferentes. Reinan...

¿Quién mató al ‘hipster’?

Los ‘muppies’ quieren tomar el relevo a la barba y las gafas de pasta. Si van a inundar el mapa,...

Los oasis del Sáhara americano

No todos los días encontramos agua en el desierto. El Parque Nacional de Lençóis Maranhenses se cubre de lagos durante...

La cueva más grande del mundo

En Vietnam, el remoto pueblo Son Trach ‘esconde’ la cueva Son Doong, gran estrella del Parque Nacional Phong Nha-Kẻ Bàng.