>>>De Los Ángeles a Las Vegas entre cañones
Si no se hace ninguna parada, el recorrido por carretera entre Los Ángeles y Las Vegas dura apenas cinco horas.
Foto: Henning Witzel/Unsplash

De Los Ángeles a Las Vegas entre cañones

De Los Ángeles a Las Vegas pasando por cuatro parques nacionales. Un viaje de paisajes inesperados entre las capitales del cine y el ‘glamour’.
N

ada detrás de mí, todo delante de mí, como siempre en el camino”. Esta frase de Jack Kerouac en su mítico libro ‘On the road’ bien vale como mantra en un viaje por Estados Unidos. Punto de partida, Los Ángeles. Allí comienzan las míticas Ruta 1 y 66. Pero L.A también es la primera parada de muchas otras aventuras. Empezando por el Gran Cañón, la postal más emblemática de Arizona. El responsable de este peculiar paisaje es el río Colorado, que fue tallándolo poco a poco. Una erosión que data de hace seis millones de años, aunque los científicos siguen debatiendo sobre su origen exacto.

Lo visitan cuatro millones y medio de personas cada año. Nueve de cada diez apuestan por el extremo sur porque el acceso al norte es mucho más complicado. Lo que pocos saben es que no es un (gran) cañón, sino una garganta. Se trata de un conjunto de cañones de diferentes épocas y características. Comprenden todas las tonalidades del rojo y cambian de color según la hora del día. ¿El resultado? Una panorámica cambiante de la que es imposible aburrirse.

Grand Canyon landscape
El extremo sur del Gran Cañón está abierto todos los días del año.

Las Vegas en versión mini

Entre Los Ángeles y el Gran Cañon es habitual parar en Laughlin. Big Bend State Recreation Area es el centro de esta ciudad repleta de hoteles y casinos. Los más impacientes se alojan en uno de los nueve ‘resorts’ con los que cuenta y apuestan aquí sus primeros dólares.

En el camino hacia el siguiente cañón se cruza el lago Powell, entre los estados de Arizona y Utah. Es el segundo lago artificial más grande de Estados Unidos con 300 kilómetros de largo. Se originó gracias a la presa del cañón de Glen, con agua del río Colorado y en las zonas más profundas alcanza 122 metros. Este pequeño oasis, rodeado de rocas rojizas, puede explorarse en lancha, buceando o incluso mientras se practica esquí acuático.

A unas seis horas del lago se encuentra Bryce Canyon, ya en Utah. Sus afiladísimas rocas son su principal seña de identidad. Se puede conocer haciendo senderismo nocturno, tomar clases prácticas de geología o a caballo. En invierno se organizan recorridos con raquetas de nieve. También en Utah se encuentra Zyon Canyon, caracterizado por el despliegue de colores de sus rocas, en mutantes tonos rosas y rojos. Aunque no todos los cañones son accesibles, es habitual la practica de barranquismo. Está a menos de 250 kilómetros del aeropuerto de Las Vegas.

Bryce Canyon
En Bryce Canyon la erosión está causada por el viento, el agua y hielo.

El evidente contraste entre ‘la ciudad del pecado’ y los cañones se olvida pronto. Las luces de los casinos tienen el mismo efecto hipnótico que un atardecer en el Gran Cañón y la oferta de ocio de la ciudad llena de actividades las 24 horas del día. Espectáculos, partidas de póker y la vida nocturna más animada de todo el país se dan cita a ambos lados del Strip, la arteria principal de la ciudad.

Road across Death Valley
Death Valley tiene el récord mundial de la temperatura del aire más alta registrada nunca, 57 grados.

Y antes de volver, una parada más, Death Valley. Su nombre avisa. Durante los meses de verano las temperaturas oscilan entre los 38 y los 49 grados, un calor extremo. Tanto como sus inviernos, cuando se pueden ver sus picos repletos de nieve. Su paisaje se resume en, 3.4 millones de acres de desierto y montañas. Carreteras en las que no se ve el límite. Desierto a derecha e izquierda. O como dijo Kerouac: todo el camino por delante.

Artículos relacionados

‘Road movie’ por la Costa Oeste de Estados Unidos

Apaga Netflix y súbete al coche para disfrutar de algunos de los fotogramas míticos de la historia del cine. Los...

‘Spring Break’ para principiantes

Mucho alcohol y poca ropa. Así es la semana más esperada del año para los universitarios americanos.

El sueño de Gary Nader

A finales de 2016 abre sus puertas el museo LAAM en Miami. Está llamada a convertirse en la colección de...

¡Wendy! ¡Estoy en casa!

Si eres amante del cine de terror no puedes perderte el festival en honor a este género que se celebra...