>>>Las ventajas del verano austriaco

Las ventajas del verano austriaco

Pasear por un glaciar nevado y bañarse (sin neopreno) en un lago de aguas cristalinas. ¿Todo en el mismo lugar? En Zell am See-Kaprun es posible.
E

xperiencia alpina los 365 días al año”. Eso es lo que puede prometer y promete Austria. Este país del centro de Europa es conocido por sus paisajes invernales, pero algunos de sus picos más elevados conservan el frío elemento durante casi todo el año, permitiendo la práctica del esquí al menos durante diez meses de cada doce.

Uno de los enclaves donde el privilegiado verano austriaco luce con mayor esplendor es Zell am See-Kaprun. Antes conocida como la región de deportes de Europa (Europe Sport Region), se encuentra a 85 kilómetros de Salzburgo y a menos de 200 de Múnich. En realidad, se trata de la unión de dos ciudades, Zell am See (10.000 habitantes) y Kaprun (3.000 habitantes). Al pie de los Alpes, la primera está bañada por el lago Zell, uno de los más limpios de Europa.

Ciclista en las montañas austriacas.
“El más estrecho de los senderos, el mejor”. Es el lema de los senderos ciclistas ‘freeride’ en Kitzsteinhorn.
Foto: ©Zell am See-Kaprun Tourismus/Sebastian Dörk

Otros atractivos de Kaprun

Además de las posibilidades que brinda a los amantes de los deportes de invierno, y de ser la puerta de acceso al glaciar de Kitzsteinhorn, Kaprun es conocido por su castillo. Una fortaleza medieval del siglo XII y en la que hoy se celebran ferias y conciertos.

Lagos y montañas comparten aquí espacio con glaciares como Kitzsteinhorn, que sobrepasa por 29 la marca de los 3.000 metros. Con 41 kilómetros esquiables, sus pistas permanecen abiertas para la práctica de este deporte hasta bien entrado el mes de julio. Desde ese momento, y hasta el mes de septiembre, los esquís dejan paso a las botas de montaña y las bicicletas. Senderismo por praderas verdes hasta llegar a la cima del glaciar, siempre blanco.

 

Precisamente en la cota 3.000 se encuentra la plataforma Gipfelwelt, desde la que se pueden ver otra treintena de picos alpinos. Es el mirador más elevado de toda la región de Salzburgo, y está abierto durante todo el año. Se puede ascender hasta allí sin necesidad de tener conocimientos de alpinismo gracias a un teleférico. Gipfelwelt 3000 muestra las mejores vistas del glaciar y del Parque Nacional de Hohe Tauern. Además de las plataformas panorámicas, la visita se puede completar con un tour en la galería Nationalpark, un recorrido creado en una mina de 360 metros que atraviesa el pico de Kitzsteinhorn; o a través de la pantalla Cinema 3000, que muestra espectaculares imágenes de la zona y reproduce la película ‘Kitzsteinhorn-The Nature’.

Mirador en Kitzsteinhorn.
El mirador Gipfelwelt 3000 se encuentra en la considerada cima de Salzburgo (Top of Salzburg).
Foto: kitzsteinhorn.at

Ice Arena se encarga de poner el broche final a esta experiencia alpina. Este espacio cuenta con una ‘playa de nieve’, tumbonas, toboganes, una ‘alfombra mágica’ y actividades para seguir el rastro del glaciar. Temporalmente cerrado, volverá a abrir sus puertas el próximo mes de julio. Con nieve, por supuesto.

Casa de verano en Zell am See-Kaprun
La mejor manera de llegar a Zell am See-Kaprun es en avión, hasta el aeropuerto de Salzburgo.

Para quienes no quieran subir tan alto, existe otra alternativa que alcanza los 2.000 metros. Hasta este punto llega el teleférico Schmitten, un diseño de Porsche. La salida se encuentra en la propia ciudad de Zell am See, que puede presumir de un cuidado casco antiguo y de una gran oferta comercial y de restauración.

Los 23 grados de media que marca el lago Zell los meses de verano obligan a meter el bañador en la maleta para unas vacaciones de verano austriacas. Cuenta con dos ‘playas’ acondicionadas, Lido Zell am See y Lido Thumersbach. La primera incluye piscina con tobogán gigante, espacio de buceo con cinco metros de profundidad y 18 hoyos de mini golf; mientras que la segunda tiene una piscina climatizada y zona de restauración.

Además del baño, el lago Zell es perfecto para la práctica de otros deportes acuáticos como el buceo o el kayak. Otra opción para conocer el lago es recorrerlo en algunas de las embarcaciones que navegan por sus cuatro kilómetros y medio de superficie. Y de fondo, los picos nevados del verano austriaco.

Artículos relacionados

La caravana más chic

¿Quieres tener la sensación de viajar en una caravana sin renunciar a la comodidad de un hotel? Es la modalidad...

Psicoanálisis natural en los Alpes austriacos

El contacto con la naturaleza combate la depresión. Acaba de ser demostrado científicamente, pero los austriacos llevan años aplicando esta...

Las aventuras del Gigante de cristal

Un gigante da la bienvenida a las 700.000 personas que visitan anualmente el resplandeciente mundo de Swarovski en el Tirol....

Por qué Viena siempre ha sido cool

En Viena puedes ser Sissi Emperatriz, y comer tarta Sacher mientras paseas por los palacios. O puedes ser Christina Steinbrecher-Pfandt,...