>>>Las Vegas apuesta al rojo

Las Vegas apuesta al rojo

Es posible visitar ‘la ciudad del pecado’ sin cometer ninguno: ni casarse disfrazado de Elvis ni jugárselo todo en la ruleta. Lo imposible es aburrirse, y menos bien acompañado.
L
as Vegas no es ni París ni Venecia, pero el amor conduce hasta allí a miles de personas. Cada año se emiten más de 100.000 licencias de matrimonio, lo que significa que casi 300 parejas al día eligen esta ciudad para darse el ‘sí, quiero’. El amor brilla en un rótulo de neón y apuesta todo al as de corazones en los casinos.
Las parejas que viajan allí porque creen que ha llegado el momento de pasar por el altar no necesitan buscar una capilla para casarse en Las Vegas. Pueden intercambiar los anillos dentro o ante el acuario del Hotel Silverton o jugando al minigolf a ritmo del grupo de rock Kiss en Hotter than Hell Wedding Chapel. Los amantes apresurados tienen la opción de casarse en un ‘drive-thru’, sin ni siquiera salir del coche.
Slotzilla pasa justo por debajo de Viva Vision, en Fremont Street

Las ciudades del amor

Un viaje a Las Vegas incluye una visita a París y Venecia. El Hotel Paris tiene una reproducción de la Torre Eiffel de 165 metros, la mitad de la original, y en The Venetian puedes dar un romántico paseo por sus canales, gondolero incluido.

Se dice que si quieres a otra persona, lo haces en la salud y en la enfermedad. Los que añaden en la tierra y en cielo eligen Slotzilla, una tirolina que cruza Fremont Street, bajo la pantalla de vídeo más grande del mundo, Viva Vision.
El espectáculo de luces y música del Downtown de Las Vegas como no puede verse a ras del suelo. Las bodas de altos vuelos tienen como escenario preferido el Sky Combat Ace, un avión de combate donde culminar un romance al estilo ‘Top Gun’. Los novios van acompañados de un piloto profesional para no terminar el matrimonio antes de tiempo. El descenso desde las alturas del amor sería igual de brusco que la caída libre controlada desde el piso 108 del Hotel Stratosphere que otras parejas eligen como forma de unirse en matrimonio. Un descenso de 260 metros para pensárselo bien.
Sky Combat Ace te permite pilotar aviones de combate

Aquí no se tira nada

Cuando los míticos carteles luminosos de Las Vegas se funden para siempre, no se tiran. El Museo del Neón es un centro cultural al aire libre con más de 150 piezas. Reúne algunos tan emblemáticos, como el del hotel Stardust, en el que se inspiró ‘Casino, de Scorsese.

Los que no necesitan que la adrenalina sea el padrino de boda eligen una cena romántica enfrente de las fuentes del Bellagio, en el bistró de comida francesa Mon Ami Gabi, y terminar la velada en el Chandelier Bar del hotel Cosmopolitan. A juego con el amor infinito, la celebración no termina con la llegada del día. En Las Vegas dan una vuelta de tuerca al ‘brunch’ con el ‘bottomless’ o ‘boozy brunch’, sin límite de bebidas. El Party Brunch de LAVO, en el Hotel The Venetian, incluye gofres, tortitas, champán, confeti y Djs. Es la mejor manera de continuar la fiesta…¡o de empezarla! Ya se sabe que “lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas”.
En el restaurante LAVO el brunch es una fiesta

Artículos relacionados

Fremantle, capital festiva de Australia

La ciudad natal de Bon Scott, el excantante de AC/DC, es un imán para los amantes de la música, el...

Dime qué edad tienes y te diré cómo viajas

No se viaja igual a los 20 que a los 50. La buena noticia es que a medida que perdemos...

La fiebre verde se contagia

San Patricio, el patrón de Irlanda, nació en Escocia. Así que no le importará que celebres su festividad fuera de...

Dónde casarse como una ‘celebrity’

No todas podemos casarnos con George Clooney, pero sí hacerlo en el lugar donde celebró su matrimonio, Italia, el país...