>>>Las nueve islas de la adrenalina
Foto: ©Nuno Sá

Las nueve islas de la adrenalina

Famoso por los avistamientos de ballenas, el archipiélago de las Azores es un parque multiaventura en el que practicar deporte por tierra, mar y aire.
L
as islas Azores acogen a un tercio de todas las especies de cetáceos del mundo, además de al pez más grande del planeta, el tiburón ballena. Con esas 24 especies conviven cinco de tortugas marinas y unas 600 de peces. Tal biodiversidad submarina es todo un reclamo para buceadores que quieran nadar junto a estos gigantes marinos. Santa María es la isla más visitada por los tiburones ballena, mientras que los tiburones azules suelen dejarse ver por el monte submarino Condor, a unas diez millas de la isla de Faial.
Las rutas en bicicleta también pueden hacerse acompañados por guías locales.
Foto: ©Turismo dos Açores

Como peces en el agua

Las Azores pueden presumir de un clima templado durante buena parte del año. También bajo el agua, donde las temperaturas oscilan entre 16 y 20 grados. De junio a octubre se dan las condiciones idóneas para el buceo, cuando la visibilidad alcanza los 30 metros.

Las mantas, por su parte, son asiduas a ambos entornos, dos de los más ricos de las nueve islas que componen este archipiélago, situado en mitad del Atlántico Norte, a dos horas de vuelo desde Lisboa. Pero no solo su fauna merece una inmersión. Los restos de varios naufragios están ‘aparcados’ en su fondo marino. Entre ellos, el del barco Dori, que participó en el Día D durante la II Guerra Mundial. A poca distancia del puerto de Punta Delgada, este barco hundido desde 1964 es el enclave más famoso en la ruta del buceo por las Azores. Se encuentra a tan solo 20 metros de profundidad.
El contraste entre paisajes volcánicos y costas tranquilas y su clima suave favorecen también la práctica de otros deportes acuáticos en Azores, como surf, piragüismo, vela o paddle surf. Se puede surfear en cada una de las nueve islas, aunque destacan los ‘point breaks’ de Santa María y San Miguel, y los ‘reef breaks’ de San Jorge. Aquí se producen las olas más largas de todo el archipiélago. Su ubicación convirtió a las Azores en lugar de paso para navegantes a lo largo de la historia, y actualmente es un puerto relevante en regatas internacionales. En total, las nueve islas suman más de 1.000 puntos de amarre. Además de la costa, el deporte acuático en Azores también se desarrolla en aguas interiores, tanto en las lagunas como en las calderas volcánicas, perfectas para practicar piragüismo o paddle surf.
En las Azores se recomiendan trajes de buceo húmedos o semi-secos.
Foto: ©Turismo dos Açores

Relax entre tanta aventura

Para quienes no quieran enfundarse el traje de buceo, hay alternativas en la superficie, como la observación de cetáceos desde un barco. Ballenas, cachalotes y delfines se dejan ver con bastante facilidad. Tanto que, si no lo consigues, las empresas de avistamiento devuelven el dinero de la excursión.

La isla del Pico es la segunda más grande del archipiélago. Su nombre no es casual, alberga la cumbre más alta de Portugal (2.351 metros). Este paisaje montañoso invita al senderismo y la escalada. Las Azores también están preparadas para el deporte sobre suelo firme. Existen multitud de caminos trazados para bicicletas, aunque algunos son bastante técnicos y se requiere el uso de BTT. Además, hay más de medio centenar de senderos pedestres, que aprovechan antiguos caminos que los habitantes solían utilizar para desplazarse. Tres de las nueve islas presentan condiciones para la práctica del barranquismo: San Miguel, San Jorge y Flores. En esta última se encuentran las cascadas más desafiantes.
El lago de Fogo se encuentra en el cráter del volcán Água de Pau, en la isla de San Miguel.
Foto: ©Clube Asas do Atlântico
Un vuelo en parapente permite divisar desde las alturas los paisajes volcánicos. La isla de San Miguel ofrece las condiciones idóneas para ‘volar’. Allí, el club Asas organiza el Festival de Parapente dos Açores, cuya 22ª edición tendrá lugar del 16 al 20 de agosto de 2016. Toda una tradición que demuestra que las Azores son mucho más que el nombre de un anticiclón, son 100% adrenalina.

Artículos relacionados

Historias callejeras

Brilla Lisboa reflejada en el río Tajo, por cuyas recuperadas orillas los lisboetas pasean ahora con más orgullo, pues el...

Portugal se consagra en el firmamento culinario

De 14 a 21 restaurantes distinguidos en un año. La Guía Michelin reconoce el imparable progreso de la gastronomía lusa....

“Es la gente la que hace las ciudades”

Raquel Tavares, integrante de la nueva generación de fadistas, y Rodrigo Leâo, uno de los músicos portugueses más internacionales, nos...

Érase una vez… Sintra

Palacios, laberintos, castillos de colores y jardines cubiertos de niebla. A media hora de Lisboa se encuentra Sintra, una villa...