>>>Las caravanas de los 'hipsters' originales

Las caravanas de los ‘hipsters’ originales

Una caravana de aluminio estilo años 70 avanza por un desierto repleto de cactus. No es un editorial de moda ni una foto antigua. Es el presente (nostálgico) a bordo de una Airstream por el oeste de Estados Unidos.
L

as profundas y rectas carreteras de la costa oeste de Estados Unidos son más un estado de ánimo que un lugar. Conducir por este territorio lleno de iconos del escapismo y el ‘wanderlust’ como la Ruta 66, el desierto de Sedona, Antelope Canyon o las playas de California es toda una oda a la transformación y la aventura. Si a ello le unimos el hacerlo a bordo de una caravana Airstream, la imagen supera al mismísimo Dennis Hopper sobre su Harley-Davidson en ‘Easy Rider’.

La firma americana Airstream, pionera en la fabricación de caravanas, sabe mucho sobre viajar y vivir sobre cuatro ruedas. La ingeniería y aerodinámica de estos remolques, inspirados en el revestimiento de los aviones, es la culminación de más de 80 años de experiencias y millones de kilómetros en la carretera. Estos futuristas vehículos, con su característica forma de salchicha de aluminio, han sobrevivido a sus inicios como tráiler, allá por los años 30, para convertirse en todo un símbolo de ‘road trip’ y diseño ‘vintage’ que ha llegado hasta nuestros días.

Formaciones rocosas en Monument Valley
Monument Valley se encuentra dentro de una reserva de los indios navajo.
Foto: mar-bocatcat/unsplash.com

El sueño americano sobre ruedas

En el libro 'Living the Airstream Life', su autora Karen Flett ofrece inspiración a través del testimonios de diseñadores y viajeros que han encontrado su hogar y su corazón en Airstream. Un interesante recorrido por la historia de la marca con fotografías, nuevas y 'vintage', de las personas que en la vida real habitan y viajan en una caravana Airstream.

Su inventor, Wally Byam, era un joven emprendedor que impulsó el ‘caravaning’, con grupos de viajeros afines, como la forma más emocionante y libre de conocer el mundo. Una filosofía muy presente en la década de los 40 y 50 en Estados Unidos, cuando la generación beat, formada por los primeros ‘hipsters’ -el término se acuñó en los años 40 para referirse a los jóvenes modernos aficionados al jazz-, comenzaron a salir a la carretera en busca de las interminables rectas que atravesaban los estados de California, Utah y Arizona.

Viajar en caravana por la costa oeste de los Estados Unidos recupera la libertad de antaño de improvisar la ruta, dormir entre la naturaleza menos accesible o efectuar paradas técnicas en cualquier momento del camino. Tanto dentro como fuera de los parques nacionales existen campings donde pasar la noche. En algunos estados como Arizona también hay zonas de ‘boondocking’, unas áreas libres que permiten pernoctar con cualquier tipo de vehículo.

Camping de caravanas Airstream
Una caravana Airstream fue reconvertida por la NASA para poner en cuarentena a la tripulación del Apolo 11 tras regresar de la luna en 1969.

Las Vegas sirve como punto de partida hacia el vasto desierto americano. Desde allí se accede a la mítica Ruta 66 -meca de outsiders y poetas en los 60 y 70- que ofrece pintorescas paradas en ciudades semidesiertas con gasolineras y luminosos retro . Tras un pequeño tramo de autopista, esta ruta conduce hasta el Gran Cañón, una impresionante garganta de tierra roja, resultado de millones de años de erosión del río Colorado, que se abre a lo largo de 446 kilómetros. Lo más recomendable para disfrutar de las sobrecogedoras vistas es aparcar la caravana y hacer un recorrido en helicóptero.

Desde el Gran Cañón merece la pena desviarse hasta el desierto de Sedona antes de proseguir hacia el norte, en dirección a Utah. Un destino místico de chamanes, montañas rojas, vórtices energéticos y tiendas que venden de cristales mágicos. Más allá de las historias de otro mundo, Sedona ofrece experiencias más tangibles como saborear la cocina del restaurante Cress on Oak Creek, con platos que parecen salidos de un cuento de hadas y regados con vinos del Valle Verde.

Puente Bixby en carretera hacia Big Sur
El puente Bixby, de 85 metros de altura, es el inicio de la ruta de la Highway One que recorre Big Sur.

Mientras se avanza por la ruta panorámica de Desert View Drive, las ventanillas ovaladas de la caravana enmarcan árboles joshua tree, mesetas naranjas y trenes de mercancía infinitos hasta llegar a los cerros y rocas de Monument Valley, un paisaje fronterizo, entre Utah y Arizona, protagonista de numerosos westerns. Ya en Utah, Zion Canyon desvela tesoros naturales como el estrecho cañón de Virgin River y el desfiladero de los Narrows.

De vuelta hacia la costa se puede conducir bajo la cruda belleza de las noches del desierto hasta llegar a San Francisco, donde la carretera que va por Big Sur, entre la cordillera de Santa Lucía y el océano Pacífico, lleva hasta Los Ángeles. Entre medias, todavía aguardan miles de kilómetros para continuar ‘en el camino’. Con Airstream no hay obsolescencia programada, antiguos modelos de los años 40 siguen hoy en día en la carretera. Como escribió Saramago “El fin de un viaje, es solo el inicio de otro”.

Artículos relacionados

Donde Dios puso el Oeste

Utah y Arizona comparten Monument Valley, pero este siempre pertenecerá a John Ford, que a pesar de no tener el...

La maravillosa vida breve de Bowie

David Bowie, el Duque Blanco, no ha muerto; tampoco está camino del espacio; sigue en Nueva York, en el SoHo,...

Visita Westworld sin gastar 40.000 dólares al día

La nueva serie de HBO nos lleva del futuro al Salvaje Oeste. Humanos y robots se mezclan en un mundo...

Las Vegas apuesta al rojo

Es posible visitar ‘la ciudad del pecado’ sin cometer ninguno: ni casarse disfrazado de Elvis ni jugárselo todo en la...